a un mundo que perece...

La Iglesia verdadera

“Dios tiene una iglesia. No es la gran catedral, ni tam­poco es la religión nacional, tampoco las diversas de­nominaciones; es el pueblo que ama a Dios y guarda sus mandamientos… Donde Cristo está, aun entre los pocos humildes, está la ‘iglesia de Cristo, porque sólo la presencia del Alto y Sublime, que habita la eterni­dad, puede constituir una iglesia” (Upward Look, pág. 315).

Donde dos o tres que aman y obedecen los mandamientos de Dios están presentes, Jesús los preside, ya sea en un lugar desolado de la tierra, en el desierto, en la ciudad o encerrados en los muros de una prisión. La gloria de Dios ha penetrado a estas últimas, colmando de gloriosos rayos de luz celestial las oscuras mazmorras. Sus santos pueden sufrir, pero sus sufrimientos, como los apóstoles de antaño, esparcirán su fe y ganarán almas para Cristo y glorificarán su santo nombre. La más amarga oposición dirigida por los que odian la gran norma moral de justicia de Dios no deberían sacudir, ni lo harán, al alma firme que confía plenamente en Dios. . .
Alza tus ojos pg 302

“Aunque existen males en la iglesia, y los habrá hasta el fin del mundo, la iglesia ha de ser en estos pos­treros días luz para un mundo que está contaminado y corrompido por el pecado. La iglesia, debilitada y defi­ciente, que necesita ser reprendida, amonestada y aconsejada, es el único objeto de esta tierra al cual Cristo concede su consideración suprema” (Testimonios para los ministros, pág. 49).

La misma autora inspirada que escribió palabras para describir “la iglesia” de Dios como “almas fieles”, escribió diciendo que “existen males en la iglesia, y los habrá hasta el fin del mundo”. Si ponemos sencillamente estas citas la una al lado de la otra, parecen presentar una clara contradicción. ¿Cómo podría la iglesia estar compuesta sólo de almas fieles y al mismo tiempo tener males existentes dentro de sus fronteras? Mediante un estudio más completo puede uno hallar una total armonía entre los dos gru­pos de declaraciones.

Hay dos usos del término “la iglesia” en el espíritu de profecía. A veces Elena de White habla de la iglesia como de una persona muy honesta y fiel sobre la tierra, no importa cuál sea la nación o la denominación. Dios ve una iglesia en la tierra que nosotros no vemos, porque él lee cada corazón. “Conoce el Señor a los que son suyos” (2 Tim.2:19). Pero La iglesia visible de Dios, son aquellos que buscan Su carácter, odian el pecado. Estas personas no son sin faltas, pero solo hacen una cosa: siguen el camino consagrado de la santificación, nunca obran la maldad conscientes. Si erran y pecan, lo hacen sin querer, son pecados no calculados de antemano sino accidentales y luego se arrepienten y siguen en la senda angosta.

La cizaña no es la iglesia. La iglesia estará mezclada con cizaña pero la cizaña no es la iglesia verdadera. Aún menos lo es los lobos vestidos de ovejas, los que conscientemente hacen daño a la iglesia, introduciendo la apostasía poco a poco adentro.

En la cita siguiente veremos que esto se aplica a la Iglesia invisible también. Siempre la Iglesia son los fieles, sinceros, que aman a Dios según toda la luz que tienen, sea dentro  o sea fuera.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día es la Iglesia de Dios que no caerá. Esta Iglesia es formada de los fieles que tienen el nombre registrado en la Organización ASD y de los fieles que no tienen el nombre pero creen y viven el mismo mensaje. La Organización ASD no es la Iglesia ASD. La Iglesia son personas fieles y la Organización es una estructura registrada dentro de las leyes del estado. Muchos confunden, mayormente porque esto lo dicen los lideres, la Iglesia con la Organización. Por ejemplo, si un fiel es borrado del registro de la IASD pero el no a cometido un pecado o ha cometido un pecado accidental y se ha arrepentido, el sigue siendo un verdadero adventista del séptimo día ante Cristo Jesús.

“A pesar de las tinieblas espirituales y el alejamiento de Dios que se observan en las iglesias que constituyen Babilonia, la mayoría de los verdaderos discípulos de Cristo se encuentran aún en el seno de ellas(El con­flicto de los siglos. pág. 441).

Pero este no es el cuadro completo con respecto a la iglesia de Dios en el espíritu de profecía. Si bien Elena de White enseña claramente que Dios tiene una iglesia invisible, compuesta únicamente de almas fieles, reco­noció al mismo tiempo que Dios también tiene lo que ella llama “la iglesia visible(Testimonies. tomo 4. pág. 16).

Desde la perspectiva divina, la vasta mayoría de sus “verdaderos seguidores” son miembros de las diversas iglesias que constituyen Babilonia. Es por eso que Dios se refiere a ellos en forma afectiva como “mi pueblo” cuando los llama a salir de Babilonia (véase Apoc. 18:4). Con nuestra limitada visión humana no podemos saber quién es quién. Sólo Dios ve a todos sus fieles en todo el mundo. En este sentido, podríamos decir que Dios tiene una iglesia invisible, obviamente suya, pero oculta de nuestra vista por el momento.

Pero vamos a ver cual es la iglesia visible de Dios…

Leemos en el Nuevo Testamento, a quienes estaban escritas las cartas:

Romanos1: “Pablo, siervo de Jesucristo… a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos…” – para empezar, la iglesia son los llamados a ser santos. Aparentemente no ellos piden la santidad, sino Dios les llama y ellos Le reciben. Iglesia=los llamados a ser santos.

1Corintios1: “Pablo…a la iglesia de Dios … a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro…” – aquí añade que la iglesia son también los que invocan el nombre, que es el carácter, de Dios, es decir, los que desean tener Su carácter. Aquí claramente la iglesia tiene que invocar, clamar, desear, luchar por tener escrito sobre su frente, en su mente, el nombre/carácter de Dios. Es decir Iglesia=los santificados=los llamados a ser santos=los que invocan el nombre/carácter de Dios

2Corintios1: “Pablo… a la iglesia de Dios… con todos los santos que están en toda Acaya…” – Aqui se nos dice que Iglesia=los santos.

Galatas: “Pablo… a las iglesias de Galacia:…” (siempre Pablo se dirije a la iglesia.)

Efesios: “ Pablo… a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso:…” – Aqui vemos que la iglesia tiene que tener los atributos de santidad y fidelidad. Iglesia=los santos y fieles

Filipenses: “ Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo… a todos los santos en Cristo Jesús…” – También la la Iglesia tiene que servir a Cristo. 

Colosenses: “Pablo… y el hermano Timoteo… a los santos y fieles hermanos en Cristo…” – Lo mismo.

1Tesalonicenses: “Pablo, Silvano y Timoteo, a la iglesia de los tesalonicenses en Dios Padre y en el Señor Jesucristo…” – La Iglesia es formada de los que están en Jesús, es decir dentro de Su manto de justicia, cubiertos con Su sangre, perdonados del pasado. Nadie que visita una comunidad, pero no ha sido lavado con Su sangre no pertenece a Su Iglesia.

2Tesalonicenses – Lo mismo.

1Timoteo: “Pablo… a Timoteo, verdadero hijo en la fe…” – Los que forman Su Iglesia son verdaderos hijos de fé, el justo vivirá por la fé, la fé de Jesús (no en Jesús).

Tito: “Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad, en la esperanza de la vida eterna… a Tito, verdadero hijo en la común fe…” – La Iglesia=los siervos de Dios=los que tienen la fe verdadera=los que conocen(y practican) la verdad y la piedad=los que tienen la esperanza de la vida eterna.

Filemón: “Pablo… al amado Filemón y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa…” – La Iglesia=los que tienen amor ágape, la Iglesia puede ser muy pequeña, la de una casa o familia.

Santiago:”Santiago… a las doce tribus que están en la dispersión…” – La Iglesia= el israel espiritual, es decir todos los pactos y promesas dadas al Israel de antaño son validos para la Iglesia mundial hoy.

2Pedro1:” Simón Pedro… a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra…” – Los que tienen la fe de Jesús.

2Juan1:”El anciano a la señora elegida y a sus hijos, a quienes yo amo en la verdad; y no sólo yo, sino también todos los que han conocido la verdad… – La Iglesia es la elegida de Cristo, los que aman hasta la muerte.

3Juan “El anciano a Gayo, el amado, a quien amo en la verdad.” – Lo mismo

Juda: “Judas, siervo de Jesucristo,…a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo…”- La Iglesia son los llamados, estos tienen que ser santificados en el verdadero camino(porque la Biblia nos dice que también hay personas que se santifican comiendo cerdo), y guardados, protegidos por Cristo. El solamente guardará de las plagas a los que tienen Su sello.

Además 1Corintios 12.27,28 nos dice “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.”…1Corintios 14.12 “Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia. ”

Concluimos, que la Iglesia de Cristo es Su cuerpo, personas con atributos como

-son santos (que han sido justificados=perdonados del pasado)

-se santifican (cada día reciben de Su carácter)

-andan en la verdad (La Biblia es su guia para la vida, “Tu Palabra es la verdad”)

-tienen la fe de Jesús (la fe de vencer el pecado)

-aman hasta la muerte a todos (no con la palabra o con el corazón, sino con actos de amor)

-son guardados por Cristo (Jesús los puede proteger porque son Suyos, Le pertenecen porque se asemejan en carácter)

-tienen piedad

-son fieles

-invocan, claman por Su carácter. Anhelan tenerlo, odian el pecado.

-son propietarios de todas las promesas de la Biblia

-tienen dones espirituales (para edificación de los otros hermanos, les sirven)

etc. (hay muchos más atributos de Su Iglesia, pero solamente hemos analizado algunos versiculos)

Concluimos que la Iglesia visible son personas sinceras, que cada día santifican sus vidas, que pueden caer SIN querer, pero se levantan y siguen adelante. Siempre obran por el bien de todos, y especialmente del cuerpo de Cristo. No luchan para ser lideres en la iglesia, no tienen credenciales humanos sino dados por el Espíritu Santo, no predican herejias, no manipulan a otros, no hacen dependentes de ellos a otros. La Iglesia de Dios no es una institución u organización (Elena de White lo dice en la primera cita que hemos expuesto), y cuando alguien apostata y no se arrepiente, deja de pertenecer a Su Iglesia. La Iglesia visible son personas en un movimiento continuo tras las pisadas de Cristo.

Ninguna organización puede pretender que es la Iglesia de Cristo como organización y que fuera de esa organización no hay salvación.

Más que esto, la organización ASD ha dejado de seguir a Cristo, haciendo pacto con Roma , cambiando su doctrina, apostatando aún más hasta llegar ha ser mundana y predicar un falso evangelio, persiguiendo a los que se atreven a decir algo, hablando muy parecido a la bestia de Apocalipsis 13. Es muy triste pero cuando un pueblo persigue a Cristo en la persona de Sus creyentes, es abandonada por El finalmente. Cristo va ha terminar Su obra no dependiendo de ninguna organización, sino mediante personas que El mismo las unge con Su Espíritu.  La Iglesia Adventista del Séptimo Día no es babilonia, y no caerá, porque la IASD verdadera son los fieles que creen y viven la verdad que un día ha sido dada a la organización apostata. Los lideres de la Organización están en apostasía Omega y se han separado de la verdadera Iglesia ASD, que es en Su espíritu y verdad.

Aquí veremos un vídeo en el cual se nos cita un documento inspirado muy importante, desde el minuto 01:03:00 (una hora y tres minutos).

Se nos dice que vendrá una ola de tempestad que arrasará la iglesia y que nadie va permanecer de pie. Despues uno tras otro se despiertan creyentes simples, que nunca han luchado para tener cargos en la Organización, es decir, gente humilde. Estas personas, el remanente se ha reorganizado de manera bíblica, sin jerarquía y han recibido la lluvia tardía.

Supongamos que esta ola de tempestad que ha arrasado la iglesia es la apostasía Omega.

Supongamos que nadie se ha quedado de pie para enfrentarla, sino todos han sido engañados y han caído en la trampa del enemigo.

Supongamos que los pocos que se levantan son los que dejan de creer que el barco es la Organización apostata, sino es la verdad de Cristo. Que el lider de la Iglesia no son los pastores y los lideres, sino que “El Señor es mi Pastor, nada temeré.” (Salmo 23)

Supongamos que el remanente tira el yugo de las tradiciones adventistas no biblicas (como: la iglesia te salva y si estas fuera te pierdes, jerarquía dentro de la iglesia, solo el pastor puede bautizar o dar Santa Cena etc)

Despues de más de 10 años como miembro de la IASD, hace unos días descubrí a unos hermanos ASD que han sido borrados de la IASD, por predicar la verdad presente. Ellos se consideran verdaderos ASD y hacen la obra que la organización ha dejado de hacer. No solo que ha dejado de hacer, sino hace muy activamente y astutamente la obra del enemigo desde dentro de la Iglesia.

¿A donde quiere usted estar, entre los engañados o entre los que se dan cuenta y salen del engaño?

Con esto no digo que los miembros de la Organización son falsos ASD sino que han sido engañados por una Organización que ahora, pertenece a la iglesia ecuménica mundial AR (Acociación Religiosa) y es dirigida por jesuitas infiltrados y casi todos los lideres y pastores que no son jesuitas, son su marionetas.

Que Dios te ayude, querido lector, a encontrar la senda angosta y a no dejarte engañado por el enemigo.

¡Dios te bendiga con Su paz!

 

Temas relacionados:

Fabulas ASD

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Donar Paypal

Seleccione la cantidad de donación

Buscar en la Biblia RV1960

Comentarios recientes