a un mundo que perece...

Archivos mensuales de marzo, 2016

Escritos – Salud

ESCRITOS SOBRE LA SALUD

Robert-S-Mendelsohn-1979-Confessions-of-a-Medical-Heretic.pdf

NO a las vacunas – Como criar a su hijo sin vacunas

Apendice – NO a las Vacunas

MMS

LIMPIEZA HEPATICA, ANDREAS MORITZ

LIMPIEZA CON BENTONITE

Limpie y purifique su organismo

Hipertermia 1

Hipertermia 2

Hipertermia 3

Hipertermia 4

Hipertermia 5

Hipertermia 6

Hipertermia 7

Hipertermia 8

Hipertermia 9

Hipertermia 10

Hipertermia 11

Hipertermia 12

Aromatizantes naturales 1

Aromatizantes naturales 2

Artritis Reumatoide 1

Artritis Reumatoide 2

Artritis Reumatoide 3

Artritis Reumatoide 4

Artritis Reumatoide 5

Artritis Reumatoide 6

Artritis Reumatoide 7

Artritis Reumatoide 8

Artritis Reumatoide 9

Artritis Reumatoide 10

Artritis Reumatoide 11

Artritis Reumatoide 12

Artritis Reumatoide 13

Duodenitis 1

Duodenitis 2

Duodenitis 3

Duodenitis 4

Duodenitis 5

Duodenitis 6

Duodenitis 7

Gastritis 1

Gastritis 2

Gastritis 3

Gastritis 4

Gastritis 5

Gastritis 6

Gripe porcina 1

Gripe porcina 2

Gripe porcina 3

Osteoporosis 1

Osteoporosis 2

Osteoporosis 3

Osteoporosis 4

Osteoporosis 5

Osteoporosis 6

Osteoporosis 7

Osteoporosis 8

Osteoporosis 9

Osteoporosis 10

Tabaco 1

Tabaco 2

Tabaco 3

Tabaco 4

Varices 1

Varices 2

Varices 3

Varices 4

Varices 5

Varices 6

Varices 7

Lo que no te habían dicho sobre:

La situación actual en la Iglesia Adventista del Séptimo Día

Posiblemente usted se ha dado cuenta de la urgente necesidad que existe en la iglesia de un reavivamiento seguido de una reforma dirigidos por el Espíritu Santo. Si es su caso, en la siguiente literatura descubrirá porqué la iglesia ha llegado a estar en la condición actual.

O posiblemente usted se encuentre entre aquellos quienes consideran que la iglesia se encuentra en un estado digna de ser del agrado total de nuestro Dios. De igual modo la siguiente bibliografía le servirá para saber porqué usted no debería estar pretendiendo que la iglesia goza de la total simpatía de Dios.

¿Hemos estado a la altura de la luz que nos fue otorgada? ¿Hemos cumplido la misión que nos fue encomendada? ¿Sabía usted que si esto fuera cierto, la segunda venida de Jesucristo se hubiera llevado a cabo hace ya muchos años? La sierva del Señor declaró que si la dirigencia de la iglesia no hubiera rechazado el mensaje enviado del cielo sobre la Justificación por la Fe, el Señor Jesús ya hubiera venido por sus fieles hace ya muchos años.

Somos una iglesia insubordinada, del mismo modo que los Judíos de antaño no se daban cuenta de su apostasía y aseguraban que ellos no hubieran participado de los actos deshonrosos del antiguo Israel, la IASD cree los mismo acerca de los Judíos de antaño mientras piensa estar cumpliendo con la misión que le fue encargada y del mismo modo dice:

“Si hubiéramos vivido en los días de nuestros padres, no habríamos sido cómplices de la sangre de los
profetas”. Mat. 23:30.

Estimado hermano, lo invitamos a reflexionar sobre el asunto y recordar que Dios no vendrá por una organización ni por el simple hecho de ser miembro y asistir cada Sábado a la iglesia. Dios vendrá por su pueblo, por su Iglesia, por aquellos indivuos que Le aman y guardan Sus mandamientos.

¿Cómo es que siendo la última iglesia que Dios levantara, llegamos a la presente condición?

Le invitamos a continuar en su Iglesia y a despertar a los hermanos para levantar todos unidos el estandarte de la verdad presente. Unidos en Cristo llevemos el mensaje de los 3 ángeles.

Archivo Descripción Bajar
Liderazgo con Poder “Tal vez, la mayoría nos considere herejes por hablar así de los ministros o líderes de la IASD, sin embargo, sabemos muy bien el riesgo que corremos al pronunciar estas declaraciones. En España, Estados Unidos, México y otras partes del mundo, nos hemos enterado que la misma situación se está revelando, así es que no debería sorprendernos. Eso si, debería alertarnos seriamente, ya que la apostasía no iniciará en medio de la feligresía, no será así, por el contrario, la apostasía está iniciando dentro de los líderes mundiales y locales que dirigen la iglesia en su conjunto.
Rebelión “Entonces se me mostró una hueste que aullaba de agonía. Sobre sus vestiduras estaba escrito en grandes caracteres: “Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto”. Pregunté acerca de quiénes formaban esta hueste. El ángel me dijo: “Estos son los que una vez guardaron el sábado y lo abandonaron”. Los oí clamar en alta voz: “Creímos en tu venida, y la proclamamos con energía”. Y mientras hablaban, sus miradas caían sobre sus vestiduras, veían lo escrito y prorrumpían en llanto. Vi que habían bebido de las aguas profundas, y hollado el residuo, con los pies pisoteado el sábado y que por esto habían sido pesados en la balanza y hallados faltos”. PE:37.
Nadie se atreve a llamarla apostasía Laodicea, el término que implica en serias enfermedades espirituales y que es tan a menudo aplicado a la IASD. Lo hemos oído innumerables veces antes y ciertamente lo escucharemos nuevamente. ¿Pero es realmente verdadero que la iglesia está enferma espiritualmente? Algunos lo niegan. Otros reconocen el hecho, pero preguntan: “¿Porqué debería ser discutido una y otra vez?”. … El problema mas serio de Laodicea es que ella no sabe que ésta es su real condición.
La Apostasía Omega Si analizamos la historia de la iglesia de Dios a través de las edades, encontramos esta tragedia en casi todas las generaciones.

La apostasía es la rebelión contra las órdenes de Dios, su plan, su ley. En los días de Nabucodonosor Dios permitió que la iglesia fuese en cautividad por setenta años a causa de una terrible apostasía, porque no había otro remedio.

La Ordenación de Mujeres: Un Continuo Debate Todo comenzó en septiembre de 1973 en Camp Mohaven, Ohio. Una conferencia sobre el papel de las mujeres en la iglesia fue organizada por consejo de ciertos líderes de la Asociación General bajo el liderazgo del que fuera entonces director del Instituto de Investigación Bíblica. Los teólogos fueron quienes parecían haber abierto la puerta a los proponentes, urgiendo la ordenación de mujeres al ministerio. En Camp Mohaven, reportaron que: “La Biblia ni defiende ni prohíbe la ordenación de mujeres al ministerio, y que por lo tanto, éste era un asunto que compete a las normas eclesiásticas y administrativas.” Adventist Affirm, otoño de 1989, Pág. 42
El Pecado de Meroz “No habían cometido cometido pecados graves, ni violentos, y sin duda estaba sobre el fundamento correcto y Dios aceptaría sus obras. No tenían pecados especiales de los cuales arrepentirse, ni pecados que requirieran humillación especial, confesión humilde, ni desgarramiento de corazón. El engaño de los tales, es sumamente fuerte porque confunden la forma de la piedad con su poder, y se halagan a sí mismos creyendo que son ricos y que no tienen necesidad de nada” (Testimonies [Testimonios], t. 2, p. 395.1).

A nuestros hermanos excluídos

“La calumnia y el reproche serán la recompensa de los que defiendan la verdad como está en Jesús. “Todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, padecerán persecución” (2 Tim. 3: 12). Los que dan un franco testimonio contra el pecado, tan ciertamente serán aborrecidos como lo fue el Maestro que les dio esa obra para hacerla en su nombre. Al igual que Cristo, serán llamados enemigos de la iglesia y de la religión, y mientras más fervientes y leales sean sus esfuerzos para honrar a Dios, más amarga será la enemistad de los impíos e hipócritas. Pero no nos debemos desanimar cuando seamos tratados así. MS1. 83″

“No debiera sorprendernos cuando las malas conjeturas son ávidamente empuñadas como hechos indudables por aquellos que sienten inclinación hacia la falsedad. Los opositores de Cristo fueron vez tras vez confundidos y silenciados por la sabiduría de las palabras de él. Sin embargo, todavía escuchaban ansiosamente cada rumor y buscaban algún pretexto para acosarlo con preguntas contenciosas. Estaban determinados a no abandonar su propósito. Bien sabían que si Jesús continuaba con su obra, muchos creerían en él y los escribas y fariseos perderían su poder sobre el pueblo. Por lo tanto, estuvieron dispuestos a rebajarse hasta emplear cualquier medida vil o despreciable para realizar 81 sus malignas intenciones contra Jesús. Odiaban a los herodianos, y sin embargo se unieron con esos enemigos inveterados a fin de idear algún plan para deshacerse de Cristo.” MS1. 81

Actualmente muchos hermanos al rededor del mundo se encuentran experimentando un despertar adventista. En varios países se puede ver la luz brillar, personas deseosas de avanzar con la misión de la iglesia, a saber, la predicación del triple mensaje angélico de Apocalipsis 14. Con todo lo que el mensaje implica y exige sea dicho y denunciado. Son muchos los que de una forma u otra se han decidido por salir de un estado de adormecimiento experimentado en la mayoría de las iglesias para darse cuenta del avance del enemigo con la introducción de falsas doctrinas y practicas mundanas en la iglesia remanente.

Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar. Isaías 58:12

Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos. Jeremías 6:16

Esto ha despertado la persecución por parte de una dirigencia deseosa de mantener las formas politicamente correctas para con el romanismo, y mantener una predicación que no implique hablar mal de otra religión aunque eso implique traicionar el mensaje. Esta persecución se ha traducido en acciones (algunas disfrazadas biblicamente) como los son: Boicot de conferencias organizadas para predicar el mensaje de los 3 ángeles (amenazas de bombas, quitar fuentes de electricidad, hacer uso del poder civil: denuncias ante gobernacion, ante inmigracion, olvidándose de lo que dice la Biblia sobre acudir a tribunales, y de quien está detras de utilizar el poder del estado en favor de la iglesia); así como la desfraternización (en algunos casos masiva) de hermanos, retiro de cargos en las iglesias, disolución de iglesias; y promover el rechazo hacia los hermanos que están por el mensaje, al calificarlos despectivamente como “separatistas, divisionistas, disidentes, etc.”

Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. Juan 6:2

Estimado hermano, si usted se ha decidido por el mensaje que Dios requiere sea predicado en nuestros días, seguramente ha experimentado dificultades. Si aún no lo ha hecho lo invitamos a hacerlo y con ello le aseguramos que verá la resistencia que éste mensaje impopular produce, pero no desánime que usted será sostenido por Aquel que no deja caer una hoja de árbol sin que Él lo permita. Esto es sólo el principio de lo que ha de venir.

No tengas ningún temor de las cosas que haz de padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados; y tendréis tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. Apocalipsis 2:10

“El permanecer de pie en defensa de la verdad y la justicia cuando la mayoría nos abandone, el pelear las batallas del Señor cuando los campeones sean pocos, ésta será nuestra prueba. En este tiempo, debemos obtener calor de la frialdad de los demás, valor de su cobardía, y lealtad de su traición” (2 JT, 31).  


Compartimos con usted la experiencia que pasó la sierva del Señor cuando fue borrada de la iglesia Metodista. Podrá notar cómo aunque hayan transcurrido mas de 150 años, los argumentos y formas entre sistemas que se han corrompido son muy similares.

Estimado hermano, ame a Dios y guarde sus mandamientos que esto le asegurará un lugar en el pueblo de Dios, en su iglesia invisible; ésta es la verdadera iglesia de Dios:

Dios posee una iglesia.  No es una gran catedral, ni la iglesia oficial establecida, ni las diversas denominaciones; sino el pueblo que ama a Dios y guarda sus mandamientos.  “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mat. 18:20).  Aunque Cristo esté aún entre unos pocos humildes, ésta es su iglesia, pues sólo la presencia del Alto y Sublime que habita la eternidad puede constituir una iglesia. Alza tus Ojos p. 313

 

Alejamiento de la Iglesia Metodista.-

La familia de mi padre todavía asistía ocasionalmente a la iglesia metodista y también a las clases de instrucción que se llevaban a cabo en hogares particulares. Cierta noche mi hermano Roberto y yo fuimos a una de esas reuniones. El anciano encargado se encontraba presente. Cuando llegó el turno de mi hermano, éste habló con gran humildad, a la vez que claramente, acerca de la necesidad de hacer una preparación completa para encontrarse con nuestro Salvador cuando viniera en las nubes de los cielos con poder y gran gloria. Mientras mi hermano hablaba, su rostro generalmente pálido brilló con una luz celestial. Pareció ser transportado en espíritu más allá del lugar en que se encontraba y habló como si estuviera en la presencia de Jesús. Cuando llegó mi turno de hablar, me levanté con libertad de espíritu y con un corazón lleno de amor y paz. Referí la historia de mi gran sufrimiento bajo la convicción del pecado, de cómo finalmente había recibido la bendición buscada tanto tiempo, y de mi completa conformidad a la voluntad de Dios. Entonces expresé el gozo que experimentaba por las nuevas de la pronta venida de mi Redentor para llevar a sus hijos al hogar celestial.

En mi sencillez esperaba que mis hermanos y hermanas metodistas comprendieran mis sentimientos y se regocijaran conmigo. Pero quedé frustrada, porque varias hermanas expresaron su desagrado haciendo ruido con la boca, moviendo ruidosamente las sillas y volviéndose de espaldas. Puesto que no hallé nada que pudiera haberlas ofendido, hablé brevemente, sintiendo la helada influencia de su desaprobación. Cuando terminé, el pastor B. me preguntó si no sería más agradable vivir una larga vida de utilidad, haciendo bien a otros, que desear que Jesús viniera pronto y destruyera a los pobres pecadores. Repliqué que anhelaba la venida de Jesús. Entonces el pecado llegaría a su final y disfrutaríamos para siempre de la santificación, sin que existiera el diablo para tentarnos y descarriarnos.

Luego me preguntó el pastor si yo no prefería morir en paz en mi cama antes que pasar por el dolor de ser cambiada durante mi vida de un estado mortal a uno de inmortalidad. Le respondí que deseaba que Jesús viniera y llevara a sus hijos; y estaba dispuesta a vivir o a morir, según fuera la voluntad de Dios y que podría fácilmente soportar todo el dolor que se pudiera sufrir en un momento, en un abrir y cerrar de ojos; que deseaba que las ruedas del tiempo giraran rápidamente y trajeran el día deseado cuando estos cuerpos viles fueran transformados a la semejanza del gloriosísimo cuerpo de Cristo. También expresé que cuanto más cerca vivía de Señor, tanto más fervientemente anhelaba que él apareciera. Al llegar a ese punto, algunos de los presentes dieron muestras de mucho desagrado.

Cuando el anciano que dirigía habló a otros en la clase, expresó gran gozo en la anticipación del milenio temporal, cuando la tierra sería llenada de conocimiento del Señor, así como las aguas cubren el mar. Dijo que anhelaba el advenimiento de ese período. Una vez terminada la reunión tuve la impresión de que las mismas personas que antes me habían tratado con bondad y amistad ahora me trataban con marcada frialdad. Mi hermano y yo regresamos al hogar porque el tema de la pronta venida de Jesús despertaba en ellos una oposición tan enconada. Si embargo, estábamos agradecidos porque podíamos discernir la preciosa luz y regocijarnos en la espera de la venida del Señor.

Poco después de esos acontecimientos volvíamos a asistir a una clase de instrucción. Deseábamos tener la oportunidad de hablar del precioso amor de Dios que nos animaba interiormente. Especialmente yo deseaba hablar de la bondad y la misericordia que Dios había tenido conmigo. Había experimentado un cambio tan grande que me parecía que era mi deber aprovechar toda oportunidad para testificar del amor del Salvador.

Cuando llegó mi turno de hablar, expuse las evidencias que me hacían disfrutar del amor de Jesús, y dije que esperaba con gran anticipación el pronto encuentro con mi redentor. La creencia de que la venida de Cristo estaba cercana había conmovido mi espíritu y me había inducido a buscar con más fervor la santificación del Espíritu de Dios. A esta altura de mi exposición, el dirigente de la clase me interrumpió diciendo: “Usted ha recibido la santificación mediante el metodismo, mediante el metodismo, hermana, y no por medio de una teoría errónea”. Me sentí compelida a confesar la verdad que no había sido mediante el metodismo que mi corazón había recibido su nueva bendición, sino por medio de las conmovedoras verdades concernientes a la aparición personal de Jesús. Mediante ellas había encontrado paz, gozo y perfecto amor. Así concluyó mi testimonio, que era el último que había de dar en una clase con mis hermanos metodistas.

A continuación Roberto habló con su característica humildad, y sin embargo en una forma tan clara y conmovedora que algunas personas lloraron y quedaron muy enternecidas; pero otras tosieron para mostrar su desaprobación y se mostraron muy inquietas. Después de terminada la clase, volvimos a hablar acerca de nuestra fe y quedamos asombrados de que nuestros hermanos y hermanas cristianos no pudieran soportar que se hablara de la venida de nuestro Salvador. Pensamos que si en realidad amaban a Jesús como decían, no debería molestarles tanto oír hablar de su segunda venida, sino, por lo contrario, deberían recibir las nuevas con gozo.

Llegamos a la conclusión de que ya no debíamos seguir asistiendo a reuniones de instrucción. La esperanza de la gloriosa venida de Cristo llenaba nuestras almas y encontraría expresión cuando nos levantábamos para hablar. Ya sabíamos que esto despertaba el enojo de los presentes contra los dos humildes niños que se atrevían a desafiar la oposición y a hablar de la fe que había llenado sus corazones de paz y felicidad. Era evidente que ya no podríamos hablar con libertad en esas reuniones de instrucción, porque nuestros testimonios despertaban burlas y provocación sarcástica que percibíamos al final de las reuniones, procedentes de hermanos y hermanas a quienes habíamos respetado y amado.

 

Toda nuestra familia se interesaba en la doctrina de la pronta venida del Señor. Mi padre era considerado desde hacía mucho tiempo una de las columnas de la iglesia metodista en el lugar donde vivíamos, y también las personas que componían el resto de la familia habían sido miembros activos. Pero no habíamos guardado en secreto nuestra nueva creencia, aunque tampoco procurábamos imponerla a otras personas en ocasiones que no fueran apropiadas, ni manifestábamos hostilidad hacia nuestra iglesia. Sin embargo, el pastor metodista nos hizo una visita especial para informarnos que nuestra fe y el metodismo no podían estar de acuerdo. No preguntó cuáles eran las razones de nuestra creencia ni hizo referencia alguna a la Biblia a fin de convencernos de nuestro error; en cambio declaró que habíamos adoptado una nueva creencia extraña, que la iglesia metodista no podía aceptar.

Mi padre contestó que el pastor se equivocaba al llamar nuestra creencia una doctrina nueva y extraña, y añadió que Cristo mismo, al enseñar a sus discípulos, había predicado acerca de su segunda venida. Dijo: “En la casa de mi padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Juan 14:2-3). Cuando Jesús fue llevado al cielo en presencia de sus discípulos y una nube lo recibió y lo ocultó de la vista de ellos, estando sus fieles seguidores con los ojos puestos en el cielo, aun después que Jesús había desaparecido de su vista. “He aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:10-11).

Mi padre continuó diciendo: “El inspirado apóstol Pablo escribió una carta para animar a sus hermanos de Tesalónica, en la que les dijo: “Y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado de todos los que creyeron” (2 Tes. 1:7-10). “´ Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras`” (1 Tes. 4:16-18).

“Esta es la autoridad superior que respalda nuestra fe. Jesús y sus apóstoles hablaron extensamente acerca de la gozosa y triunfante segunda venida de Cristo y los santos ángeles proclaman que Cristo,quien ascendió al cielo, volverá otra vez. En esto consiste nuestro agravio, en creer en la Palabra de Jesús y de sus discípulos. Esta es una doctrina muy antigua y no está manchada por la herejía”.

El pastor no hizo ningún esfuerzo por presentar algún texto bíblico que pudiera probar que estábamos en error; en cambio se excuso diciendo que debía irse porque ya no tenía más tiempo. Nos aconsejó que nos retiráramos calladamente de la iglesia para evitar ser sometidos a un proceso público. Sabíamos que otros miembros de la iglesia habían sido tratados en la misma forma por idéntica causa, y no deseábamos que se entendiera que nos avergonzábamos de reconocer públicamente nuestra fe, o que éramos incapaces de respaldarla con las Escrituras; de modo que mis padres insistieron en que se les informara cuáles eran las razones que motivaban el pedido del pastor.

Obtuvieron como única respuesta una declaración evasiva según la cual habíamos contrariado los reglamentos de la iglesia, y que lo mejor que podíamos hacer era retirarnos voluntariamente de ella a fin de evitar un juicio público. Contestamos que preferíamos ser sometidos a juicio, y exigimos saber qué pecado se nos imputaba, ya que estábamos conscientes de no haber cometido ningún mal al esperar con amor la segunda venida de nuestro Salvador.

Poco tiempo después se nos notificó que debíamos presentarnos en una reunión que se efectuaría en un aposento anexo de la iglesia. Había pocos miembros presentes. La influencia de mi padre y su familia era tal que nuestros opositores no habían querido presentar nuestro caso a toda la congregación. El único cargo que se nos imputó fue que habíamos contrariado los reglamentos de la iglesia. Cuando preguntamos cuáles reglamentos habíamos asistido a otras reuniones y que habíamos descuidado de reunirnos regularmente con nuestra clase. Contestamos que parte de la familia había estado en el campo durante cierto tiempo, que ninguno de los que habían permanecido en la ciudad se había ausentado de las reuniones de instrucción por más de unas pocas semanas, y que se habían permanecido en la ciudad se había ausentado de las reuniones de instrucción por más de unas pocas semanas, y que se habían visto moralmente obligados a permanecer alejados porque los testimonios que habían dado habían sido recibidos con mucha desaprobación. También les recordamos que algunas personas que no habían asistido a las reuniones de instrucción durante un año todavía seguían siendo miembros regulares de la iglesia.

Se nos preguntó si estábamos dispuestos a confesar que nos habíamos alejado de sus reglamentos, y también que si prometíamos conformarnos a ellos en el futuro. Contestamos que no nos atrevíamos a abandonar nuestra fe o a negar la sagrada verdad de Dios, que no podíamos abandonar la esperanza de la pronta venida de nuestro Redentor, y que debíamos seguir adorando a nuestro Señor en la misma forma, aunque ellos lo consideraran una herejía. Mi padre recibió la bendición de Dios al presentar su defensa y todos nos retiramos experimentado una gran libertad y gozosos en el conocimiento de que obrábamos rectamente y teníamos la aprobación de Jesús.

El domingo siguiente, al comienzo de la celebración religiosa llamada ágape, el anciano de la iglesia que dirigía leyó nuestros nombres, siete en total, y dijo que habíamos sido eliminados de la iglesia.

Declaró que no se nos expulsaba debido a conducta indebida o inmoral, que teníamos un carácter sin tacha y una reputación envidiable, pero que habíamos sido declarados culpables de contrariar los reglamentos de la Iglesia Metodista. También declaró que con eso se había abierto una puerta y que todos los que fueran hallados culpables de quebrantar los reglamentos en forma similar, serían tratados en la misma forma.

En la iglesia había muchos miembros que esperaban la venida del Salvador, y esta amenaza se hizo con el propósito de amedrentarlos a fin de que se sometieran a las creencias de la iglesia. En algunos casos este procedimiento produjo los resultados deseados, y algunos vendieron el favor de Dios por un lugar en la iglesia. Muchos creían, pero no se atrevían a confesar su fe por temor a ser expulsados. Sin embargo, algunos se retiraron poco después y se unieron al grupo de los que esperaban la venida del Salvador. En un tiempo como éste consideramos de mucha ayuda las siguientes palabras del profeta: “Vuestros hermanos que os aborrecen, y os echan fuera por causa de mi nombre, dijeron: Jehová sea glorificado. Pero él se mostrará para la alegría vuestra, y ellos serán confundidos” (Isa.66:5).

Testimonios para la Iglesia. Tomo I
Pag. 39 – 47

El Manual de Iglesia

Lo que nuestros pioneros definieron sobre este asunto.

¿Es necesario un manual de iglesia tenendiendo la Biblia como última autoridad?

Talvez usted haya notado que el uso del manual de iglesia por parte de la dirigencia en muchas ocasiones resulta ambiguo.
Algunas veces es considerado como una serie de recomendaciones y otras tantas veces, por el contrario, es considerado como autoridad final para seguir un procedimiento.

Es inegable que las intenciones de tener un manual de iglesia al principio fueron las mejores, pero sabe usted ¿Porque nuestros pioneros organizados rechazaron la propuesta de tener un manual de iglesia? ¿Será que ellos sabían que un libro tal podría llegar a ser manipulado en ciertas circunstancias?

“Cuando se estudie, comprenda y obedezca la Palabra de Dios, una luz brillante se reflejará al mundo; nuevas verdades, recibidas y obedecidas, nos unirán a Jesús con poderosos vínculos. La Biblia y sólo la Biblia, ha de ser nuestro credo, el único vínculo de unión. Todos los que se inclinen ante esta Santa Palabra, estarán en armonía. Nuestros propios puntos de vista y nuestras ideas no deben dominar nuestros esfuerzos. El hombre es falible, pero la Palabra de Dios es infalible. En vez de discutir uno con otro, exalten los hombres al Señor. Hagamos frente a toda oposición como lo hizo nuestro Maestro, diciendo: „Escrito está‟. Levantemos el estandarte en el cual diga: La Biblia, nuestra norma de fe y disciplina (Review and Herald, 15 de Diciembre de 1885)”. 1MS:487.

“Si tuviéramos uno (Manual de Iglesia), debiéramos temer, especialmente por aquellos que están comenzando a predicar, porque lo estudiarían para una guía en asuntos religiosos, en vez de buscarla en la Biblia, y de la guía del Espíritu de Dios, el cual cuidaría su impedimento en la experiencia religiosa genuina y en el conocimiento de la mente del Espíritu. Fue dando pasos similares que otros cuerpos de cristianos comenzaron primero a perder su simplicidad y se volvieron formales y espiritualmente sin vida”. G. I. Butler (Fue Presidente de la Conferencia General 1871 – 1874 y de 1880 – 1888)

La declaraciòn del hermano George Butler ha comprobado ser “profética”.

¿Como IASD Usa el Diezmo?

El libro secreto de la corporacion IASD

El_Diezmo_y_su_Utilizacion_en_la_Corporacion_Adventista.pdf

Esta página tiene el propósito de informar a todo adventista lo que la Conferencia General hace con los fondos que recibe de sus fieles. Con esta información usted podrá obtener el conocimiento necesario para hacer una mejor elección en cuanto a la entrega del diezmo.
Antes de presentar las evidencias, primeramente, tome un poco de tiempo para leer a continuación lo que he encontrado en los escritos de Elena White en referencia a una cierta práctica de uso de diezmos y ofrendas que se había iniciado en sus tiempos.

(JOYAS DE LOS TESTIMONIOS, TOMO I, Pág. 168)
Satanás induce a sus agentes a introducir varios inventos y derechos de patentes y otras empresas a fin de que los adventistas observadores del sábado, que tienen prisa para hacerse ricos, caigan en la tentación, queden entrampados, y atraigan sobre si muchos pesares.

(JOYAS DE LOS TESTIMONIOS, TOMO 1, Pág. 105)
Los recursos que debieran haberse puesto en la tesorería de Dios para hacer progresar su causa, se pierden al ser invertidos en algunos de estos perfeccionamientos modernos. Si algunos de los que profesan la verdad se sienten libres y capaces para dedicarse a estos derechos de patentes e inventos, no deben ir entre sus hermanos y hacer de ellos su campo de operación, sino ir entre los incrédulos. No se valgan de su nombre y profesión de adventistas para seducir a sus hermanos que desean consagrar sus recursos a Dios. Vayan más bien al mundo, y denle oportunidad de invertir sus recursos a la clase de personas que no se interesan en el progreso de la causa de Dios.

(EL EVANGELISMO, Pág. 51-52)
Los hombres quieren invertir dinero en derechos patentes y marcas, y están dispuestos a hacer frente a fuertes pérdidas y esto se toma como algo corriente; pero en la obra y en la causa de Dios, los hombres se sienten temerosos de aventurarse. Las inversiones financieras les parecen una pérdida irrecuperable que no trae resultados inmediatos cuando se las efectúa en la obra de salvar almas. Los mismos medios que en forma tan cautelosa se invierten ahora en la causa de Dios y que son egoístamente retenidos, serán tirados dentro de poco con los ídolos a los topos y murciélagos.

Evidencia

Este es el mismo problema que existe hoy en la Conferencia General. Ellos invierten el dinero en patentes y otras inversiones mundanas tal y como lo hace otra corporación del mundo como la Toyota, Kmart, etc. Se cree que la iglesia tiene actualmente más de 2000 millones de dólares invertidos en estas inversiones mundanas.

En el 1987, ellos tenían un promedio de 550 millones de dólares invertidos en estos mejoramientos modernos, como le llama la hermana White. Esta información fue publicada por la misma Conferencia General por parte de su tesorero, Don Gilbert, en la página: Biblical Research Institute. Lea el reporte por usted mismo.
http://biblicalresearch.gc.adventist.org/documents/GC%20Investments.htm

$500 Millones de Dólares Invertidos en el 1987
Breve Explicación
Tipo de Inversión
Porcentaje
Cantidad en Millones
Esta clase de inversión se hace en acciones de empresas como Kmart, Burger King, McDonalds, Microsoft etc. (En el reporte, ellos no dicen cuales empresas). Stocks (acciones) 26.1%
$130.5
Esta clase de inversión se hace en el Gobierno Federal. El gobierno puede usar el dinero para armamento, guerra, o cualquier otra cosa que le plazca. (Se imagina usted, su diezmo en Iraq) Bonds 33.6%
$168
Dinero invertido en bancos por corto tiempo. Short-term investments 4.6%
$23
Dinero invertido en bancos con pagos de intereses. Notes Receivable and Deposits 13.6%
$68
Inversiones en propiedades, vienes y raíces. Real Estate 2.1%
$10.5

Como usted puede ver, tal y como lo había dicho la sierva del Señor, el dinero está siendo tirado a los ídolos, topos, y murciélagos.

(CONSEJOS SOBRE MAYORDOMIA CRISTIANA, Pág. 40)
En el universo hay tan sólo dos lugares donde podemos colocar nuestros tesoros: en la tesorería de Dios o en la de Satanás; y todo lo que no se dedica al servicio de Dios se pone en el lado de Satanás, y va a fortalecer su causa. El Señor se propone que los medios confiados a nosotros se empleen en la edificación de su reino. Sus bienes nos han sido confiados en nuestra calidad de mayordomos suyos para que los manejemos cuidadosamente y le llevemos los intereses en términos de almas salvadas.

(Kress Colección, Pág. 120)
Las iglesias deben despertarse. Los miembros deben despertarse de su sueño y comenzar a preguntarse, ¿Cómo está siendo usado el dinero que ponemos en la tesorería? El Señor desea que una estrecha investigación sea hecha. ¿Están todos satisfechos con la historia de la obra durante los pasados quince años? ¿Dónde está la evidencia de la colaboración con Dios? ¿Dónde se ha oído a través de todas las iglesias la oración por la ayuda del Espíritu Santo? Descontentos y descorazonados, nos damos vuelta de la escena.

Conclusión

¿A quien debe entregarse el diezmo?

Es obvio que la respuesta Bíblica es clara:

1 Corintios 9:14  Así también ordenó el Señor á los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

El problema está en identificar a los anuncian el verdadero evangelio que es la verdad presente. Hay muchos que predican pero no es la verdad presente.  El diezmo puede ser entregado a cualquier persona que está predicando la verdad presente y que necesita de ese dinero para poder hacerlo. La persona no tiene que ser pastor. Este es un invento de las organizaciones para acumular y robarse el dinero que le pertenece a Dios.

Cuando Elena White estaba viva, muchas veces ella desvió el diezmo de la organización para dirigirlo a donde era más necesitado:

(Spalding and Magan, Pág. 215)
Yo misma he asignado mi diezmo para los casos más necesitados que han sido traídos a mi atención…
Algunos casos me han sido presentados por años, y yo he suplido sus necesidades sacando del diezmo como Dios me ha instruido hacer. Y si alguna persona me dijera: Hermana White, ¿tomaría usted mi diezmo para usarlo donde usted sabe que es más necesario? Yo diría: Sí, lo haré, y yo lo he hecho. Yo encomio a aquellas hermanas que han colocado su diezmo donde es más necesario para ayudar a hacer un trabajo que está siendo dejado sin hacer; y si a este asunto se le da publicidad, creará un conocimiento que sería mejor dejar tranquilo. No me importa darle publicidad a este trabajo que el Señor me ha encomendado a mí para hacer y a otros también.

La Conferencia General ha estado invirtiendo el dinero de la obra en patentes y acciones de corporaciones mundanas. El seguir enviándole el dinero a esta organización para que ellos lo inviertan en ídolos y elementos que servirán para el fuego eterno es robarle a Dios. Hay muchos ministerios independientes que están publicando la verdad presente en todo el mundo. Busque uno de estos ministerios y asegurase de que el diezmo está siendo utilizado como Dios manda. De lo contrario, usted es un mayordomo inútil de los bienes del Señor.

Fuente: http://www.lasprofecias.com

La Deidad

Introduccón

Muchos adventistas del séptimo día vienen con citas como la de abajo, para sostener que ya no pueden haber más verdades por ser reveladas y aceptadas por la Iglesia. Pero nunca Elena de White afirna que no habrá más verdades sino al contrario. Como podemos ver el principio que expresa la cita de abajo es que los Hitos Antiguos no pueden ser reemplazados por otras verdades nuevas:

“Se levantarán hombres y mujeres, profesando tener alguna nueva luz o alguna nueva revelación que tenderá a conmover la fe en los antiguos hitos. Sus doctrinas no soportarán la prueba de la Palabra de Dios, pero habrá almas que serán engañadas. Harán circular falsos informes, y algunos serán prendidos en esta trampa… No podemos ejercer demasiado cuidado contra toda forma de error, porque Satanás está tratando constantemente de apartar a los hombres de la verdad.” 2JT 105, 107 (1885).

Ella dice claramente que aún las doctrinas (reveladas después de haberse establecido los Hitos Antiguos- los fundamentos de nuestra fe) aceptadas por la Iglesia pueden contener errores y que un estudio más fiel de la Biblia las puede corregir.

“Dijo mi guía, „Hay mucha luz que todavía va a brillar desde la ley de Dios y el evangelio de  la justicia. El mensaje, entendido en su carácter verdadero, y proclamado en el Espíritu, va alumbrar la tierra con su gloria.” 2MR 58, 1888 Materiales, p. 160, y en 3 EGW Biografía, p 389

No hay excusa para que alguno tome la posición de que no hay más verdades para ser reveladas, y que todas nuestras exposiciones de las Escrituras carecen de errores.Que ciertas doctrinas hayan sido sostenidas como verdades durante muchos años no es una prueba de que nuestras ideas son infalibles. El paso del tiempo no convertirá el error en verdad, y la verdad tiene la capacidad de ser imparcial. Ninguna doctrina verdadera perderá algo por una investigación cuidadosa. OP 35.2

Otros hermanos dicen que hablar de ciertos asuntos delicados de la Biblia puede ofender a Dios, que pertenecen a Su sabiduría infinita y deberíamos de meternos en tal asuntos.

“Nada me alarma más que ver el espíritu de desavenencia manifestado por nuestros hermanos. Estamos en terreno peligroso cuando no podemos unirnos como cristianos y examinar cortésmente los puntos controvertidos. Siento el deseo de huir del lugar, no sea que reciba el molde de aquellos que no pueden investigar sinceramente las doctrinas de la Biblia. “Los que no pueden examinar imparcialmente las evidencias de una posición que difiere de la suya, no son idóneos para enseñar en departamento alguno de la causa de Dios.” Ellen G White 1MS 482.

Estudio

Otros dicen que la doctrina de la Deidad es invención catolica y por eso no debemos de aceptarla.

Entre los pioneros habian dos grupos: trinitarios y antitrinitarios, sin embargo esto no fue un impedimento para poder trabajar juntos en la proclamación del mensaje del tercer ángel. Elena de White no declaro su posición hasta cerca del año 1900. Alrededor de esta fecha y después ella tiene muchas citas que revelan su creencia acerca de la Deidad. Es por esa razón el hecho de que no ha sido antes aceptada como doctrina biblica. La Iglesia presento esa doctrina en el año 1913, mientras todavía vivía Elena de White, y ella no se opuso al hecho.

Elena de White nunca usó el termino “Trinidad”, aunque ella refirió que hay Tres personas vivientes en el Trio celestial. (El Evangelismo, p. 446).

Ella creyó en la plenitud de la deidad de Cristo, declarando que Cristo era Dios esencialmente y en el sentido mas elevado Era con Dios desde toda la eternidad, Dios sobre todo, bendito para siempre. (Review and Herald, Abril 5, 1906; ver Exaltad a Jesús, p. 10; Mensajes Selectos, tomo 1, p. 290).

Ella tambien se refirió al Espíritu Santo como la Tercera persona de la Divinidad (El Deseado de todas las gentes, p. 625).

Sus comentarios, como son recopilados en El Evangelismo, paginas 445-448, sugieren que ella creyó que las Escrituras enseñan la existencia de tres personas divinas co-eternas.

Varias declaraciones acerca de la personalidad del Espíritu Santo están recopiladas en El Evangelismo, páginas 447-448. En 1906, por ejemplo, ella escribió:

El Espíritu Santo tiene una personalidad, de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros Espíritus y con nuestros Espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una Persona divina, además, porque en caso contrario no podría escudriñar los secretos que está ocultos en la mente de Dios. Porque quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el Espíritu del hombre que está en el. Asi tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Cor. 2: 11) (El Evangelismo, 447, 448).

La mente humana se impresiona con esta ceremonia, que es el comienzo de la vida cristiana. Significa mucho. La obra de la salvación no es un asunto pequeño, sino tan vasto que las más elevadas autoridades aprenden por la fe expresada por el instrumento humano. La eterna Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, está involucrada en la acción requerida para dar seguridad al instrumento humano y unir a todo el cielo para que contribuya al ejercicio de las facultades humanas, a fin de alcanzar la plenitud de los tres poderes para unirlos en la gran obra designada. Uniendo los poderes celestiales con los humanos, los hombres pueden llegar a ser, por medio de la eficacia celestial, partícipes de la naturaleza divina y obreros juntamente con Cristo. Alza tus ojos – Pag. 146

La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención. Con el fin de llevar a cabo plenamente ese plan, se decidió que Cristo, el Hijo unigénito de Dios, se entregara a sí mismo como ofrenda por el pecado. ¿Con qué se podría medir la profundidad de este amor? Dios quería hacer que resultara imposible para el hombre decir que hubiera podido hacer más (Consejos sobre la salud, p. 219).

Al describir a sus discípulos la obra y el cargo del Espíritu Santo, Jesús trató de inspirarles el gozo y la esperanza que alentaba su propio corazón. Se regocijaba por la ayuda abundante que había provisto para su iglesia. El Espíritu Santo era el más elevado de todos los dones que podía solicitar de su Padre para la exaltación de su pueblo. El Espíritu iba a ser dado como agente regenerador, y sin esto el sacrificio de Cristo habría sido inútil. El poder del mal se había estado fortaleciendo durante siglos, y la sumisión de los hombres a este cautiverio satánico era asombrosa. El pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino. El Espíritu es el que hace eficaz lo que ha sido realizado por el Redentor del mundo. Por el Espíritu es purificado el corazón. Por el Espíritu llega a ser el creyente participe de la naturaleza divina. Cristo ha dado su Espíritu como poder divino para vencer todas las tendencias hacia el mal, hereditarias y cultivadas, y para grabar su propio carácter en su iglesia”. Deseado de todas las gentes pág 626, 1898.

…que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre (singular) de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63. Año 1905).

“El determino dar a su representante(el Espiritu) la Tercera Persona de la divinidad” signs of the times 01/12/1889

“cuando usted abiertamente renuncia al pecado y a satanas, los tres Grandes Poderes del cielo se comprometen a ayudarlo para que usted sea un vencedor” signs of the times 12/o2/1902

los tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo signs of the times 11/03/1903

“mantenganse donde los Tres Grandes podereses del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo puedan ser vuestra eficiencia” signs of the times 10/05/1905

“en la gran obra de conclusion nos encontraremos con peligros con los cuales no sabremos como lidiar, pero no nos olvidemos que los Tres Grandes poderes del cielo” estan trabajando” revew and herald 05/05/1903

“El hecho de que halla sido bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo es una seguridad de que asi usted pide su yuda, estos poderes le ayudaran en cada emergencia. 6T 99

el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo estan comprometidos a cooperar con los santificados instrumentos humanos” review and herald 17/05/1906

“la Divinidad estaba conmovida de piedad por la raza y el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo se dieron a Si mismos para llevar a cabo el plan de la redención” review and herald 02/05/1912

Gracias 32902 Visitantes¡Aqui en esta página!

El Consolador que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal.  Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo. (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63.  Año 1905).

En la infancia y la juventud, él [Cristo] tenía un carácter perfecto, lo que marcó Su vida después. Él creció en sabiduría y conocimiento. Cuando se traían sacrificios, el Espíritu Santo Le enseñaba que Su vida iba a ser sacrificada por la vida del mundo.” TA 167

Debemos entender que el Espíritu Santo, que es tanto una Persona como lo es Dios [Padre] una Persona, camina a través de estos lugares. Manuscript 66, 1899. (De un discurso a los estudiantes de la escuela en Avondale) Ev 616

Al pecado se le puede resistir y sólo puede ser superado por el fuerte trabajo de la Tercera Persona de la Deidad, que no viene con un poder modificado, sino con la plenitud de poder divino”. DA 671

El trabajo se dispone/ es presentado antes de cada alma que expresa la fe en Jesucristo a través del bautismo y se convirtió en un beneficiario del trabajo de las Tres Personas – Padre, Hijo y Espíritu Santo..” MS 57, 1900

El Espíritu Santo es una Persona porque da testimonio junto a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios”. MS 20, 1906, p.9

El Espíritu Santo es el Consolador, en nombre de Cristo. El personfíca a Cristo, sin embargo, es una Personalidad distinta.” MS 93, 1893

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, Poderes infinitos y omniscientes, reciben a los que realmente entran en una relación de pacto con Dios. Tres Agentes distintos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, trabajan juntos para los seres humanos”. MS 27a, 1900

 

Estudio más amplio – Historia  de la  trinidad  en la IASD

La doctrina de la Deidad es una de nuestras doctrinas distintivas y esta se encuentra fundamentada en la Palabra de Dios.

Durante los últimos años la doctrina de la Deidad ha sido atacada y se ha pretendido decir que no siempre creímos en ésta y que nuestros pioneros se opusieron a ella grandemente, pero un estudio cuidadoso de sus escritos y de la historia de la doctrina de la Deidad en nuestra iglesia nos mostraran  que esta doctrina siempre estuvo allí y siempre fue enseñada y creída por los pioneros.

Dice la Biblia hechos 20: 28-30” por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”

Esta es una clara advertencia bíblica ante el levantamiento de lobos en el seno de la iglesia que vendrían y enseñarían cosas ajenas a ella y que arrastrarían tras si a muchos.

Durante estos últimos años dentro de la iglesia se ha levantado un movimiento antitrinitario argumentando falsos conceptos tomados de algunos escritos de los pioneros de la iglesia y aun del mismo espíritu de profecía; fuera  de su contexto, para desmeritar al Espíritu Santo y colocarlo a un nivel inferior como si no fuera una de las tres personas de la trinidad.

Es cierto que que algunos pioneros de la iglesia escribieron conceptos aparentemente contra la Deidad, pero para entender cuál es el sentido de lo que ellos dijeron, y a que trinidad se referían debemos ten

Introduccón

Muchos adventistas del séptimo día vienen con citas como la de abajo, para sostener que ya no pueden haber más verdades por ser reveladas y aceptadas por la Iglesia. Pero nunca Elena de White afirna que no habrá más verdades sino al contrario. Como podemos ver el principio que expresa la cita de abajo es que los Hitos Antiguos no pueden ser reemplazados por otras verdades nuevas:

“Se levantarán hombres y mujeres, profesando tener alguna nueva luz o alguna nueva revelación que tenderá a conmover la fe en los antiguos hitos. Sus doctrinas no soportarán la prueba de la Palabra de Dios, pero habrá almas que serán engañadas. Harán circular falsos informes, y algunos serán prendidos en esta trampa… No podemos ejercer demasiado cuidado contra toda forma de error, porque Satanás está tratando constantemente de apartar a los hombres de la verdad.” 2JT 105, 107 (1885).

Ella dice claramente que aún las doctrinas (reveladas después de haberse establecido los Hitos Antiguos- los fundamentos de nuestra fe) aceptadas por la Iglesia pueden contener errores y que un estudio más fiel de la Biblia las puede corregir.

“Dijo mi guía, „Hay mucha luz que todavía va a brillar desde la ley de Dios y el evangelio de  la justicia. El mensaje, entendido en su carácter verdadero, y proclamado en el Espíritu, va alumbrar la tierra con su gloria.” 2MR 58, 1888 Materiales, p. 160, y en 3 EGW Biografía, p 389

No hay excusa para que alguno tome la posición de que no hay más verdades para ser reveladas, y que todas nuestras exposiciones de las Escrituras carecen de errores.Que ciertas doctrinas hayan sido sostenidas como verdades durante muchos años no es una prueba de que nuestras ideas son infalibles. El paso del tiempo no convertirá el error en verdad, y la verdad tiene la capacidad de ser imparcial. Ninguna doctrina verdadera perderá algo por una investigación cuidadosa. OP 35.2

Otros hermanos dicen que hablar de ciertos asuntos delicados de la Biblia puede ofender a Dios, que pertenecen a Su sabiduría infinita y deberíamos de meternos en tal asuntos.

“Nada me alarma más que ver el espíritu de desavenencia manifestado por nuestros hermanos. Estamos en terreno peligroso cuando no podemos unirnos como cristianos y examinar cortésmente los puntos controvertidos. Siento el deseo de huir del lugar, no sea que reciba el molde de aquellos que no pueden investigar sinceramente las doctrinas de la Biblia. “Los que no pueden examinar imparcialmente las evidencias de una posición que difiere de la suya, no son idóneos para enseñar en departamento alguno de la causa de Dios.” Ellen G White 1MS 482.

Estudio

Otros dicen que la doctrina de la Deidad es invención catolica y por eso no debemos de aceptarla.

Entre los pioneros habian dos grupos: trinitarios y antitrinitarios, sin embargo esto no fue un impedimento para poder trabajar juntos en la proclamación del mensaje del tercer ángel. Elena de White no declaro su posición hasta cerca del año 1900. Alrededor de esta fecha y después ella tiene muchas citas que revelan su creencia acerca de la Deidad. Es por esa razón el hecho de que no ha sido antes aceptada como doctrina biblica. La Iglesia presento esa doctrina en el año 1913, mientras todavía vivía Elena de White, y ella no se opuso al hecho.

Elena de White nunca usó el termino “Trinidad”, aunque ella refirió que hay Tres personas vivientes en el Trio celestial. (El Evangelismo, p. 446).

Ella creyó en la plenitud de la deidad de Cristo, declarando que Cristo era Dios esencialmente y en el sentido mas elevado Era con Dios desde toda la eternidad, Dios sobre todo, bendito para siempre. (Review and Herald, Abril 5, 1906; ver Exaltad a Jesús, p. 10; Mensajes Selectos, tomo 1, p. 290).

Ella tambien se refirió al Espíritu Santo como la Tercera persona de la Divinidad (El Deseado de todas las gentes, p. 625).

Sus comentarios, como son recopilados en El Evangelismo, paginas 445-448, sugieren que ella creyó que las Escrituras enseñan la existencia de tres personas divinas co-eternas.

Varias declaraciones acerca de la personalidad del Espíritu Santo están recopiladas en El Evangelismo, páginas 447-448. En 1906, por ejemplo, ella escribió:

El Espíritu Santo tiene una personalidad, de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros Espíritus y con nuestros Espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una Persona divina, además, porque en caso contrario no podría escudriñar los secretos que está ocultos en la mente de Dios. Porque quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el Espíritu del hombre que está en el. Asi tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Cor. 2: 11) (El Evangelismo, 447, 448).

La mente humana se impresiona con esta ceremonia, que es el comienzo de la vida cristiana. Significa mucho. La obra de la salvación no es un asunto pequeño, sino tan vasto que las más elevadas autoridades aprenden por la fe expresada por el instrumento humano. La eterna Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, está involucrada en la acción requerida para dar seguridad al instrumento humano y unir a todo el cielo para que contribuya al ejercicio de las facultades humanas, a fin de alcanzar la plenitud de los tres poderes para unirlos en la gran obra designada. Uniendo los poderes celestiales con los humanos, los hombres pueden llegar a ser, por medio de la eficacia celestial, partícipes de la naturaleza divina y obreros juntamente con Cristo. Alza tus ojos – Pag. 146

La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención. Con el fin de llevar a cabo plenamente ese plan, se decidió que Cristo, el Hijo unigénito de Dios, se entregara a sí mismo como ofrenda por el pecado. ¿Con qué se podría medir la profundidad de este amor? Dios quería hacer que resultara imposible para el hombre decir que hubiera podido hacer más (Consejos sobre la salud, p. 219).

Al describir a sus discípulos la obra y el cargo del Espíritu Santo, Jesús trató de inspirarles el gozo y la esperanza que alentaba su propio corazón. Se regocijaba por la ayuda abundante que había provisto para su iglesia. El Espíritu Santo era el más elevado de todos los dones que podía solicitar de su Padre para la exaltación de su pueblo. El Espíritu iba a ser dado como agente regenerador, y sin esto el sacrificio de Cristo habría sido inútil. El poder del mal se había estado fortaleciendo durante siglos, y la sumisión de los hombres a este cautiverio satánico era asombrosa. El pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino. El Espíritu es el que hace eficaz lo que ha sido realizado por el Redentor del mundo. Por el Espíritu es purificado el corazón. Por el Espíritu llega a ser el creyente participe de la naturaleza divina. Cristo ha dado su Espíritu como poder divino para vencer todas las tendencias hacia el mal, hereditarias y cultivadas, y para grabar su propio carácter en su iglesia”. Deseado de todas las gentes pág 626, 1898.

…que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre (singular) de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63. Año 1905).

“El determino dar a su representante(el Espiritu) la Tercera Persona de la divinidad” signs of the times 01/12/1889

“cuando usted abiertamente renuncia al pecado y a satanas, los tres Grandes Poderes del cielo se comprometen a ayudarlo para que usted sea un vencedor” signs of the times 12/o2/1902

los tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo signs of the times 11/03/1903

“mantenganse donde los Tres Grandes podereses del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo puedan ser vuestra eficiencia” signs of the times 10/05/1905

“en la gran obra de conclusion nos encontraremos con peligros con los cuales no sabremos como lidiar, pero no nos olvidemos que los Tres Grandes poderes del cielo” estan trabajando” revew and herald 05/05/1903

“El hecho de que halla sido bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo es una seguridad de que asi usted pide su yuda, estos poderes le ayudaran en cada emergencia. 6T 99

el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo estan comprometidos a cooperar con los santificados instrumentos humanos” review and herald 17/05/1906

“la Divinidad estaba conmovida de piedad por la raza y el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo se dieron a Si mismos para llevar a cabo el plan de la redención” review and herald 02/05/1912

Gracias 32902 Visitantes¡Aqui en esta página!

El Consolador que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal.  Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo. (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63.  Año 1905).

En la infancia y la juventud, él [Cristo] tenía un carácter perfecto, lo que marcó Su vida después. Él creció en sabiduría y conocimiento. Cuando se traían sacrificios, el Espíritu Santo Le enseñaba que Su vida iba a ser sacrificada por la vida del mundo.” TA 167

Debemos entender que el Espíritu Santo, que es tanto una Persona como lo es Dios [Padre] una Persona, camina a través de estos lugares. Manuscript 66, 1899. (De un discurso a los estudiantes de la escuela en Avondale) Ev 616

Al pecado se le puede resistir y sólo puede ser superado por el fuerte trabajo de la Tercera Persona de la Deidad, que no viene con un poder modificado, sino con la plenitud de poder divino”. DA 671

El trabajo se dispone/ es presentado antes de cada alma que expresa la fe en Jesucristo a través del bautismo y se convirtió en un beneficiario del trabajo de las Tres Personas – Padre, Hijo y Espíritu Santo..” MS 57, 1900

El Espíritu Santo es una Persona porque da testimonio junto a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios”. MS 20, 1906, p.9

El Espíritu Santo es el Consolador, en nombre de Cristo. El personfíca a Cristo, sin embargo, es una Personalidad distinta.” MS 93, 1893

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, Poderes infinitos y omniscientes, reciben a los que realmente entran en una relación de pacto con Dios. Tres Agentes distintos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, trabajan juntos para los seres humanos”. MS 27a, 1900

Estudio más amplio – Historia  de la  trinidad  en la IASD

La doctrina de la Deidad es una de nuestras doctrinas distintivas y esta se encuentra fundamentada en la Palabra de Dios.

Durante los últimos años la doctrina de la Deidad ha sido atacada y se ha pretendido decir que no siempre creímos en ésta y que nuestros pioneros se opusieron a ella grandemente, pero un estudio cuidadoso de sus escritos y de la historia de la doctrina de la Deidad en nuestra iglesia nos mostraran  que esta doctrina siempre estuvo allí y siempre fue enseñada y creída por los pioneros.

Dice la Biblia hechos 20: 28-30” por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”

Esta es una clara advertencia bíblica ante el levantamiento de lobos en el seno de la iglesia que vendrían y enseñarían cosas ajenas a ella y que arrastrarían tras si a muchos.

Durante estos últimos años dentro de la iglesia se ha levantado un movimiento antitrinitario argumentando falsos conceptos tomados de algunos escritos de los pioneros de la iglesia y aun del mismo espíritu de profecía; fuera  de su contexto, para desmeritar al Espíritu Santo y colocarlo a un nivel inferior como si no fuera una de las tres personas de la trinidad.

Es cierto que que algunos pioneros de la iglesia escribieron conceptos aparentemente contra la Deidad, pero para entender cuál es el sentido de lo que ellos dijeron, y a que trinidad se referían debemos ten

Introduccón

Muchos adventistas del séptimo día vienen con citas como la de abajo, para sostener que ya no pueden haber más verdades por ser reveladas y aceptadas por la Iglesia. Pero nunca Elena de White afirna que no habrá más verdades sino al contrario. Como podemos ver el principio que expresa la cita de abajo es que los Hitos Antiguos no pueden ser reemplazados por otras verdades nuevas:

“Se levantarán hombres y mujeres, profesando tener alguna nueva luz o alguna nueva revelación que tenderá a conmover la fe en los antiguos hitos. Sus doctrinas no soportarán la prueba de la Palabra de Dios, pero habrá almas que serán engañadas. Harán circular falsos informes, y algunos serán prendidos en esta trampa… No podemos ejercer demasiado cuidado contra toda forma de error, porque Satanás está tratando constantemente de apartar a los hombres de la verdad.” 2JT 105, 107 (1885).

Ella dice claramente que aún las doctrinas (reveladas después de haberse establecido los Hitos Antiguos- los fundamentos de nuestra fe) aceptadas por la Iglesia pueden contener errores y que un estudio más fiel de la Biblia las puede corregir.

“Dijo mi guía, „Hay mucha luz que todavía va a brillar desde la ley de Dios y el evangelio de  la justicia. El mensaje, entendido en su carácter verdadero, y proclamado en el Espíritu, va alumbrar la tierra con su gloria.” 2MR 58, 1888 Materiales, p. 160, y en 3 EGW Biografía, p 389

No hay excusa para que alguno tome la posición de que no hay más verdades para ser reveladas, y que todas nuestras exposiciones de las Escrituras carecen de errores.Que ciertas doctrinas hayan sido sostenidas como verdades durante muchos años no es una prueba de que nuestras ideas son infalibles. El paso del tiempo no convertirá el error en verdad, y la verdad tiene la capacidad de ser imparcial. Ninguna doctrina verdadera perderá algo por una investigación cuidadosa. OP 35.2

Otros hermanos dicen que hablar de ciertos asuntos delicados de la Biblia puede ofender a Dios, que pertenecen a Su sabiduría infinita y deberíamos de meternos en tal asuntos.

“Nada me alarma más que ver el espíritu de desavenencia manifestado por nuestros hermanos. Estamos en terreno peligroso cuando no podemos unirnos como cristianos y examinar cortésmente los puntos controvertidos. Siento el deseo de huir del lugar, no sea que reciba el molde de aquellos que no pueden investigar sinceramente las doctrinas de la Biblia. “Los que no pueden examinar imparcialmente las evidencias de una posición que difiere de la suya, no son idóneos para enseñar en departamento alguno de la causa de Dios.” Ellen G White 1MS 482.

Estudio

Otros dicen que la doctrina de la Deidad es invención catolica y por eso no debemos de aceptarla.

Entre los pioneros habian dos grupos: trinitarios y antitrinitarios, sin embargo esto no fue un impedimento para poder trabajar juntos en la proclamación del mensaje del tercer ángel. Elena de White no declaro su posición hasta cerca del año 1900. Alrededor de esta fecha y después ella tiene muchas citas que revelan su creencia acerca de la Deidad. Es por esa razón el hecho de que no ha sido antes aceptada como doctrina biblica. La Iglesia presento esa doctrina en el año 1913, mientras todavía vivía Elena de White, y ella no se opuso al hecho.

Elena de White nunca usó el termino “Trinidad”, aunque ella refirió que hay Tres personas vivientes en el Trio celestial. (El Evangelismo, p. 446).

Ella creyó en la plenitud de la deidad de Cristo, declarando que Cristo era Dios esencialmente y en el sentido mas elevado Era con Dios desde toda la eternidad, Dios sobre todo, bendito para siempre. (Review and Herald, Abril 5, 1906; ver Exaltad a Jesús, p. 10; Mensajes Selectos, tomo 1, p. 290).

Ella tambien se refirió al Espíritu Santo como la Tercera persona de la Divinidad (El Deseado de todas las gentes, p. 625).

Sus comentarios, como son recopilados en El Evangelismo, paginas 445-448, sugieren que ella creyó que las Escrituras enseñan la existencia de tres personas divinas co-eternas.

Varias declaraciones acerca de la personalidad del Espíritu Santo están recopiladas en El Evangelismo, páginas 447-448. En 1906, por ejemplo, ella escribió:

El Espíritu Santo tiene una personalidad, de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros Espíritus y con nuestros Espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una Persona divina, además, porque en caso contrario no podría escudriñar los secretos que está ocultos en la mente de Dios. Porque quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el Espíritu del hombre que está en el. Asi tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Cor. 2: 11) (El Evangelismo, 447, 448).

La mente humana se impresiona con esta ceremonia, que es el comienzo de la vida cristiana. Significa mucho. La obra de la salvación no es un asunto pequeño, sino tan vasto que las más elevadas autoridades aprenden por la fe expresada por el instrumento humano. La eterna Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, está involucrada en la acción requerida para dar seguridad al instrumento humano y unir a todo el cielo para que contribuya al ejercicio de las facultades humanas, a fin de alcanzar la plenitud de los tres poderes para unirlos en la gran obra designada. Uniendo los poderes celestiales con los humanos, los hombres pueden llegar a ser, por medio de la eficacia celestial, partícipes de la naturaleza divina y obreros juntamente con Cristo. Alza tus ojos – Pag. 146

La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención. Con el fin de llevar a cabo plenamente ese plan, se decidió que Cristo, el Hijo unigénito de Dios, se entregara a sí mismo como ofrenda por el pecado. ¿Con qué se podría medir la profundidad de este amor? Dios quería hacer que resultara imposible para el hombre decir que hubiera podido hacer más (Consejos sobre la salud, p. 219).

Al describir a sus discípulos la obra y el cargo del Espíritu Santo, Jesús trató de inspirarles el gozo y la esperanza que alentaba su propio corazón. Se regocijaba por la ayuda abundante que había provisto para su iglesia. El Espíritu Santo era el más elevado de todos los dones que podía solicitar de su Padre para la exaltación de su pueblo. El Espíritu iba a ser dado como agente regenerador, y sin esto el sacrificio de Cristo habría sido inútil. El poder del mal se había estado fortaleciendo durante siglos, y la sumisión de los hombres a este cautiverio satánico era asombrosa. El pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino. El Espíritu es el que hace eficaz lo que ha sido realizado por el Redentor del mundo. Por el Espíritu es purificado el corazón. Por el Espíritu llega a ser el creyente participe de la naturaleza divina. Cristo ha dado su Espíritu como poder divino para vencer todas las tendencias hacia el mal, hereditarias y cultivadas, y para grabar su propio carácter en su iglesia”. Deseado de todas las gentes pág 626, 1898.

…que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre (singular) de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63. Año 1905).

“El determino dar a su representante(el Espiritu) la Tercera Persona de la divinidad” signs of the times 01/12/1889

“cuando usted abiertamente renuncia al pecado y a satanas, los tres Grandes Poderes del cielo se comprometen a ayudarlo para que usted sea un vencedor” signs of the times 12/o2/1902

los tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo signs of the times 11/03/1903

“mantenganse donde los Tres Grandes podereses del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo puedan ser vuestra eficiencia” signs of the times 10/05/1905

“en la gran obra de conclusion nos encontraremos con peligros con los cuales no sabremos como lidiar, pero no nos olvidemos que los Tres Grandes poderes del cielo” estan trabajando” revew and herald 05/05/1903

“El hecho de que halla sido bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo es una seguridad de que asi usted pide su yuda, estos poderes le ayudaran en cada emergencia. 6T 99

el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo estan comprometidos a cooperar con los santificados instrumentos humanos” review and herald 17/05/1906

“la Divinidad estaba conmovida de piedad por la raza y el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo se dieron a Si mismos para llevar a cabo el plan de la redención” review and herald 02/05/1912

Gracias 32902 Visitantes¡Aqui en esta página!

El Consolador que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal.  Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo. (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63.  Año 1905).

En la infancia y la juventud, él [Cristo] tenía un carácter perfecto, lo que marcó Su vida después. Él creció en sabiduría y conocimiento. Cuando se traían sacrificios, el Espíritu Santo Le enseñaba que Su vida iba a ser sacrificada por la vida del mundo.” TA 167

Debemos entender que el Espíritu Santo, que es tanto una Persona como lo es Dios [Padre] una Persona, camina a través de estos lugares. Manuscript 66, 1899. (De un discurso a los estudiantes de la escuela en Avondale) Ev 616

Al pecado se le puede resistir y sólo puede ser superado por el fuerte trabajo de la Tercera Persona de la Deidad, que no viene con un poder modificado, sino con la plenitud de poder divino”. DA 671

El trabajo se dispone/ es presentado antes de cada alma que expresa la fe en Jesucristo a través del bautismo y se convirtió en un beneficiario del trabajo de las Tres Personas – Padre, Hijo y Espíritu Santo..” MS 57, 1900

El Espíritu Santo es una Persona porque da testimonio junto a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios”. MS 20, 1906, p.9

El Espíritu Santo es el Consolador, en nombre de Cristo. El personfíca a Cristo, sin embargo, es una Personalidad distinta.” MS 93, 1893

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, Poderes infinitos y omniscientes, reciben a los que realmente entran en una relación de pacto con Dios. Tres Agentes distintos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, trabajan juntos para los seres humanos”. MS 27a, 1900

Estudio más amplio – Historia  de la  trinidad  en la IASD

La doctrina de la Deidad es una de nuestras doctrinas distintivas y esta se encuentra fundamentada en la Palabra de Dios.

Durante los últimos años la doctrina de la Deidad ha sido atacada y se ha pretendido decir que no siempre creímos en ésta y que nuestros pioneros se opusieron a ella grandemente, pero un estudio cuidadoso de sus escritos y de la historia de la doctrina de la Deidad en nuestra iglesia nos mostraran  que esta doctrina siempre estuvo allí y siempre fue enseñada y creída por los pioneros.

Dice la Biblia hechos 20: 28-30” por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”

Esta es una clara advertencia bíblica ante el levantamiento de lobos en el seno de la iglesia que vendrían y enseñarían cosas ajenas a ella y que arrastrarían tras si a muchos.

Durante estos últimos años dentro de la iglesia se ha levantado un movimiento antitrinitario argumentando falsos conceptos tomados de algunos escritos de los pioneros de la iglesia y aun del mismo espíritu de profecía; fuera  de su contexto, para desmeritar al Espíritu Santo y colocarlo a un nivel inferior como si no fuera una de las tres personas de la trinidad.

Es cierto que que algunos pioneros de la iglesia escribieron conceptos aparentemente contra la Deidad, pero para entender cuál es el sentido de lo que ellos dijeron, y a que trinidad se referían debemos tener en cuenta algunos aspectos como:

1.Fueron hombres débiles y a lo que ellos se opusieron fue a la trinidad enseñada por la iglesia católica romana de  tres seres  porque  algunos  de  ellos  venían de  iglesias  que no  reconocían la  divinidad  de Jesús

2. Los diferentes pensamientos de ellos se deben es a que provenían de diferentes denominaciones,  algunas  trinitarias  y  otras  que  negaban la divinidad  de Jesús  como  un ser Eterno   e  igual  al Padre

3.La verdad es progresiva y de un solo golpe ellos no podían asentar todas sus creencias sino a medida que lo revelaba es Espíritu Santo”

La  trinidad  a la  que se  opusieron:

Al estudiar los escritos de los pioneros adventistas algunos de ellos no se oponían a la trinidad adventista (la Deidad) tal como la concibió Ellen White y en la que creemos hoy día basados en las Escrituras.

Entre los años 1855 y 1877, durante esos 23 años en la Review and Herald solo se escribieron seis artículos en los que los pioneros hablaron contra la trinidad católica que durante ese tiempo también había estado pasando por momentos difíciles por los conceptos de algunos teólogos.

Los pioneros se opusieron a la trinidad católica de ese entonces que enseñaba  la  existencia de  tres  seres,  reconociendo  a Jesús  como  una persona  distinta  y  Eterna  igual que  el  Padre,  pero  los pioneros  traían  de sus  iglesias  el concepto  de que  Jesús  no era  igual  al Padre.

1. El caso James White

Debemos tener en cuenta que José Bates y James White habían sido miembros de la iglesia conexión cristiana, que rechazaba la doctrina de la trinidad Jaime White era pastor ordenado de esa iglesia. Cuando él y Bates se unieron al movimiento adventista, continuaron manteniendo la visión antitrinitaria que habían  aprendido en su denominación anterior en la que creían  que Jesús  no  era  un ser igual  al  Padre.

En 1852, él escribió que Cristo no era la misma persona que Dios el Padre, como lo enseñaban los Trinitarianos. Él rechazó “el antiguo absurdo Trinitariano”, que “Jesucristo es el verdadero y eterno Dios” (RH, 5 de Agosto de 1852).
De tal manera que no debiera haber malos entendidos en cuando a esa declaración, porque  él  estaba  emitiendo  un concepto  de  la  postura  creída  y enseñada  en su  iglesia  anterior(iglesia  conexión cristiana)

En el año siguiente James lo aclaró reafirmando su plena creencia en la divinidad de Cristo (RH, 8 de Septiembre de 1853; también en la RH, 12 de Octubre de 1876).

En 1877, James publicó un artículo titulado, “Cristo igual con Dios” (RH, 29 de Noviembre de 1877). Él mencionó su plena creencia en la divinidad de Cristo nuevamente, cerca del fin de su vida (RH, 5 de Julio de 1880).

Como podemos notar james White no se oponía a la trinidad adventista de tres  seres,  se  oponía  a la divinidad  de  Jesús,  pero  al  año  siguiente  y  en sus escritos posteriores cambió  el  concepto  y  reconoció  a  Jesús como  Dios.

1846, Jaime White se refirió al “viejo credo trinitariano antiescriturístico, de que Cristo es Dios eterno”.
 Pero en 1876 escribió que “los adventistas del séptimo día mantienen la divinidad de Cristo tan semejantemente a los trinitarianos, que no tenemos acusación aquí”.
 Un año después, declaró su creencia en la igualdad del Hijo con el Padre y condenó toda visión errónea que “hiciese a Cristo inferior al Padre”.
La forma como los espiritualizadores han vendido o negado al solo Señor Dios y nuestro Señor Jesucristo es primero usando el antiguo y no bíblico credo Trinitario, es decir, que Jesucristo es el Dios eterno, aunque no tienen ni un pasaje para probarlo, mientras que tenemos abundantes testimonios de la Escritura de que es el Hijo del Dios eterno (The Day Star, 24 de Enero, 1846)El aserto de que los dichos del Hijo y sus apóstoles son los mandamientos del Padre, está tan lejos de la verdad como la antigua absurdidad trinitaria que Jesucristo es el gran y eterno Dios (Review and Herald, Vol. 3, N 7, p. 52, párrafo 42; 5 de Agosto de 1852).Jesús oró para que sus discípulos pudieran ser uno como él era uno con su Padre. Esta oración no contemplaba un discípulo con doce cabezas, pero doce discípulos, hechos uno en objeto y esfuerzo en la causa de su maestro. Ninguno, el Padre y el Hijo son partes del triuno Dios. Ellos son dos distintos seres, aunque uno en el diseño y cumplimiento de la redención (Life Incidents, p. 343, 1868)La inexplicable Trinidad que hace la Deidad tres en uno y uno en tres, es muy mala; pero el Ultra Unitarismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. Pudo Dios haber dicho a un inferior, <Hagamos al hombre a nuestra imagen>? (Review and Herald, 2de Noviembre, 1877)Al final de su  vida  terminó  reconociendo la  divinidad  de Jesús  a  la que  anteriormente  se había  opuesto.

b)El caso de Undertwood:

Analicemos el caso de underwood, quien escribió contra la trinidad y luego al conocer la revelación divina por medio de Ellen White este hombre recapacito y cambio su concepto sobre el Espíritu Santo:

R. A. Underwood, presidente de la Asociación de Ohio, es un ejemplo claro de lo que sucedió con muchos de los pioneros de la Iglesia Adventista. Como la mayoría de ellos, sostenía una visión semiarriana de Cristo, con un subordinacionismo marcado. Así, en un artículo que escribió para la Adventist Review del 13 de agosto de 1889 [Adventist Review 13-8-1889], titulado “La obra de Cristo”, representó muy bien esta visión subordinacionista, declarando: “Cristo reconoce y siempre reconocerá que todo lo que es, es de su Padre, y a él siempre estará sujeto”  Christ and His Work].

No obstante, Underwood fue uno de los primeros en comprender el desarrollo que se había dado en el concepto que Elena de White tenía de la Divinidad. El mismo año en que ella publicara en El Deseado de todas las gentes esta cita acerca de Cristo: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra. ‘El que tiene al Hijo, tiene la vida’. La divinidad de Cristo es la garantía que el creyente tiene de la vida eterna” (p. 489) y afirmara que el Espíritu Santo es ”la tercera persona de la Divinidad” (p. 625)

 Underwood cambió su posición.

Así, en un artículo que apareció en la Adventist Review del 17 de mayo de 1898 [Adventist Review 17-5-1898], titulado “El Espíritu Santo, una persona”, él declaró contundentemente:

“Me parece extraño, ahora, haber creído que el Espíritu Santo es solo una influencia, en vista de la obra que realiza. Pero queremos la verdad porque es la verdad, y rechazamos el error porque es el error, sin importar la posición que hayamos sostenido en el pasado, o cualquier dificultad que podamos haber tenido, o podamos tener ahora, cuando vemos que el Espíritu Santo es una persona [ The Holy Spirit a Person].

Además, agregó: “es el plan de Satanás destruir toda fe en la personalidad de la Divinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.

¿Cómo llegó Underwood a considerar que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Divinidad? Él lo deja en claro al citar el manuscrito de “Special Testimony” n° 10 de Elena de White de 1906, donde ella misma declara que el Espíritu Santo es “la tercera persona de la Divinidad”.

c)El caso Urias Smith:

Originalmente, Urías Smith y otros enseñaron que Cristo era el primer ser creado. Pero posteriormente, adoptó la posición de que Cristo era unigénito no creado.

 Escritos de los pioneros contra la trinitarismo en una sola persona

Los pioneros adventistas lucharon contra el concepto de una sola persona que se manifestaba de tres formas, el cual es el mismo concepto de los pentecostales hoy día que dicen que solo existe Jesús y que él es gran Dios y no hay Padre y no hay Espíritu Santo como otras personas sino que son el mismo Jesus.

Ese mismo concepto era el que sostenían algunos teólogos católicos de la época y a la que los pioneros se opusieron:

“[Hablando de la doctrina del Dios Triuno]: Que una persona sea tres personas, y que tres personas son solamente una persona, es la doctrina que nosotros decimos que es contraria a la razón y al sentido común … Nuestro Creador lo ha hecho un absurdo para nosotros, que una persona sea tres personas, y que tres personas sean una persona; y en Su Palabra revelada, Él nunca nos ha pedido que creamos en eso”. Roy F. Cottrell, RH, 6 de Julio de 1869.


La inexplicable Trinidad que hace de la Divinidad tres en uno y uno en tres, es suficientemente mala; pero aquel ultra Unitarianismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. ¿Le dijo Dios a un inferior, ‘hagamos al hombre a nuestra imagen’?”. James White, RH, 29 de Noviembre de 1877. [Observe que James White fue cuidadoso al mencionar que Cristo no era inferior al Padre].

J. N. Loughborough:
En respuesta a la pregunta Qué serias objeciones tiene a la doctrina de la Trinidad? Hay muchas objeciones que podríamos argüir, pero a causa del limitado espacio las reduciremos a las tres siguientes1) Es contraria al sentido común 2) Es contraria a la Escritura 3) Es de origen Pagano y basada en fábulas…El Capítulo 17 de Juan es solo suficiente para refutar la doctrina de la Trinidad (Review and Herald, Vol. 18, p. 184, párrafo 1-11,- 5 de Noviembre, 1861)

R. F. Cottrell:
Que una persona son tres personas, y que tres personas son solo una persona, esta es la doctrina la cual decimos como contraria a la razón y el sentido común (R&H, julio 6, 1869).

J. N. Andrews
La doctrina de la Trinidad la cual fue establecida en la iglesia por el concilio de Nicea en el 325 DC…Esta doctrina destruye la personalidad de Dios, y de su Hijo Jesucristo nuestro Señor. La medida de la infamia por la cual esto fue forzado sobre la iglesia y que aparece sobre las páginas de la historia eclesiástica puede ser una fuente que cause que cada creyente en esta doctrina se avergüence (Review and Herald, Vol. 6, N 24, p. 185, 6 de Marzo de 1855

Como puede notarse ellos no se opusieron a la trinidad bíblica tal como la entiende la iglesia y como está consignada en los escritos de Ellen White, ellos se opusieron a la idea de que hay una sola persona que se manifiesta de tres formas y que esa persona es Jesús y que no hay Padre ni Espíritu Santo como dos personas independientes sino que son manifestaciones de esa sola persona que es Jesús como el único Dios, concepto que era enseñado por algunos teólogos católicos y que hoy es aceptada por los pentecostales.


Evidencias trinitarias de antes de 1990:

Entre 1898 y 1900, la Review and Herald imprimió tres artículos de “The King’s Messenger”, que transmitían claras enseñanzas trinitarias. El primero apareció en la Review and Herald del 20 de septiembre de 1898 [AR 20-9-1898 Portada], y se titulaba “El Dios-hombre” [The God-man]. Allí se dice: “El Dios-hombre es Emanuel, Dios con nosotros; Dios con nosotros en la persona y la presencia del Espíritu Santo”. Aquí el Espíritu Santo es una persona divina.

El segundo artículo, que apareció en la Adventist Review del 16 de enero de 1900 [AR 16-1-1900 – Portada], en el artículo titulado “La tercera persona” [AR 16-1-1900 – Página 3], censuraba el hecho de que los cristianos adoran al Padre y al Hijo, pero “no le dan el lugar de poder y de autoridad a su representante, el bendito Espíritu Santo”. El pronombre personal “he” es utilizado en todo el artículo para referirse al Espíritu Santo, en contraste con el pronombre impersonal “it”.

El tercer artículo apareció en la Adventist Review del 3 de abril de 1900 [AR 3-4-1900 – Portada] y es una prueba todavía más evidente del cambio que se había empezado a producir en la Iglesia Adventista con respecto a la doctrina de la trinidad. Se haba que el Espíritu Santo es “uno con el Padre y el Hijo y es enviado por ellos” [AR 3-4-1900- Página 2]. También se menciona que es una persona distinta, “pero siempre en conexión con Cristo”. Finalmente, el artículo aconseja al lector: “Amado, deja que él [el Espíritu Santo] te muestre cuán sorprendentemente hermosas son las personas estrechamente unidas de nuestro Dios triuno, manifestadas por la presencia personal del Espíritu Santo”.
Aquí se muestra claramente la creencia en un “Dios triuno”, en el que el Espíritu Santo es aceptado como una persona y miembro de la Deidad.

En 1930, los líderes africanos solicitaron a la Asociación General que se incluyera en el  year  book  o  libro  del  año

En 1931 se publicó una declaración de las “Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día” que contenía veintidós puntos. Fue preparada, a pedido del Comité de la Conferencia General, por un panel de cuatro personas que incluía al presidente de la Conferencia General, C. H. Watson, y al editor de la Review and Herald, F. M. Wilcox

Esta declaración, que comenzaba diciendo “los adventistas del séptimo día tienen ciertas creencias cuyos rasgos principales … pueden ser resumidos de la manera siguiente”, fue publicada anualmente en el Yearbook desde ese año y, por voto del Comité Ejecutivo de la Conferencia General,

En 1931, la iglesia había revisado y publicado 22 Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día. Las creencias fundamentales dos y tres incluían afirmaciones sobre la Trinidad y la plena deidad de Cristo,

Yearbook (anuario adventista) una declaración acerca de las creencias adventistas. “Esta declaración–decían ellos– ayudaría a los oficiales del Gobierno y otras personas a comprender mejor nuestra obra”.  Entonces se escogió una comisión de cuatro miembros para elaborar esta declaración. La comisión produjo 22 puntos de creencias, que en 1931 fueron impresos en el Yearbook.

La tercera y la cuarta creencias fundamentales establecen lo siguiente:
“Que la Divinidad, o Trinidad, consiste en el Padre Eterno, un Ser personal, espiritual, omnipotente, omnipresente, omnisciente, infinito en sabiduría y amor; el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, a través de quien todas las cosas fueron creadas y a través de quien la salvación de multitudes redimidas será cumplida; el Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, el gran poder regenerador en la obra de redención (S. Mat. 28:19). “Que Jesucristo es completamente Dios, y es de la misma naturaleza y esencia que el Padre Eterno. Aun reteniendo su naturaleza divina, tomó sobre sí la naturaleza de la familia humana, vivió en la tierra como hombre, mostró en su vida, como nuestro Ejemplo, los principios de la justicia, probó su relación con Dios por medio de muchos milagros poderosos, murió en la cruz por nuestros pecados, resucitó de la muerte y ascendió al Padre, donde vive para interceder por nosotros” (Juan 1:1, 14; Heb. 2:9-18; 8:1, 2; 4:14-16; 7:25)”.10 Estas declaraciones expresaban la doctrina bíblica de la Trinidad. Cristo es descripto como Dios, existente por sí mismo y eterno; y el Espíritu Santo es identificado como la tercera persona de la Deidad.

Pero no fue sino bien entrada la década de 1940 cuando continuaron los debates dentro de la iglesia sobre la deidad de Cristo.

Para la década de 1950, la iglesia pudo decir que sería reconocida como una denominación verdaderamente trinitaria.

Antes de la asamblea de 1980, en Dallas, la Asociación General envió a las divisiones mundiales una propuesta de declaración, que contenía 27 creencias fundamentales. Durante la asamblea, una versión revisada, que incorporaba muchas sugerencias realizadas por el campo mundial, fue analizada y votada como una expresión de las creencias
fundamentales adventistas del séptimo día. La segunda creencia establece lo siguiente: “Hay un solo Dios, que es una unidad de tres personas coeternas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y omnipresente. Es infinito y escapa a la comprensión humana; no obstante, se lo puede conocer mediante su propia revelación que ha efectuado de sí mismo. Es eternamente digno de reverencia, adoración y servicio por parte de toda la creación”.
Acerca del Hijo, incluye la frase “Aunque es verdaderamente Dios, sempiterno, también llegó a ser verdaderamente hombre”.

Elena de White y la trinidad:

La creencia número 5, titulada “Dios el Espíritu Santo”, comienza con la sentencia: “Dios el Espíritu Santo estuvo activo con el Padre y el Hijo en ocasión de la creación, la encarnación y la redención”.13 Así, la declaración de creencias, votada en 1980, apoya la doctrina de la Trinidad.

Elena de White enseñó que en Cristo “hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.
Eso solo podría ser verdadero si él es Dios en el sentido más elevado, y no derivara su existencia del Padre. Acerca del Espíritu Santo, ella instó a los estudiantes del Colegio Avondale, en 1899: “Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos”.25 (evangelismo 447)
En el contexto de la crisis de Kellogg, en 1905, escribió una advertencia a los obreros del área médica, endosando la doctrina de

la Trinidad: “El Padre es toda la plenitud de la Divinidad corporalmente, y es invisible para los ojos mortales. El Hijo es toda la  plenitud de la Divinidad manifestada. […]El Consolador, que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes –el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo”.

Solo alguien que creía en esta doctrina podría hablar de “tres personas vivientes en el trío celestial”. Los antitrinitarianos no usarían este lenguaje. Es más: sus declaraciones causaron sorpresa en muchas personas. M. L. Andreasen relata: “Recuerdo cuán atónitos nos quedamos cuando

El Deseado de todas las gentes fue publicado, pues contenía algunas cosas que no podíamos creer. Entre otras cosas, estaba la doctrina de la Trinidad, que no era generalmente aceptada por los adventistas de entonces”. Citado en RusselHolt, “The Doctrine of the Trinity in the Seventh-day Adventist Denomination” (Andrews University, 1969), p. 20.

El Deseado de todas las Gentes

El concepto errado que muchos tenían sobre Jesús y la enseñanza de que el era el único Dios y que no había Padre ni Espíritu Santo, y las influencias erradas que desmeritaban su divinidad fueron esclarecidas en la iglesia y sus pioneros con la publicación de este libro porque en el se aclararon aspectos muy importantes.

a)Jesús no era cualquier ser humano, era el Hijo de Dios}

b)No existía solamente Jesús como el único ser que se manifestaba de tres maneras, había un Padre y un Espíritu Santo además

c)Ella afirmó que el Espíritu Santo es una persona, al mencionarlo como “la tercera persona de la Divinidad”, concepto que ampliaría en posteriores escritos

A partir de que Elena escribiera estas declaraciones, hubo un cambio de parecer en cuanto a la Trinidad, aceptando que existen tres Personas divinas que coexisten eternamente como un solo Dios.

El salto vino con la publicación del artículo de Elena de White titulado “Cristo, el dador de la vida”, en el periódico
 Signs of the Times [Señales de los tiempos], en 1897,4 y del libro El Deseado de todas las gentes, en 1898. En el artículo, luego de citar Juan 10:18 (“Nadie me la quita [la vida], sino que yo de mí mismo la pongo”), declara: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.5 En El Deseado de todas las gentes, cita la ocasión en que Jesús les responde a los judíos, conforme a Juan 8:58: “De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy”, y comenta: “Cayó el silencio sobre la vasta concurrencia. El nombre de Dios, dado a Moisés para expresar la presencia eterna, había sido reclamado como suyo por este Rabino galileo. Se había proclamado a sí mismo como el que tenía existencia propia, el que había sido  prometido a Israel, ‘cuya procedencia es de antiguo tiempo, desde los días de la eternidad
¿cuál es la fuente de esta sentencia de la página 625 de

El Deseado de todas las gentes, ella escribe que “el pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino” (p. 625). Así es como el texto se ha leído desde su primera publicación en 1898.

El Deseado de todas las gentes? La encontramos en una carta que Elena de White le dirigió a “Mis hermanos en Norteamérica” [My Brethren in America], fechada el 6 de febrero de 1896. Ella escribió: “El mal se había estado acumulando durante siglos, y solo podía ser reprimido y resistido mediante el vigoroso poder del Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, que vendría no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino”.5 Esta carta fue copiada y enviada desde Australia a los líderes de la iglesia en Battle Creek, donde el presidente de la Asociación General, O. A. Olsen, la publicó al siguiente año en un panfleto que circuló entre líderes y ministros de la iglesia (Special Testimonies, N° 10, pp. 25-33). Esta publicación de ese tiempo provee otra evidencia –más allá de la obvia fecha de copyright– de que este pasaje de El Deseado de todas las gentes está tal cual se pudo leer en su primera publicación de 1898.

Pocas páginas después, repite la declaración de que “en Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”. Estas afirmaciones describen a Cristo como Dios en  el más alto sentido. No deriva del Padre, ni

La divinidad fue algo que no poseyera y que le fuera conferida. Es autoexistente, igual que el Padre en todos los aspectos. “Era igual a Dios, infinito y omnipotente… Es el Hijo eterno y existente por sí mismo”.

Declaraciones selectas

“existen tres personas vivientes en el Trió celestial” bible teacher 01/03/1906

“”el pecado solamente podía ser resistido y vencido a través de la poderosa agencia de la tercera persona de la divinidad (el Espíritu) el cual vendría no en una energía modificada sino que en la plenitud del poder divino. review and herald 19/05/1904

“El determino dar a su representante(el Espíritu) la Tercera Persona de la divinidad” signs of the times 01/12/1889

“cuando usted abiertamente renuncia al pecado y a Satanás, los tres Grandes Poderes del cielo se comprometen a ayudarlo para que usted sea un vencedor” signs of the times 12/o2/1902

“los tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo signs of the times 11/03/1903

“manténganse donde los Tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo puedan ser vuestra eficiencia” signs of the times 10/05/1905

“en la gran obra de conclusión nos encontraremos con peligros con los cuales no sabremos cómo lidiar, pero no nos olvidemos que los Tres Grandes poderes del cielo” están trabajando” revew and herald 05/05/1903

“El hecho de que haya sido bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo es una seguridad de que asi usted pide su ayuda, estos poderes le ayudaran en cada emergencia. 6T 99

“el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están comprometidos a cooperar con los santificados instrumentos humanos” review and herald 17/05/1906

“la divinidad estaba conmovida de piedad por la raza y el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo se dieron a Si mismos para llevar a cabo el plan de la redención” review and herald 02/05/1912

Conclusión:

Algunos  pioneros  del  adventismo  al  venir  de otras  iglesias  traían sus  pre-conceptos  sobre  la  trinidad   y otros  criticaron  el  trinitarismo  que  habla  de un ser manifestado  de tres maneras  distintas,  pero  después  de  la  publicación del libro  Deseado de Todas  las Gentes  y  de las  revelaciones divinas  a  Ellen White la  iglesia estableció como  una de  sus  doctrinas  la  doctrina  de la  Trinidad  desde  1913   y  la confirmó  en 1931  y  hoy  hace  parte  de nuestras  doctrinas  principales,  fundadas  en la  Biblia

er en cuenta algunos aspectos como:

1.Fueron hombres débiles y a lo que ellos se opusieron fue a la trinidad enseñada por la iglesia católica romana de  tres seres  porque  algunos  de  ellos  venían de  iglesias  que no  reconocían la  divinidad  de Jesús

2. Los diferentes pensamientos de ellos se deben es a que provenían de diferentes denominaciones,  algunas  trinitarias  y  otras  que  negaban la divinidad  de Jesús  como  un ser Eterno   e  igual  al Padre

3.La verdad es progresiva y de un solo golpe ellos no podían asentar todas sus creencias sino a medida que lo revelaba es Espíritu Santo”

La  trinidad  a la  que se  opusieron:

Al estudiar los escritos de los pioneros adventistas algunos de ellos no se oponían a la trinidad adventista tal como la concibió Ellen White y en la que creemos hoy día basados en las Escrituras.

Entre los años 1855 y 1877, durante esos 23 años en la Review and Herald solo se escribieron seis artículos en los que los pioneros hablaron contra la trinidad católica que durante ese tiempo también había estado pasando por momentos difíciles por los conceptos de algunos teólogos.

Los pioneros se opusieron a la trinidad católica de ese entonces que enseñaba  la  existencia de  tres  seres,  reconociendo  a Jesús  como  una persona  distinta  y  Eterna  igual que  el  Padre,  pero  los pioneros  traían  de sus  iglesias  el concepto  de que  Jesús  no era  igual  al Padre.

1. El caso James White

Debemos tener en cuenta que José Bates y James White habían sido miembros de la iglesia conexión cristiana, que rechazaba la doctrina de la trinidad Jaime White era pastor ordenado de esa iglesia. Cuando él y Bates se unieron al movimiento adventista, continuaron manteniendo la visión antitrinitaria que habían  aprendido en su denominación anterior en la que creían  que Jesús  no  era  un ser igual  al  Padre.

En 1852, él escribió que Cristo no era la misma persona que Dios el Padre, como lo enseñaban los Trinitarianos. Él rechazó “el antiguo absurdo Trinitariano”, que “Jesucristo es el verdadero y eterno Dios” (RH, 5 de Agosto de 1852).
De tal manera que no debiera haber malos entendidos en cuando a esa declaración, porque  él  estaba  emitiendo  un concepto  de  la  postura  creída  y enseñada  en su  iglesia  anterior(iglesia  conexión cristiana)

En el año siguiente James lo aclaró reafirmando su plena creencia en la divinidad de Cristo (RH, 8 de Septiembre de 1853; también en la RH, 12 de Octubre de 1876).

En 1877, James publicó un artículo titulado, “Cristo igual con Dios” (RH, 29 de Noviembre de 1877). Él mencionó su plena creencia en la divinidad de Cristo nuevamente, cerca del fin de su vida (RH, 5 de Julio de 1880).

Como podemos notar james White no se oponía a la trinidad adventista de tres  seres,  se  oponía  a la divinidad  de  Jesús,  pero  al  año  siguiente  y  en sus escritos posteriores cambió  el  concepto  y  reconoció  a  Jesús como  Dios.

1846, Jaime White se refirió al “viejo credo trinitariano antiescriturístico, de que Cristo es Dios eterno”.
 Pero en 1876 escribió que “los adventistas del séptimo día mantienen la divinidad de Cristo tan semejantemente a los trinitarianos, que no tenemos acusación aquí”.
 Un año después, declaró su creencia en la igualdad del Hijo con el Padre y condenó toda visión errónea que “hiciese a Cristo inferior al Padre”.
La forma como los espiritualizadores han vendido o negado al solo Señor Dios y nuestro Señor Jesucristo es primero usando el antiguo y no bíblico credo Trinitario, es decir, que Jesucristo es el Dios eterno, aunque no tienen ni un pasaje para probarlo, mientras que tenemos abundantes testimonios de la Escritura de que es el Hijo del Dios eterno (The Day Star, 24 de Enero, 1846)El aserto de que los dichos del Hijo y sus apóstoles son los mandamientos del Padre, está tan lejos de la verdad como la antigua absurdidad trinitaria que Jesucristo es el gran y eterno Dios (Review and Herald, Vol. 3, N 7, p. 52, párrafo 42; 5 de Agosto de 1852).Jesús oró para que sus discípulos pudieran ser uno como él era uno con su Padre. Esta oración no contemplaba un discípulo con doce cabezas, pero doce discípulos, hechos uno en objeto y esfuerzo en la causa de su maestro. Ninguno, el Padre y el Hijo son partes del triuno Dios. Ellos son dos distintos seres, aunque uno en el diseño y cumplimiento de la redención (Life Incidents, p. 343, 1868)La inexplicable Trinidad que hace la Deidad tres en uno y uno en tres, es muy mala; pero el Ultra Unitarismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. Pudo Dios haber dicho a un inferior, <Hagamos al hombre a nuestra imagen>? (Review and Herald, 2de Noviembre, 1877)Al final de su  vida  terminó  reconociendo la  divinidad  de Jesús  a  la que  anteriormente  se había  opuesto.

b)El caso de Undertwood:

Analicemos el caso de underwood, quien escribió contra la trinidad y luego al conocer la revelación divina por medio de Ellen White este hombre recapacito y cambio su concepto sobre el Espíritu Santo:

R. A. Underwood, presidente de la Asociación de Ohio, es un ejemplo claro de lo que sucedió con muchos de los pioneros de la Iglesia Adventista. Como la mayoría de ellos, sostenía una visión semiarriana de Cristo, con un subordinacionismo marcado. Así, en un artículo que escribió para la Adventist Review del 13 de agosto de 1889 [Adventist Review 13-8-1889], titulado “La obra de Cristo”, representó muy bien esta visión subordinacionista, declarando: “Cristo reconoce y siempre reconocerá que todo lo que es, es de su Padre, y a él siempre estará sujeto”  Christ and His Work].

No obstante, Underwood fue uno de los primeros en comprender el desarrollo que se había dado en el concepto que Elena de White tenía de la Divinidad. El mismo año en que ella publicara en El Deseado de todas las gentes esta cita acerca de Cristo: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra. ‘El que tiene al Hijo, tiene la vida’. La divinidad de Cristo es la garantía que el creyente tiene de la vida eterna” (p. 489) y afirmara que el Espíritu Santo es ”la tercera persona de la Divinidad” (p. 625)

 Underwood cambió su posición.

Así, en un artículo que apareció en la Adventist Review del 17 de mayo de 1898 [Adventist Review 17-5-1898], titulado “El Espíritu Santo, una persona”, él declaró contundentemente:

“Me parece extraño, ahora, haber creído que el Espíritu Santo es solo una influencia, en vista de la obra que realiza. Pero queremos la verdad porque es la verdad, y rechazamos el error porque es el error, sin importar la posición que hayamos sostenido en el pasado, o cualquier dificultad que podamos haber tenido, o podamos tener ahora, cuando vemos que el Espíritu Santo es una persona [ The Holy Spirit a Person].

Además, agregó: “es el plan de Satanás destruir toda fe en la personalidad de la Divinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.

¿Cómo llegó Underwood a considerar que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Divinidad? Él lo deja en claro al citar el manuscrito de “Special Testimony” n° 10 de Elena de White de 1906, donde ella misma declara que el Espíritu Santo es “la tercera persona de la Divinidad”.

c)El caso Urias Smith:

Originalmente, Urías Smith y otros enseñaron que Cristo era el primer ser creado. Pero posteriormente, adoptó la posición de que Cristo era unigénito no creado.

 Escritos de los pioneros contra la trinitarismo en una sola persona

Los pioneros adventistas lucharon contra el concepto de una sola persona que se manifestaba de tres formas, el cual es el mismo concepto de los pentecostales hoy día que dicen que solo existe Jesús y que él es gran Dios y no hay Padre y no hay Espíritu Santo como otras personas sino que son el mismo Jesus.

Ese mismo concepto era el que sostenían algunos teólogos católicos de la época y a la que los pioneros se opusieron:

“[Hablando de la doctrina del Dios Triuno]: Que una persona sea tres personas, y que tres personas son solamente una persona, es la doctrina que nosotros decimos que es contraria a la razón y al sentido común … Nuestro Creador lo ha hecho un absurdo para nosotros, que una persona sea tres personas, y que tres personas sean una persona; y en Su Palabra revelada, Él nunca nos ha pedido que creamos en eso”. Roy F. Cottrell, RH, 6 de Julio de 1869.


La inexplicable Trinidad que hace de la Divinidad tres en uno y uno en tres, es suficientemente mala; pero aquel ultra Unitarianismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. ¿Le dijo Dios a un inferior, ‘hagamos al hombre a nuestra imagen’?”. James White, RH, 29 de Noviembre de 1877. [Observe que James White fue cuidadoso al mencionar que Cristo no era inferior al Padre].

J. N. Loughborough:
En respuesta a la pregunta Qué serias objeciones tiene a la doctrina de la Trinidad? Hay muchas objeciones que podríamos argüir, pero a causa del limitado espacio las reduciremos a las tres siguientes1) Es contraria al sentido común 2) Es contraria a la Escritura 3) Es de origen Pagano y basada en fábulas…El Capítulo 17 de Juan es solo suficiente para refutar la doctrina de la Trinidad (Review and Herald, Vol. 18, p. 184, párrafo 1-11,- 5 de Noviembre, 1861)

R. F. Cottrell:
Que una persona son tres personas, y que tres personas son solo una persona, esta es la doctrina la cual decimos como contraria a la razón y el sentido común (R&H, julio 6, 1869).

J. N. Andrews
La doctrina de la Trinidad la cual fue establecida en la iglesia por el concilio de Nicea en el 325 DC…Esta doctrina destruye la personalidad de Dios, y de su Hijo Jesucristo nuestro Señor. La medida de la infamia por la cual esto fue forzado sobre la iglesia y que aparece sobre las páginas de la historia eclesiástica puede ser una fuente que cause que cada creyente en esta doctrina se avergüence (Review and Herald, Vol. 6, N 24, p. 185, 6 de Marzo de 1855

Como puede notarse ellos no se opusieron a la trinidad bíblica tal como la entiende la iglesia y como está consignada en los escritos de Ellen White, ellos se opusieron a la idea de que hay una sola persona que se manifiesta de tres formas y que esa persona es Jesús y que no hay Padre ni Espíritu Santo como dos personas independientes sino que son manifestaciones de esa sola persona que es Jesús como el único Dios, concepto que era enseñado por algunos teólogos católicos y que hoy es aceptada por los pentecostales.


Evidencias trinitarias de antes de 1990:

Entre 1898 y 1900, la Review and Herald imprimió tres artículos de “The King’s Messenger”, que transmitían claras enseñanzas trinitarias. El primero apareció en la Review and Herald del 20 de septiembre de 1898 [AR 20-9-1898 Portada], y se titulaba “El Dios-hombre” [The God-man]. Allí se dice: “El Dios-hombre es Emanuel, Dios con nosotros; Dios con nosotros en la persona y la presencia del Espíritu Santo”. Aquí el Espíritu Santo es una persona divina.

El segundo artículo, que apareció en la Adventist Review del 16 de enero de 1900 [AR 16-1-1900 – Portada], en el artículo titulado “La tercera persona” [AR 16-1-1900 – Página 3], censuraba el hecho de que los cristianos adoran al Padre y al Hijo, pero “no le dan el lugar de poder y de autoridad a su representante, el bendito Espíritu Santo”. El pronombre personal “he” es utilizado en todo el artículo para referirse al Espíritu Santo, en contraste con el pronombre impersonal “it”.

El tercer artículo apareció en la Adventist Review del 3 de abril de 1900 [AR 3-4-1900 – Portada] y es una prueba todavía más evidente del cambio que se había empezado a producir en la Iglesia Adventista con respecto a la doctrina de la trinidad. Se haba que el Espíritu Santo es “uno con el Padre y el Hijo y es enviado por ellos” [AR 3-4-1900- Página 2]. También se menciona que es una persona distinta, “pero siempre en conexión con Cristo”. Finalmente, el artículo aconseja al lector: “Amado, deja que él [el Espíritu Santo] te muestre cuán sorprendentemente hermosas son las personas estrechamente unidas de nuestro Dios triuno, manifestadas por la presencia personal del Espíritu Santo”.
Aquí se muestra claramente la creencia en un “Dios triuno”, en el que el Espíritu Santo es aceptado como una persona y miembro de la Deidad.

En 1930, los líderes africanos solicitaron a la Asociación General que se incluyera en el  year  book  o  libro  del  año

En 1931 se publicó una declaración de las “Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día” que contenía veintidós puntos. Fue preparada, a pedido del Comité de la Conferencia General, por un panel de cuatro personas que incluía al presidente de la Conferencia General, C. H. Watson, y al editor de la Review and Herald, F. M. Wilcox

Esta declaración, que comenzaba diciendo “los adventistas del séptimo día tienen ciertas creencias cuyos rasgos principales … pueden ser resumidos de la manera siguiente”, fue publicada anualmente en el Yearbook desde ese año y, por voto del Comité Ejecutivo de la Conferencia General,

En 1931, la iglesia había revisado y publicado 22 Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día. Las creencias fundamentales dos y tres incluían afirmaciones sobre la Trinidad y la plena deidad de Cristo,

Yearbook (anuario adventista) una declaración acerca de las creencias adventistas. “Esta declaración–decían ellos– ayudaría a los oficiales del Gobierno y otras personas a comprender mejor nuestra obra”.  Entonces se escogió una comisión de cuatro miembros para elaborar esta declaración. La comisión produjo 22 puntos de creencias, que en 1931 fueron impresos en el Yearbook.

La tercera y la cuarta creencias fundamentales establecen lo siguiente:
“Que la Divinidad, o Trinidad, consiste en el Padre Eterno, un Ser personal, espiritual, omnipotente, omnipresente, omnisciente, infinito en sabiduría y amor; el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, a través de quien todas las cosas fueron creadas y a través de quien la salvación de multitudes redimidas será cumplida; el Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, el gran poder regenerador en la obra de redención (S. Mat. 28:19). “Que Jesucristo es completamente Dios, y es de la misma naturaleza y esencia que el Padre Eterno. Aun reteniendo su naturaleza divina, tomó sobre sí la naturaleza de la familia humana, vivió en la tierra como hombre, mostró en su vida, como nuestro Ejemplo, los principios de la justicia, probó su relación con Dios por medio de muchos milagros poderosos, murió en la cruz por nuestros pecados, resucitó de la muerte y ascendió al Padre, donde vive para interceder por nosotros” (Juan 1:1, 14; Heb. 2:9-18; 8:1, 2; 4:14-16; 7:25)”.10 Estas declaraciones expresaban la doctrina bíblica de la Trinidad. Cristo es descripto como Dios, existente por sí mismo y eterno; y el Espíritu Santo es identificado como la tercera persona de la Deidad.

Pero no fue sino bien entrada la década de 1940 cuando continuaron los debates dentro de la iglesia sobre la deidad de Cristo.

Para la década de 1950, la iglesia pudo decir que sería reconocida como una denominación verdaderamente trinitaria.

Antes de la asamblea de 1980, en Dallas, la Asociación General envió a las divisiones mundiales una propuesta de declaración, que contenía 27 creencias fundamentales. Durante la asamblea, una versión revisada, que incorporaba muchas sugerencias realizadas por el campo mundial, fue analizada y votada como una expresión de las creencias
fundamentales adventistas del séptimo día. La segunda creencia establece lo siguiente: “Hay un solo Dios, que es una unidad de tres personas coeternas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y omnipresente. Es infinito y escapa a la comprensión humana; no obstante, se lo puede conocer mediante su propia revelación que ha efectuado de sí mismo. Es eternamente digno de reverencia, adoración y servicio por parte de toda la creación”.
Acerca del Hijo, incluye la frase “Aunque es verdaderamente Dios, sempiterno, también llegó a ser verdaderamente hombre”.

Elena de White y la trinidad:

La creencia número 5, titulada “Dios el Espíritu Santo”, comienza con la sentencia: “Dios el Espíritu Santo estuvo activo con el Padre y el Hijo en ocasión de la creación, la encarnación y la redención”.13 Así, la declaración de creencias, votada en 1980, apoya la doctrina de la Trinidad.

Elena de White enseñó que en Cristo “hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.
Eso solo podría ser verdadero si él es Dios en el sentido más elevado, y no derivara su existencia del Padre. Acerca del Espíritu Santo, ella instó a los estudiantes del Colegio Avondale, en 1899: “Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos”.25 (evangelismo 447)
En el contexto de la crisis de Kellogg, en 1905, escribió una advertencia a los obreros del área médica, endosando la doctrina de

la Trinidad: “El Padre es toda la plenitud de la Divinidad corporalmente, y es invisible para los ojos mortales. El Hijo es toda la  plenitud de la Divinidad manifestada. […]El Consolador, que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes –el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo”.

Solo alguien que creía en esta doctrina podría hablar de “tres personas vivientes en el trío celestial”. Los antitrinitarianos no usarían este lenguaje. Es más: sus declaraciones causaron sorpresa en muchas personas. M. L. Andreasen relata: “Recuerdo cuán atónitos nos quedamos cuando

El Deseado de todas las gentes fue publicado, pues contenía algunas cosas que no podíamos creer. Entre otras cosas, estaba la doctrina de la Trinidad, que no era generalmente aceptada por los adventistas de entonces”. Citado en RusselHolt, “The Doctrine of the Trinity in the Seventh-day Adventist Denomination” (Andrews University, 1969), p. 20.

El Deseado de todas las Gentes

El concepto errado que muchos tenían sobre Jesús y la enseñanza de que el era el único Dios y que no había Padre ni Espíritu Santo, y las influencias erradas que desmeritaban su divinidad fueron esclarecidas en la iglesia y sus pioneros con la publicación de este libro porque en el se aclararon aspectos muy importantes.

a)Jesús no era cualquier ser humano, era el Hijo de Dios}

b)No existía solamente Jesús como el único ser que se manifestaba de tres maneras, había un Padre y un Espíritu Santo además

c)Ella afirmó que el Espíritu Santo es una persona, al mencionarlo como “la tercera persona de la Divinidad”, concepto que ampliaría en posteriores escritos

A partir de que Elena escribiera estas declaraciones, hubo un cambio de parecer en cuanto a la Trinidad, aceptando que existen tres Personas divinas que coexisten eternamente como un solo Dios.

El salto vino con la publicación del artículo de Elena de White titulado “Cristo, el dador de la vida”, en el periódico
 Signs of the Times [Señales de los tiempos], en 1897,4 y del libro El Deseado de todas las gentes, en 1898. En el artículo, luego de citar Juan 10:18 (“Nadie me la quita [la vida], sino que yo de mí mismo la pongo”), declara: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.5 En El Deseado de todas las gentes, cita la ocasión en que Jesús les responde a los judíos, conforme a Juan 8:58: “De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy”, y comenta: “Cayó el silencio sobre la vasta concurrencia. El nombre de Dios, dado a Moisés para expresar la presencia eterna, había sido reclamado como suyo por este Rabino galileo. Se había proclamado a sí mismo como el que tenía existencia propia, el que había sido  prometido a Israel, ‘cuya procedencia es de antiguo tiempo, desde los días de la eternidad
¿cuál es la fuente de esta sentencia de la página 625 de

El Deseado de todas las gentes, ella escribe que “el pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino” (p. 625). Así es como el texto se ha leído desde su primera publicación en 1898.

El Deseado de todas las gentes? La encontramos en una carta que Elena de White le dirigió a “Mis hermanos en Norteamérica” [My Brethren in America], fechada el 6 de febrero de 1896. Ella escribió: “El mal se había estado acumulando durante siglos, y solo podía ser reprimido y resistido mediante el vigoroso poder del Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, que vendría no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino”.5 Esta carta fue copiada y enviada desde Australia a los líderes de la iglesia en Battle Creek, donde el presidente de la Asociación General, O. A. Olsen, la publicó al siguiente año en un panfleto que circuló entre líderes y ministros de la iglesia (Special Testimonies, N° 10, pp. 25-33). Esta publicación de ese tiempo provee otra evidencia –más allá de la obvia fecha de copyright– de que este pasaje de El Deseado de todas las gentes está tal cual se pudo leer en su primera publicación de 1898.

Pocas páginas después, repite la declaración de que “en Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”. Estas afirmaciones describen a Cristo como Dios en  el más alto sentido. No deriva del Padre, ni

La divinidad fue algo que no poseyera y que le fuera conferida. Es autoexistente, igual que el Padre en todos los aspectos. “Era igual a Dios, infinito y omnipotente… Es el Hijo eterno y existente por sí mismo”.

Declaraciones selectas

“existen tres personas vivientes en el Trió celestial” bible teacher 01/03/1906

“”el pecado solamente podía ser resistido y vencido a través de la poderosa agencia de la tercera persona de la divinidad (el Espíritu) el cual vendría no en una energía modificada sino que en la plenitud del poder divino. review and herald 19/05/1904

“El determino dar a su representante(el Espíritu) la Tercera Persona de la divinidad” signs of the times 01/12/1889

“cuando usted abiertamente renuncia al pecado y a Satanás, los tres Grandes Poderes del cielo se comprometen a ayudarlo para que usted sea un vencedor” signs of the times 12/o2/1902

“los tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo signs of the times 11/03/1903

“manténganse donde los Tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo puedan ser vuestra eficiencia” signs of the times 10/05/1905

“en la gran obra de conclusión nos encontraremos con peligros con los cuales no sabremos cómo lidiar, pero no nos olvidemos que los Tres Grandes poderes del cielo” están trabajando” revew and herald 05/05/1903

“El hecho de que haya sido bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo es una seguridad de que asi usted pide su ayuda, estos poderes le ayudaran en cada emergencia. 6T 99

“el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están comprometidos a cooperar con los santificados instrumentos humanos” review and herald 17/05/1906

“la divinidad estaba conmovida de piedad por la raza y el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo se dieron a Si mismos para llevar a cabo el plan de la redención” review and herald 02/05/1912

Conclusión:

Algunos  pioneros  del  adventismo  al  venir  de otras  iglesias  traían sus  pre-conceptos  sobre  la  trinidad   y otros  criticaron  el  trinitarismo  que  habla  de un ser manifestado  de tres maneras  distintas,  pero  después  de  la  publicación del libro  Deseado de Todas  las Gentes  y  de las  revelaciones divinas  a  Ellen White la  iglesia estableció como  una de  sus  doctrinas  la  doctrina  de la  Trinidad  desde  1913   y  la confirmó  en 1931  y  hoy  hace  parte  de nuestras  doctrinas  principales,  fundadas  en la  Biblia

Introduccón

Muchos adventistas del séptimo día vienen con citas como la de abajo, para sostener que ya no pueden haber más verdades por ser reveladas y aceptadas por la Iglesia. Pero nunca Elena de White afirna que no habrá más verdades sino al contrario. Como podemos ver el principio que expresa la cita de abajo es que los Hitos Antiguos no pueden ser reemplazados por otras verdades nuevas:

“Se levantarán hombres y mujeres, profesando tener alguna nueva luz o alguna nueva revelación que tenderá a conmover la fe en los antiguos hitos. Sus doctrinas no soportarán la prueba de la Palabra de Dios, pero habrá almas que serán engañadas. Harán circular falsos informes, y algunos serán prendidos en esta trampa… No podemos ejercer demasiado cuidado contra toda forma de error, porque Satanás está tratando constantemente de apartar a los hombres de la verdad.” 2JT 105, 107 (1885).

Ella dice claramente que aún las doctrinas (reveladas después de haberse establecido los Hitos Antiguos- los fundamentos de nuestra fe) aceptadas por la Iglesia pueden contener errores y que un estudio más fiel de la Biblia las puede corregir.

“Dijo mi guía, „Hay mucha luz que todavía va a brillar desde la ley de Dios y el evangelio de  la justicia. El mensaje, entendido en su carácter verdadero, y proclamado en el Espíritu, va alumbrar la tierra con su gloria.” 2MR 58, 1888 Materiales, p. 160, y en 3 EGW Biografía, p 389

No hay excusa para que alguno tome la posición de que no hay más verdades para ser reveladas, y que todas nuestras exposiciones de las Escrituras carecen de errores.Que ciertas doctrinas hayan sido sostenidas como verdades durante muchos años no es una prueba de que nuestras ideas son infalibles. El paso del tiempo no convertirá el error en verdad, y la verdad tiene la capacidad de ser imparcial. Ninguna doctrina verdadera perderá algo por una investigación cuidadosa. OP 35.2

Otros hermanos dicen que hablar de ciertos asuntos delicados de la Biblia puede ofender a Dios, que pertenecen a Su sabiduría infinita y deberíamos de meternos en tal asuntos.

“Nada me alarma más que ver el espíritu de desavenencia manifestado por nuestros hermanos. Estamos en terreno peligroso cuando no podemos unirnos como cristianos y examinar cortésmente los puntos controvertidos. Siento el deseo de huir del lugar, no sea que reciba el molde de aquellos que no pueden investigar sinceramente las doctrinas de la Biblia. “Los que no pueden examinar imparcialmente las evidencias de una posición que difiere de la suya, no son idóneos para enseñar en departamento alguno de la causa de Dios.” Ellen G White 1MS 482.

Estudio

Otros dicen que la doctrina de la Deidad es invención catolica y por eso no debemos de aceptarla.

Entre los pioneros habian dos grupos: trinitarios y antitrinitarios, sin embargo esto no fue un impedimento para poder trabajar juntos en la proclamación del mensaje del tercer ángel. Elena de White no declaro su posición hasta cerca del año 1900. Alrededor de esta fecha y después ella tiene muchas citas que revelan su creencia acerca de la Deidad. Es por esa razón el hecho de que no ha sido antes aceptada como doctrina biblica. La Iglesia presento esa doctrina en el año 1913, mientras todavía vivía Elena de White, y ella no se opuso al hecho.

Elena de White nunca usó el termino “Trinidad”, aunque ella refirió que hay Tres personas vivientes en el Trio celestial. (El Evangelismo, p. 446).

Ella creyó en la plenitud de la deidad de Cristo, declarando que Cristo era Dios esencialmente y en el sentido mas elevado Era con Dios desde toda la eternidad, Dios sobre todo, bendito para siempre. (Review and Herald, Abril 5, 1906; ver Exaltad a Jesús, p. 10; Mensajes Selectos, tomo 1, p. 290).

Ella tambien se refirió al Espíritu Santo como la Tercera persona de la Divinidad (El Deseado de todas las gentes, p. 625).

Sus comentarios, como son recopilados en El Evangelismo, paginas 445-448, sugieren que ella creyó que las Escrituras enseñan la existencia de tres personas divinas co-eternas.

Varias declaraciones acerca de la personalidad del Espíritu Santo están recopiladas en El Evangelismo, páginas 447-448. En 1906, por ejemplo, ella escribió:

El Espíritu Santo tiene una personalidad, de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros Espíritus y con nuestros Espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una Persona divina, además, porque en caso contrario no podría escudriñar los secretos que está ocultos en la mente de Dios. Porque quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el Espíritu del hombre que está en el. Asi tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Cor. 2: 11) (El Evangelismo, 447, 448).

La mente humana se impresiona con esta ceremonia, que es el comienzo de la vida cristiana. Significa mucho. La obra de la salvación no es un asunto pequeño, sino tan vasto que las más elevadas autoridades aprenden por la fe expresada por el instrumento humano. La eterna Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, está involucrada en la acción requerida para dar seguridad al instrumento humano y unir a todo el cielo para que contribuya al ejercicio de las facultades humanas, a fin de alcanzar la plenitud de los tres poderes para unirlos en la gran obra designada. Uniendo los poderes celestiales con los humanos, los hombres pueden llegar a ser, por medio de la eficacia celestial, partícipes de la naturaleza divina y obreros juntamente con Cristo. Alza tus ojos – Pag. 146

La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención. Con el fin de llevar a cabo plenamente ese plan, se decidió que Cristo, el Hijo unigénito de Dios, se entregara a sí mismo como ofrenda por el pecado. ¿Con qué se podría medir la profundidad de este amor? Dios quería hacer que resultara imposible para el hombre decir que hubiera podido hacer más (Consejos sobre la salud, p. 219).

Al describir a sus discípulos la obra y el cargo del Espíritu Santo, Jesús trató de inspirarles el gozo y la esperanza que alentaba su propio corazón. Se regocijaba por la ayuda abundante que había provisto para su iglesia. El Espíritu Santo era el más elevado de todos los dones que podía solicitar de su Padre para la exaltación de su pueblo. El Espíritu iba a ser dado como agente regenerador, y sin esto el sacrificio de Cristo habría sido inútil. El poder del mal se había estado fortaleciendo durante siglos, y la sumisión de los hombres a este cautiverio satánico era asombrosa. El pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino. El Espíritu es el que hace eficaz lo que ha sido realizado por el Redentor del mundo. Por el Espíritu es purificado el corazón. Por el Espíritu llega a ser el creyente participe de la naturaleza divina. Cristo ha dado su Espíritu como poder divino para vencer todas las tendencias hacia el mal, hereditarias y cultivadas, y para grabar su propio carácter en su iglesia”. Deseado de todas las gentes pág 626, 1898.

…que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre (singular) de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63. Año 1905).

“El determino dar a su representante(el Espiritu) la Tercera Persona de la divinidad” signs of the times 01/12/1889

“cuando usted abiertamente renuncia al pecado y a satanas, los tres Grandes Poderes del cielo se comprometen a ayudarlo para que usted sea un vencedor” signs of the times 12/o2/1902

los tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo signs of the times 11/03/1903

“mantenganse donde los Tres Grandes podereses del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo puedan ser vuestra eficiencia” signs of the times 10/05/1905

“en la gran obra de conclusion nos encontraremos con peligros con los cuales no sabremos como lidiar, pero no nos olvidemos que los Tres Grandes poderes del cielo” estan trabajando” revew and herald 05/05/1903

“El hecho de que halla sido bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo es una seguridad de que asi usted pide su yuda, estos poderes le ayudaran en cada emergencia. 6T 99

el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo estan comprometidos a cooperar con los santificados instrumentos humanos” review and herald 17/05/1906

“la Divinidad estaba conmovida de piedad por la raza y el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo se dieron a Si mismos para llevar a cabo el plan de la redención” review and herald 02/05/1912

Gracias 32902 Visitantes¡Aqui en esta página!

El Consolador que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal.  Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo. (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63.  Año 1905).

En la infancia y la juventud, él [Cristo] tenía un carácter perfecto, lo que marcó Su vida después. Él creció en sabiduría y conocimiento. Cuando se traían sacrificios, el Espíritu Santo Le enseñaba que Su vida iba a ser sacrificada por la vida del mundo.” TA 167

Debemos entender que el Espíritu Santo, que es tanto una Persona como lo es Dios [Padre] una Persona, camina a través de estos lugares. Manuscript 66, 1899. (De un discurso a los estudiantes de la escuela en Avondale) Ev 616

Al pecado se le puede resistir y sólo puede ser superado por el fuerte trabajo de la Tercera Persona de la Deidad, que no viene con un poder modificado, sino con la plenitud de poder divino”. DA 671

El trabajo se dispone/ es presentado antes de cada alma que expresa la fe en Jesucristo a través del bautismo y se convirtió en un beneficiario del trabajo de las Tres Personas – Padre, Hijo y Espíritu Santo..” MS 57, 1900

El Espíritu Santo es una Persona porque da testimonio junto a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios”. MS 20, 1906, p.9

El Espíritu Santo es el Consolador, en nombre de Cristo. El personfíca a Cristo, sin embargo, es una Personalidad distinta.” MS 93, 1893

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, Poderes infinitos y omniscientes, reciben a los que realmente entran en una relación de pacto con Dios. Tres Agentes distintos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, trabajan juntos para los seres humanos”. MS 27a, 1900

Estudio más amplio – Historia  de la  trinidad  en la IASD

La doctrina de la Deidad es una de nuestras doctrinas distintivas y esta se encuentra fundamentada en la Palabra de Dios.

Durante los últimos años la doctrina de la Deidad ha sido atacada y se ha pretendido decir que no siempre creímos en ésta y que nuestros pioneros se opusieron a ella grandemente, pero un estudio cuidadoso de sus escritos y de la historia de la doctrina de la Deidad en nuestra iglesia nos mostraran  que esta doctrina siempre estuvo allí y siempre fue enseñada y creída por los pioneros.

Dice la Biblia hechos 20: 28-30” por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”

Esta es una clara advertencia bíblica ante el levantamiento de lobos en el seno de la iglesia que vendrían y enseñarían cosas ajenas a ella y que arrastrarían tras si a muchos.

Durante estos últimos años dentro de la iglesia se ha levantado un movimiento antitrinitario argumentando falsos conceptos tomados de algunos escritos de los pioneros de la iglesia y aun del mismo espíritu de profecía; fuera  de su contexto, para desmeritar al Espíritu Santo y colocarlo a un nivel inferior como si no fuera una de las tres personas de la trinidad.

Es cierto que que algunos pioneros de la iglesia escribieron conceptos aparentemente contra la Deidad, pero para entender cuál es el sentido de lo que ellos dijeron, y a que trinidad se referían debemos tener en cuenta algunos aspectos como:

1.Fueron hombres débiles y a lo que ellos se opusieron fue a la trinidad enseñada por la iglesia católica romana de  tres seres  porque  algunos  de  ellos  venían de  iglesias  que no  reconocían la  divinidad  de Jesús

2. Los diferentes pensamientos de ellos se deben es a que provenían de diferentes denominaciones,  algunas  trinitarias  y  otras  que  negaban la divinidad  de Jesús  como  un ser Eterno   e  igual  al Padre

3.La verdad es progresiva y de un solo golpe ellos no podían asentar todas sus creencias sino a medida que lo revelaba es Espíritu Santo”

La  trinidad  a la  que se  opusieron:

Al estudiar los escritos de los pioneros adventistas algunos de ellos no se oponían a la trinidad adventista tal como la concibió Ellen White y en la que creemos hoy día basados en las Escrituras.

Entre los años 1855 y 1877, durante esos 23 años en la Review and Herald solo se escribieron seis artículos en los que los pioneros hablaron contra la trinidad católica que durante ese tiempo también había estado pasando por momentos difíciles por los conceptos de algunos teólogos.

Los pioneros se opusieron a la trinidad católica de ese entonces que enseñaba  la  existencia de  tres  seres,  reconociendo  a Jesús  como  una persona  distinta  y  Eterna  igual que  el  Padre,  pero  los pioneros  traían  de sus  iglesias  el concepto  de que  Jesús  no era  igual  al Padre.

1. El caso James White

Debemos tener en cuenta que José Bates y James White habían sido miembros de la iglesia conexión cristiana, que rechazaba la doctrina de la trinidad Jaime White era pastor ordenado de esa iglesia. Cuando él y Bates se unieron al movimiento adventista, continuaron manteniendo la visión antitrinitaria que habían  aprendido en su denominación anterior en la que creían  que Jesús  no  era  un ser igual  al  Padre.

En 1852, él escribió que Cristo no era la misma persona que Dios el Padre, como lo enseñaban los Trinitarianos. Él rechazó “el antiguo absurdo Trinitariano”, que “Jesucristo es el verdadero y eterno Dios” (RH, 5 de Agosto de 1852).
De tal manera que no debiera haber malos entendidos en cuando a esa declaración, porque  él  estaba  emitiendo  un concepto  de  la  postura  creída  y enseñada  en su  iglesia  anterior(iglesia  conexión cristiana)

En el año siguiente James lo aclaró reafirmando su plena creencia en la divinidad de Cristo (RH, 8 de Septiembre de 1853; también en la RH, 12 de Octubre de 1876).

En 1877, James publicó un artículo titulado, “Cristo igual con Dios” (RH, 29 de Noviembre de 1877). Él mencionó su plena creencia en la divinidad de Cristo nuevamente, cerca del fin de su vida (RH, 5 de Julio de 1880).

Como podemos notar james White no se oponía a la trinidad adventista de tres  seres,  se  oponía  a la divinidad  de  Jesús,  pero  al  año  siguiente  y  en sus escritos posteriores cambió  el  concepto  y  reconoció  a  Jesús como  Dios.

1846, Jaime White se refirió al “viejo credo trinitariano antiescriturístico, de que Cristo es Dios eterno”.
 Pero en 1876 escribió que “los adventistas del séptimo día mantienen la divinidad de Cristo tan semejantemente a los trinitarianos, que no tenemos acusación aquí”.
 Un año después, declaró su creencia en la igualdad del Hijo con el Padre y condenó toda visión errónea que “hiciese a Cristo inferior al Padre”.
La forma como los espiritualizadores han vendido o negado al solo Señor Dios y nuestro Señor Jesucristo es primero usando el antiguo y no bíblico credo Trinitario, es decir, que Jesucristo es el Dios eterno, aunque no tienen ni un pasaje para probarlo, mientras que tenemos abundantes testimonios de la Escritura de que es el Hijo del Dios eterno (The Day Star, 24 de Enero, 1846)El aserto de que los dichos del Hijo y sus apóstoles son los mandamientos del Padre, está tan lejos de la verdad como la antigua absurdidad trinitaria que Jesucristo es el gran y eterno Dios (Review and Herald, Vol. 3, N 7, p. 52, párrafo 42; 5 de Agosto de 1852).Jesús oró para que sus discípulos pudieran ser uno como él era uno con su Padre. Esta oración no contemplaba un discípulo con doce cabezas, pero doce discípulos, hechos uno en objeto y esfuerzo en la causa de su maestro. Ninguno, el Padre y el Hijo son partes del triuno Dios. Ellos son dos distintos seres, aunque uno en el diseño y cumplimiento de la redención (Life Incidents, p. 343, 1868)La inexplicable Trinidad que hace la Deidad tres en uno y uno en tres, es muy mala; pero el Ultra Unitarismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. Pudo Dios haber dicho a un inferior, <Hagamos al hombre a nuestra imagen>? (Review and Herald, 2de Noviembre, 1877)Al final de su  vida  terminó  reconociendo la  divinidad  de Jesús  a  la que  anteriormente  se había  opuesto.

b)El caso de Undertwood:

Analicemos el caso de underwood, quien escribió contra la trinidad y luego al conocer la revelación divina por medio de Ellen White este hombre recapacito y cambio su concepto sobre el Espíritu Santo:

R. A. Underwood, presidente de la Asociación de Ohio, es un ejemplo claro de lo que sucedió con muchos de los pioneros de la Iglesia Adventista. Como la mayoría de ellos, sostenía una visión semiarriana de Cristo, con un subordinacionismo marcado. Así, en un artículo que escribió para la Adventist Review del 13 de agosto de 1889 [Adventist Review 13-8-1889], titulado “La obra de Cristo”, representó muy bien esta visión subordinacionista, declarando: “Cristo reconoce y siempre reconocerá que todo lo que es, es de su Padre, y a él siempre estará sujeto”  Christ and His Work].

No obstante, Underwood fue uno de los primeros en comprender el desarrollo que se había dado en el concepto que Elena de White tenía de la Divinidad. El mismo año en que ella publicara en El Deseado de todas las gentes esta cita acerca de Cristo: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra. ‘El que tiene al Hijo, tiene la vida’. La divinidad de Cristo es la garantía que el creyente tiene de la vida eterna” (p. 489) y afirmara que el Espíritu Santo es ”la tercera persona de la Divinidad” (p. 625)

 Underwood cambió su posición.

Así, en un artículo que apareció en la Adventist Review del 17 de mayo de 1898 [Adventist Review 17-5-1898], titulado “El Espíritu Santo, una persona”, él declaró contundentemente:

“Me parece extraño, ahora, haber creído que el Espíritu Santo es solo una influencia, en vista de la obra que realiza. Pero queremos la verdad porque es la verdad, y rechazamos el error porque es el error, sin importar la posición que hayamos sostenido en el pasado, o cualquier dificultad que podamos haber tenido, o podamos tener ahora, cuando vemos que el Espíritu Santo es una persona [ The Holy Spirit a Person].

Además, agregó: “es el plan de Satanás destruir toda fe en la personalidad de la Divinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.

¿Cómo llegó Underwood a considerar que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Divinidad? Él lo deja en claro al citar el manuscrito de “Special Testimony” n° 10 de Elena de White de 1906, donde ella misma declara que el Espíritu Santo es “la tercera persona de la Divinidad”.

c)El caso Urias Smith:

Originalmente, Urías Smith y otros enseñaron que Cristo era el primer ser creado. Pero posteriormente, adoptó la posición de que Cristo era unigénito no creado.

 Escritos de los pioneros contra la trinitarismo en una sola persona

Los pioneros adventistas lucharon contra el concepto de una sola persona que se manifestaba de tres formas, el cual es el mismo concepto de los pentecostales hoy día que dicen que solo existe Jesús y que él es gran Dios y no hay Padre y no hay Espíritu Santo como otras personas sino que son el mismo Jesus.

Ese mismo concepto era el que sostenían algunos teólogos católicos de la época y a la que los pioneros se opusieron:

“[Hablando de la doctrina del Dios Triuno]: Que una persona sea tres personas, y que tres personas son solamente una persona, es la doctrina que nosotros decimos que es contraria a la razón y al sentido común … Nuestro Creador lo ha hecho un absurdo para nosotros, que una persona sea tres personas, y que tres personas sean una persona; y en Su Palabra revelada, Él nunca nos ha pedido que creamos en eso”. Roy F. Cottrell, RH, 6 de Julio de 1869.


La inexplicable Trinidad que hace de la Divinidad tres en uno y uno en tres, es suficientemente mala; pero aquel ultra Unitarianismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. ¿Le dijo Dios a un inferior, ‘hagamos al hombre a nuestra imagen’?”. James White, RH, 29 de Noviembre de 1877. [Observe que James White fue cuidadoso al mencionar que Cristo no era inferior al Padre].

J. N. Loughborough:
En respuesta a la pregunta Qué serias objeciones tiene a la doctrina de la Trinidad? Hay muchas objeciones que podríamos argüir, pero a causa del limitado espacio las reduciremos a las tres siguientes1) Es contraria al sentido común 2) Es contraria a la Escritura 3) Es de origen Pagano y basada en fábulas…El Capítulo 17 de Juan es solo suficiente para refutar la doctrina de la Trinidad (Review and Herald, Vol. 18, p. 184, párrafo 1-11,- 5 de Noviembre, 1861)

R. F. Cottrell:
Que una persona son tres personas, y que tres personas son solo una persona, esta es la doctrina la cual decimos como contraria a la razón y el sentido común (R&H, julio 6, 1869).

J. N. Andrews
La doctrina de la Trinidad la cual fue establecida en la iglesia por el concilio de Nicea en el 325 DC…Esta doctrina destruye la personalidad de Dios, y de su Hijo Jesucristo nuestro Señor. La medida de la infamia por la cual esto fue forzado sobre la iglesia y que aparece sobre las páginas de la historia eclesiástica puede ser una fuente que cause que cada creyente en esta doctrina se avergüence (Review and Herald, Vol. 6, N 24, p. 185, 6 de Marzo de 1855

Como puede notarse ellos no se opusieron a la trinidad bíblica tal como la entiende la iglesia y como está consignada en los escritos de Ellen White, ellos se opusieron a la idea de que hay una sola persona que se manifiesta de tres formas y que esa persona es Jesús y que no hay Padre ni Espíritu Santo como dos personas independientes sino que son manifestaciones de esa sola persona que es Jesús como el único Dios, concepto que era enseñado por algunos teólogos católicos y que hoy es aceptada por los pentecostales.


Evidencias trinitarias de antes de 1990:

Entre 1898 y 1900, la Review and Herald imprimió tres artículos de “The King’s Messenger”, que transmitían claras enseñanzas trinitarias. El primero apareció en la Review and Herald del 20 de septiembre de 1898 [AR 20-9-1898 Portada], y se titulaba “El Dios-hombre” [The God-man]. Allí se dice: “El Dios-hombre es Emanuel, Dios con nosotros; Dios con nosotros en la persona y la presencia del Espíritu Santo”. Aquí el Espíritu Santo es una persona divina.

El segundo artículo, que apareció en la Adventist Review del 16 de enero de 1900 [AR 16-1-1900 – Portada], en el artículo titulado “La tercera persona” [AR 16-1-1900 – Página 3], censuraba el hecho de que los cristianos adoran al Padre y al Hijo, pero “no le dan el lugar de poder y de autoridad a su representante, el bendito Espíritu Santo”. El pronombre personal “he” es utilizado en todo el artículo para referirse al Espíritu Santo, en contraste con el pronombre impersonal “it”.

El tercer artículo apareció en la Adventist Review del 3 de abril de 1900 [AR 3-4-1900 – Portada] y es una prueba todavía más evidente del cambio que se había empezado a producir en la Iglesia Adventista con respecto a la doctrina de la trinidad. Se haba que el Espíritu Santo es “uno con el Padre y el Hijo y es enviado por ellos” [AR 3-4-1900- Página 2]. También se menciona que es una persona distinta, “pero siempre en conexión con Cristo”. Finalmente, el artículo aconseja al lector: “Amado, deja que él [el Espíritu Santo] te muestre cuán sorprendentemente hermosas son las personas estrechamente unidas de nuestro Dios triuno, manifestadas por la presencia personal del Espíritu Santo”.
Aquí se muestra claramente la creencia en un “Dios triuno”, en el que el Espíritu Santo es aceptado como una persona y miembro de la Deidad.

En 1930, los líderes africanos solicitaron a la Asociación General que se incluyera en el  year  book  o  libro  del  año

En 1931 se publicó una declaración de las “Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día” que contenía veintidós puntos. Fue preparada, a pedido del Comité de la Conferencia General, por un panel de cuatro personas que incluía al presidente de la Conferencia General, C. H. Watson, y al editor de la Review and Herald, F. M. Wilcox

Esta declaración, que comenzaba diciendo “los adventistas del séptimo día tienen ciertas creencias cuyos rasgos principales … pueden ser resumidos de la manera siguiente”, fue publicada anualmente en el Yearbook desde ese año y, por voto del Comité Ejecutivo de la Conferencia General,

En 1931, la iglesia había revisado y publicado 22 Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día. Las creencias fundamentales dos y tres incluían afirmaciones sobre la Trinidad y la plena deidad de Cristo,

Yearbook (anuario adventista) una declaración acerca de las creencias adventistas. “Esta declaración–decían ellos– ayudaría a los oficiales del Gobierno y otras personas a comprender mejor nuestra obra”.  Entonces se escogió una comisión de cuatro miembros para elaborar esta declaración. La comisión produjo 22 puntos de creencias, que en 1931 fueron impresos en el Yearbook.

La tercera y la cuarta creencias fundamentales establecen lo siguiente:
“Que la Divinidad, o Trinidad, consiste en el Padre Eterno, un Ser personal, espiritual, omnipotente, omnipresente, omnisciente, infinito en sabiduría y amor; el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, a través de quien todas las cosas fueron creadas y a través de quien la salvación de multitudes redimidas será cumplida; el Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, el gran poder regenerador en la obra de redención (S. Mat. 28:19). “Que Jesucristo es completamente Dios, y es de la misma naturaleza y esencia que el Padre Eterno. Aun reteniendo su naturaleza divina, tomó sobre sí la naturaleza de la familia humana, vivió en la tierra como hombre, mostró en su vida, como nuestro Ejemplo, los principios de la justicia, probó su relación con Dios por medio de muchos milagros poderosos, murió en la cruz por nuestros pecados, resucitó de la muerte y ascendió al Padre, donde vive para interceder por nosotros” (Juan 1:1, 14; Heb. 2:9-18; 8:1, 2; 4:14-16; 7:25)”.10 Estas declaraciones expresaban la doctrina bíblica de la Trinidad. Cristo es descripto como Dios, existente por sí mismo y eterno; y el Espíritu Santo es identificado como la tercera persona de la Deidad.

Pero no fue sino bien entrada la década de 1940 cuando continuaron los debates dentro de la iglesia sobre la deidad de Cristo.

Para la década de 1950, la iglesia pudo decir que sería reconocida como una denominación verdaderamente trinitaria.

Antes de la asamblea de 1980, en Dallas, la Asociación General envió a las divisiones mundiales una propuesta de declaración, que contenía 27 creencias fundamentales. Durante la asamblea, una versión revisada, que incorporaba muchas sugerencias realizadas por el campo mundial, fue analizada y votada como una expresión de las creencias
fundamentales adventistas del séptimo día. La segunda creencia establece lo siguiente: “Hay un solo Dios, que es una unidad de tres personas coeternas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y omnipresente. Es infinito y escapa a la comprensión humana; no obstante, se lo puede conocer mediante su propia revelación que ha efectuado de sí mismo. Es eternamente digno de reverencia, adoración y servicio por parte de toda la creación”.
Acerca del Hijo, incluye la frase “Aunque es verdaderamente Dios, sempiterno, también llegó a ser verdaderamente hombre”.

Elena de White y la trinidad:

La creencia número 5, titulada “Dios el Espíritu Santo”, comienza con la sentencia: “Dios el Espíritu Santo estuvo activo con el Padre y el Hijo en ocasión de la creación, la encarnación y la redención”.13 Así, la declaración de creencias, votada en 1980, apoya la doctrina de la Trinidad.

Elena de White enseñó que en Cristo “hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.
Eso solo podría ser verdadero si él es Dios en el sentido más elevado, y no derivara su existencia del Padre. Acerca del Espíritu Santo, ella instó a los estudiantes del Colegio Avondale, en 1899: “Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos”.25 (evangelismo 447)
En el contexto de la crisis de Kellogg, en 1905, escribió una advertencia a los obreros del área médica, endosando la doctrina de

la Trinidad: “El Padre es toda la plenitud de la Divinidad corporalmente, y es invisible para los ojos mortales. El Hijo es toda la  plenitud de la Divinidad manifestada. […]El Consolador, que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes –el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo”.

Solo alguien que creía en esta doctrina podría hablar de “tres personas vivientes en el trío celestial”. Los antitrinitarianos no usarían este lenguaje. Es más: sus declaraciones causaron sorpresa en muchas personas. M. L. Andreasen relata: “Recuerdo cuán atónitos nos quedamos cuando

El Deseado de todas las gentes fue publicado, pues contenía algunas cosas que no podíamos creer. Entre otras cosas, estaba la doctrina de la Trinidad, que no era generalmente aceptada por los adventistas de entonces”. Citado en RusselHolt, “The Doctrine of the Trinity in the Seventh-day Adventist Denomination” (Andrews University, 1969), p. 20.

El Deseado de todas las Gentes

El concepto errado que muchos tenían sobre Jesús y la enseñanza de que el era el único Dios y que no había Padre ni Espíritu Santo, y las influencias erradas que desmeritaban su divinidad fueron esclarecidas en la iglesia y sus pioneros con la publicación de este libro porque en el se aclararon aspectos muy importantes.

a)Jesús no era cualquier ser humano, era el Hijo de Dios}

b)No existía solamente Jesús como el único ser que se manifestaba de tres maneras, había un Padre y un Espíritu Santo además

c)Ella afirmó que el Espíritu Santo es una persona, al mencionarlo como “la tercera persona de la Divinidad”, concepto que ampliaría en posteriores escritos

A partir de que Elena escribiera estas declaraciones, hubo un cambio de parecer en cuanto a la Trinidad, aceptando que existen tres Personas divinas que coexisten eternamente como un solo Dios.

El salto vino con la publicación del artículo de Elena de White titulado “Cristo, el dador de la vida”, en el periódico
 Signs of the Times [Señales de los tiempos], en 1897,4 y del libro El Deseado de todas las gentes, en 1898. En el artículo, luego de citar Juan 10:18 (“Nadie me la quita [la vida], sino que yo de mí mismo la pongo”), declara: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.5 En El Deseado de todas las gentes, cita la ocasión en que Jesús les responde a los judíos, conforme a Juan 8:58: “De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy”, y comenta: “Cayó el silencio sobre la vasta concurrencia. El nombre de Dios, dado a Moisés para expresar la presencia eterna, había sido reclamado como suyo por este Rabino galileo. Se había proclamado a sí mismo como el que tenía existencia propia, el que había sido  prometido a Israel, ‘cuya procedencia es de antiguo tiempo, desde los días de la eternidad
¿cuál es la fuente de esta sentencia de la página 625 de

El Deseado de todas las gentes, ella escribe que “el pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino” (p. 625). Así es como el texto se ha leído desde su primera publicación en 1898.

El Deseado de todas las gentes? La encontramos en una carta que Elena de White le dirigió a “Mis hermanos en Norteamérica” [My Brethren in America], fechada el 6 de febrero de 1896. Ella escribió: “El mal se había estado acumulando durante siglos, y solo podía ser reprimido y resistido mediante el vigoroso poder del Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, que vendría no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino”.5 Esta carta fue copiada y enviada desde Australia a los líderes de la iglesia en Battle Creek, donde el presidente de la Asociación General, O. A. Olsen, la publicó al siguiente año en un panfleto que circuló entre líderes y ministros de la iglesia (Special Testimonies, N° 10, pp. 25-33). Esta publicación de ese tiempo provee otra evidencia –más allá de la obvia fecha de copyright– de que este pasaje de El Deseado de todas las gentes está tal cual se pudo leer en su primera publicación de 1898.

Pocas páginas después, repite la declaración de que “en Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”. Estas afirmaciones describen a Cristo como Dios en  el más alto sentido. No deriva del Padre, ni

La divinidad fue algo que no poseyera y que le fuera conferida. Es autoexistente, igual que el Padre en todos los aspectos. “Era igual a Dios, infinito y omnipotente… Es el Hijo eterno y existente por sí mismo”.

Declaraciones selectas

“existen tres personas vivientes en el Trió celestial” bible teacher 01/03/1906

“”el pecado solamente podía ser resistido y vencido a través de la poderosa agencia de la tercera persona de la divinidad (el Espíritu) el cual vendría no en una energía modificada sino que en la plenitud del poder divino. review and herald 19/05/1904

“El determino dar a su representante(el Espíritu) la Tercera Persona de la divinidad” signs of the times 01/12/1889

“cuando usted abiertamente renuncia al pecado y a Satanás, los tres Grandes Poderes del cielo se comprometen a ayudarlo para que usted sea un vencedor” signs of the times 12/o2/1902

“los tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo signs of the times 11/03/1903

“manténganse donde los Tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo puedan ser vuestra eficiencia” signs of the times 10/05/1905

“en la gran obra de conclusión nos encontraremos con peligros con los cuales no sabremos cómo lidiar, pero no nos olvidemos que los Tres Grandes poderes del cielo” están trabajando” revew and herald 05/05/1903

“El hecho de que haya sido bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo es una seguridad de que asi usted pide su ayuda, estos poderes le ayudaran en cada emergencia. 6T 99

“el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están comprometidos a cooperar con los santificados instrumentos humanos” review and herald 17/05/1906

“la divinidad estaba conmovida de piedad por la raza y el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo se dieron a Si mismos para llevar a cabo el plan de la redención” review and herald 02/05/1912

Conclusión:

Algunos  pioneros  del  adventismo  al  venir  de otras  iglesias  traían sus  pre-conceptos  sobre  la  trinidad   y otros  criticaron  el  trinitarismo  que  habla  de un ser manifestado  de tres maneras  distintas,  pero  después  de  la  publicación del libro  Deseado de Todas  las Gentes  y  de las  revelaciones divinas  a  Ellen White la  iglesia estableció como  una de  sus  doctrinas  la  doctrina  de la  Trinidad  desde  1913   y  la confirmó  en 1931  y  hoy  hace  parte  de nuestras  doctrinas  principales,  fundadas  en la  Biblia

er en cuenta algunos aspectos como:

1.Fueron hombres débiles y a lo que ellos se opusieron fue a la trinidad enseñada por la iglesia católica romana de  tres seres  porque  algunos  de  ellos  venían de  iglesias  que no  reconocían la  divinidad  de Jesús

2. Los diferentes pensamientos de ellos se deben es a que provenían de diferentes denominaciones,  algunas  trinitarias  y  otras  que  negaban la divinidad  de Jesús  como  un ser Eterno   e  igual  al Padre

3.La verdad es progresiva y de un solo golpe ellos no podían asentar todas sus creencias sino a medida que lo revelaba es Espíritu Santo”

La  trinidad  a la  que se  opusieron:

Al estudiar los escritos de los pioneros adventistas algunos de ellos no se oponían a la trinidad adventista tal como la concibió Ellen White y en la que creemos hoy día basados en las Escrituras.

Entre los años 1855 y 1877, durante esos 23 años en la Review and Herald solo se escribieron seis artículos en los que los pioneros hablaron contra la trinidad católica que durante ese tiempo también había estado pasando por momentos difíciles por los conceptos de algunos teólogos.

Los pioneros se opusieron a la trinidad católica de ese entonces que enseñaba  la  existencia de  tres  seres,  reconociendo  a Jesús  como  una persona  distinta  y  Eterna  igual que  el  Padre,  pero  los pioneros  traían  de sus  iglesias  el concepto  de que  Jesús  no era  igual  al Padre.

1. El caso James White

Debemos tener en cuenta que José Bates y James White habían sido miembros de la iglesia conexión cristiana, que rechazaba la doctrina de la trinidad Jaime White era pastor ordenado de esa iglesia. Cuando él y Bates se unieron al movimiento adventista, continuaron manteniendo la visión antitrinitaria que habían  aprendido en su denominación anterior en la que creían  que Jesús  no  era  un ser igual  al  Padre.

En 1852, él escribió que Cristo no era la misma persona que Dios el Padre, como lo enseñaban los Trinitarianos. Él rechazó “el antiguo absurdo Trinitariano”, que “Jesucristo es el verdadero y eterno Dios” (RH, 5 de Agosto de 1852).
De tal manera que no debiera haber malos entendidos en cuando a esa declaración, porque  él  estaba  emitiendo  un concepto  de  la  postura  creída  y enseñada  en su  iglesia  anterior(iglesia  conexión cristiana)

En el año siguiente James lo aclaró reafirmando su plena creencia en la divinidad de Cristo (RH, 8 de Septiembre de 1853; también en la RH, 12 de Octubre de 1876).

En 1877, James publicó un artículo titulado, “Cristo igual con Dios” (RH, 29 de Noviembre de 1877). Él mencionó su plena creencia en la divinidad de Cristo nuevamente, cerca del fin de su vida (RH, 5 de Julio de 1880).

Como podemos notar james White no se oponía a la trinidad adventista de tres  seres,  se  oponía  a la divinidad  de  Jesús,  pero  al  año  siguiente  y  en sus escritos posteriores cambió  el  concepto  y  reconoció  a  Jesús como  Dios.

1846, Jaime White se refirió al “viejo credo trinitariano antiescriturístico, de que Cristo es Dios eterno”.
 Pero en 1876 escribió que “los adventistas del séptimo día mantienen la divinidad de Cristo tan semejantemente a los trinitarianos, que no tenemos acusación aquí”.
 Un año después, declaró su creencia en la igualdad del Hijo con el Padre y condenó toda visión errónea que “hiciese a Cristo inferior al Padre”.
La forma como los espiritualizadores han vendido o negado al solo Señor Dios y nuestro Señor Jesucristo es primero usando el antiguo y no bíblico credo Trinitario, es decir, que Jesucristo es el Dios eterno, aunque no tienen ni un pasaje para probarlo, mientras que tenemos abundantes testimonios de la Escritura de que es el Hijo del Dios eterno (The Day Star, 24 de Enero, 1846)El aserto de que los dichos del Hijo y sus apóstoles son los mandamientos del Padre, está tan lejos de la verdad como la antigua absurdidad trinitaria que Jesucristo es el gran y eterno Dios (Review and Herald, Vol. 3, N 7, p. 52, párrafo 42; 5 de Agosto de 1852).Jesús oró para que sus discípulos pudieran ser uno como él era uno con su Padre. Esta oración no contemplaba un discípulo con doce cabezas, pero doce discípulos, hechos uno en objeto y esfuerzo en la causa de su maestro. Ninguno, el Padre y el Hijo son partes del triuno Dios. Ellos son dos distintos seres, aunque uno en el diseño y cumplimiento de la redención (Life Incidents, p. 343, 1868)La inexplicable Trinidad que hace la Deidad tres en uno y uno en tres, es muy mala; pero el Ultra Unitarismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. Pudo Dios haber dicho a un inferior, <Hagamos al hombre a nuestra imagen>? (Review and Herald, 2de Noviembre, 1877)Al final de su  vida  terminó  reconociendo la  divinidad  de Jesús  a  la que  anteriormente  se había  opuesto.

b)El caso de Undertwood:

Analicemos el caso de underwood, quien escribió contra la trinidad y luego al conocer la revelación divina por medio de Ellen White este hombre recapacito y cambio su concepto sobre el Espíritu Santo:

R. A. Underwood, presidente de la Asociación de Ohio, es un ejemplo claro de lo que sucedió con muchos de los pioneros de la Iglesia Adventista. Como la mayoría de ellos, sostenía una visión semiarriana de Cristo, con un subordinacionismo marcado. Así, en un artículo que escribió para la Adventist Review del 13 de agosto de 1889 [Adventist Review 13-8-1889], titulado “La obra de Cristo”, representó muy bien esta visión subordinacionista, declarando: “Cristo reconoce y siempre reconocerá que todo lo que es, es de su Padre, y a él siempre estará sujeto”  Christ and His Work].

No obstante, Underwood fue uno de los primeros en comprender el desarrollo que se había dado en el concepto que Elena de White tenía de la Divinidad. El mismo año en que ella publicara en El Deseado de todas las gentes esta cita acerca de Cristo: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra. ‘El que tiene al Hijo, tiene la vida’. La divinidad de Cristo es la garantía que el creyente tiene de la vida eterna” (p. 489) y afirmara que el Espíritu Santo es ”la tercera persona de la Divinidad” (p. 625)

 Underwood cambió su posición.

Así, en un artículo que apareció en la Adventist Review del 17 de mayo de 1898 [Adventist Review 17-5-1898], titulado “El Espíritu Santo, una persona”, él declaró contundentemente:

“Me parece extraño, ahora, haber creído que el Espíritu Santo es solo una influencia, en vista de la obra que realiza. Pero queremos la verdad porque es la verdad, y rechazamos el error porque es el error, sin importar la posición que hayamos sostenido en el pasado, o cualquier dificultad que podamos haber tenido, o podamos tener ahora, cuando vemos que el Espíritu Santo es una persona [ The Holy Spirit a Person].

Además, agregó: “es el plan de Satanás destruir toda fe en la personalidad de la Divinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.

¿Cómo llegó Underwood a considerar que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Divinidad? Él lo deja en claro al citar el manuscrito de “Special Testimony” n° 10 de Elena de White de 1906, donde ella misma declara que el Espíritu Santo es “la tercera persona de la Divinidad”.

c)El caso Urias Smith:

Originalmente, Urías Smith y otros enseñaron que Cristo era el primer ser creado. Pero posteriormente, adoptó la posición de que Cristo era unigénito no creado.

 Escritos de los pioneros contra la trinitarismo en una sola persona

Los pioneros adventistas lucharon contra el concepto de una sola persona que se manifestaba de tres formas, el cual es el mismo concepto de los pentecostales hoy día que dicen que solo existe Jesús y que él es gran Dios y no hay Padre y no hay Espíritu Santo como otras personas sino que son el mismo Jesus.

Ese mismo concepto era el que sostenían algunos teólogos católicos de la época y a la que los pioneros se opusieron:

“[Hablando de la doctrina del Dios Triuno]: Que una persona sea tres personas, y que tres personas son solamente una persona, es la doctrina que nosotros decimos que es contraria a la razón y al sentido común … Nuestro Creador lo ha hecho un absurdo para nosotros, que una persona sea tres personas, y que tres personas sean una persona; y en Su Palabra revelada, Él nunca nos ha pedido que creamos en eso”. Roy F. Cottrell, RH, 6 de Julio de 1869.


La inexplicable Trinidad que hace de la Divinidad tres en uno y uno en tres, es suficientemente mala; pero aquel ultra Unitarianismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. ¿Le dijo Dios a un inferior, ‘hagamos al hombre a nuestra imagen’?”. James White, RH, 29 de Noviembre de 1877. [Observe que James White fue cuidadoso al mencionar que Cristo no era inferior al Padre].

J. N. Loughborough:
En respuesta a la pregunta Qué serias objeciones tiene a la doctrina de la Trinidad? Hay muchas objeciones que podríamos argüir, pero a causa del limitado espacio las reduciremos a las tres siguientes1) Es contraria al sentido común 2) Es contraria a la Escritura 3) Es de origen Pagano y basada en fábulas…El Capítulo 17 de Juan es solo suficiente para refutar la doctrina de la Trinidad (Review and Herald, Vol. 18, p. 184, párrafo 1-11,- 5 de Noviembre, 1861)

R. F. Cottrell:
Que una persona son tres personas, y que tres personas son solo una persona, esta es la doctrina la cual decimos como contraria a la razón y el sentido común (R&H, julio 6, 1869).

J. N. Andrews
La doctrina de la Trinidad la cual fue establecida en la iglesia por el concilio de Nicea en el 325 DC…Esta doctrina destruye la personalidad de Dios, y de su Hijo Jesucristo nuestro Señor. La medida de la infamia por la cual esto fue forzado sobre la iglesia y que aparece sobre las páginas de la historia eclesiástica puede ser una fuente que cause que cada creyente en esta doctrina se avergüence (Review and Herald, Vol. 6, N 24, p. 185, 6 de Marzo de 1855

Como puede notarse ellos no se opusieron a la trinidad bíblica tal como la entiende la iglesia y como está consignada en los escritos de Ellen White, ellos se opusieron a la idea de que hay una sola persona que se manifiesta de tres formas y que esa persona es Jesús y que no hay Padre ni Espíritu Santo como dos personas independientes sino que son manifestaciones de esa sola persona que es Jesús como el único Dios, concepto que era enseñado por algunos teólogos católicos y que hoy es aceptada por los pentecostales.


Evidencias trinitarias de antes de 1990:

Entre 1898 y 1900, la Review and Herald imprimió tres artículos de “The King’s Messenger”, que transmitían claras enseñanzas trinitarias. El primero apareció en la Review and Herald del 20 de septiembre de 1898 [AR 20-9-1898 Portada], y se titulaba “El Dios-hombre” [The God-man]. Allí se dice: “El Dios-hombre es Emanuel, Dios con nosotros; Dios con nosotros en la persona y la presencia del Espíritu Santo”. Aquí el Espíritu Santo es una persona divina.

El segundo artículo, que apareció en la Adventist Review del 16 de enero de 1900 [AR 16-1-1900 – Portada], en el artículo titulado “La tercera persona” [AR 16-1-1900 – Página 3], censuraba el hecho de que los cristianos adoran al Padre y al Hijo, pero “no le dan el lugar de poder y de autoridad a su representante, el bendito Espíritu Santo”. El pronombre personal “he” es utilizado en todo el artículo para referirse al Espíritu Santo, en contraste con el pronombre impersonal “it”.

El tercer artículo apareció en la Adventist Review del 3 de abril de 1900 [AR 3-4-1900 – Portada] y es una prueba todavía más evidente del cambio que se había empezado a producir en la Iglesia Adventista con respecto a la doctrina de la trinidad. Se haba que el Espíritu Santo es “uno con el Padre y el Hijo y es enviado por ellos” [AR 3-4-1900- Página 2]. También se menciona que es una persona distinta, “pero siempre en conexión con Cristo”. Finalmente, el artículo aconseja al lector: “Amado, deja que él [el Espíritu Santo] te muestre cuán sorprendentemente hermosas son las personas estrechamente unidas de nuestro Dios triuno, manifestadas por la presencia personal del Espíritu Santo”.
Aquí se muestra claramente la creencia en un “Dios triuno”, en el que el Espíritu Santo es aceptado como una persona y miembro de la Deidad.

En 1930, los líderes africanos solicitaron a la Asociación General que se incluyera en el  year  book  o  libro  del  año

En 1931 se publicó una declaración de las “Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día” que contenía veintidós puntos. Fue preparada, a pedido del Comité de la Conferencia General, por un panel de cuatro personas que incluía al presidente de la Conferencia General, C. H. Watson, y al editor de la Review and Herald, F. M. Wilcox

Esta declaración, que comenzaba diciendo “los adventistas del séptimo día tienen ciertas creencias cuyos rasgos principales … pueden ser resumidos de la manera siguiente”, fue publicada anualmente en el Yearbook desde ese año y, por voto del Comité Ejecutivo de la Conferencia General,

En 1931, la iglesia había revisado y publicado 22 Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día. Las creencias fundamentales dos y tres incluían afirmaciones sobre la Trinidad y la plena deidad de Cristo,

Yearbook (anuario adventista) una declaración acerca de las creencias adventistas. “Esta declaración–decían ellos– ayudaría a los oficiales del Gobierno y otras personas a comprender mejor nuestra obra”.  Entonces se escogió una comisión de cuatro miembros para elaborar esta declaración. La comisión produjo 22 puntos de creencias, que en 1931 fueron impresos en el Yearbook.

La tercera y la cuarta creencias fundamentales establecen lo siguiente:
“Que la Divinidad, o Trinidad, consiste en el Padre Eterno, un Ser personal, espiritual, omnipotente, omnipresente, omnisciente, infinito en sabiduría y amor; el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, a través de quien todas las cosas fueron creadas y a través de quien la salvación de multitudes redimidas será cumplida; el Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, el gran poder regenerador en la obra de redención (S. Mat. 28:19). “Que Jesucristo es completamente Dios, y es de la misma naturaleza y esencia que el Padre Eterno. Aun reteniendo su naturaleza divina, tomó sobre sí la naturaleza de la familia humana, vivió en la tierra como hombre, mostró en su vida, como nuestro Ejemplo, los principios de la justicia, probó su relación con Dios por medio de muchos milagros poderosos, murió en la cruz por nuestros pecados, resucitó de la muerte y ascendió al Padre, donde vive para interceder por nosotros” (Juan 1:1, 14; Heb. 2:9-18; 8:1, 2; 4:14-16; 7:25)”.10 Estas declaraciones expresaban la doctrina bíblica de la Trinidad. Cristo es descripto como Dios, existente por sí mismo y eterno; y el Espíritu Santo es identificado como la tercera persona de la Deidad.

Pero no fue sino bien entrada la década de 1940 cuando continuaron los debates dentro de la iglesia sobre la deidad de Cristo.

Para la década de 1950, la iglesia pudo decir que sería reconocida como una denominación verdaderamente trinitaria.

Antes de la asamblea de 1980, en Dallas, la Asociación General envió a las divisiones mundiales una propuesta de declaración, que contenía 27 creencias fundamentales. Durante la asamblea, una versión revisada, que incorporaba muchas sugerencias realizadas por el campo mundial, fue analizada y votada como una expresión de las creencias
fundamentales adventistas del séptimo día. La segunda creencia establece lo siguiente: “Hay un solo Dios, que es una unidad de tres personas coeternas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y omnipresente. Es infinito y escapa a la comprensión humana; no obstante, se lo puede conocer mediante su propia revelación que ha efectuado de sí mismo. Es eternamente digno de reverencia, adoración y servicio por parte de toda la creación”.
Acerca del Hijo, incluye la frase “Aunque es verdaderamente Dios, sempiterno, también llegó a ser verdaderamente hombre”.

Elena de White y la trinidad:

La creencia número 5, titulada “Dios el Espíritu Santo”, comienza con la sentencia: “Dios el Espíritu Santo estuvo activo con el Padre y el Hijo en ocasión de la creación, la encarnación y la redención”.13 Así, la declaración de creencias, votada en 1980, apoya la doctrina de la Trinidad.

Elena de White enseñó que en Cristo “hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.
Eso solo podría ser verdadero si él es Dios en el sentido más elevado, y no derivara su existencia del Padre. Acerca del Espíritu Santo, ella instó a los estudiantes del Colegio Avondale, en 1899: “Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos”.25 (evangelismo 447)
En el contexto de la crisis de Kellogg, en 1905, escribió una advertencia a los obreros del área médica, endosando la doctrina de

la Trinidad: “El Padre es toda la plenitud de la Divinidad corporalmente, y es invisible para los ojos mortales. El Hijo es toda la  plenitud de la Divinidad manifestada. […]El Consolador, que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes –el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo”.

Solo alguien que creía en esta doctrina podría hablar de “tres personas vivientes en el trío celestial”. Los antitrinitarianos no usarían este lenguaje. Es más: sus declaraciones causaron sorpresa en muchas personas. M. L. Andreasen relata: “Recuerdo cuán atónitos nos quedamos cuando

El Deseado de todas las gentes fue publicado, pues contenía algunas cosas que no podíamos creer. Entre otras cosas, estaba la doctrina de la Trinidad, que no era generalmente aceptada por los adventistas de entonces”. Citado en RusselHolt, “The Doctrine of the Trinity in the Seventh-day Adventist Denomination” (Andrews University, 1969), p. 20.

El Deseado de todas las Gentes

El concepto errado que muchos tenían sobre Jesús y la enseñanza de que el era el único Dios y que no había Padre ni Espíritu Santo, y las influencias erradas que desmeritaban su divinidad fueron esclarecidas en la iglesia y sus pioneros con la publicación de este libro porque en el se aclararon aspectos muy importantes.

a)Jesús no era cualquier ser humano, era el Hijo de Dios}

b)No existía solamente Jesús como el único ser que se manifestaba de tres maneras, había un Padre y un Espíritu Santo además

c)Ella afirmó que el Espíritu Santo es una persona, al mencionarlo como “la tercera persona de la Divinidad”, concepto que ampliaría en posteriores escritos

A partir de que Elena escribiera estas declaraciones, hubo un cambio de parecer en cuanto a la Trinidad, aceptando que existen tres Personas divinas que coexisten eternamente como un solo Dios.

El salto vino con la publicación del artículo de Elena de White titulado “Cristo, el dador de la vida”, en el periódico
 Signs of the Times [Señales de los tiempos], en 1897,4 y del libro El Deseado de todas las gentes, en 1898. En el artículo, luego de citar Juan 10:18 (“Nadie me la quita [la vida], sino que yo de mí mismo la pongo”), declara: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.5 En El Deseado de todas las gentes, cita la ocasión en que Jesús les responde a los judíos, conforme a Juan 8:58: “De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy”, y comenta: “Cayó el silencio sobre la vasta concurrencia. El nombre de Dios, dado a Moisés para expresar la presencia eterna, había sido reclamado como suyo por este Rabino galileo. Se había proclamado a sí mismo como el que tenía existencia propia, el que había sido  prometido a Israel, ‘cuya procedencia es de antiguo tiempo, desde los días de la eternidad
¿cuál es la fuente de esta sentencia de la página 625 de

El Deseado de todas las gentes, ella escribe que “el pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino” (p. 625). Así es como el texto se ha leído desde su primera publicación en 1898.

El Deseado de todas las gentes? La encontramos en una carta que Elena de White le dirigió a “Mis hermanos en Norteamérica” [My Brethren in America], fechada el 6 de febrero de 1896. Ella escribió: “El mal se había estado acumulando durante siglos, y solo podía ser reprimido y resistido mediante el vigoroso poder del Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, que vendría no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino”.5 Esta carta fue copiada y enviada desde Australia a los líderes de la iglesia en Battle Creek, donde el presidente de la Asociación General, O. A. Olsen, la publicó al siguiente año en un panfleto que circuló entre líderes y ministros de la iglesia (Special Testimonies, N° 10, pp. 25-33). Esta publicación de ese tiempo provee otra evidencia –más allá de la obvia fecha de copyright– de que este pasaje de El Deseado de todas las gentes está tal cual se pudo leer en su primera publicación de 1898.

Pocas páginas después, repite la declaración de que “en Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”. Estas afirmaciones describen a Cristo como Dios en  el más alto sentido. No deriva del Padre, ni

La divinidad fue algo que no poseyera y que le fuera conferida. Es autoexistente, igual que el Padre en todos los aspectos. “Era igual a Dios, infinito y omnipotente… Es el Hijo eterno y existente por sí mismo”.

Declaraciones selectas

“existen tres personas vivientes en el Trió celestial” bible teacher 01/03/1906

“”el pecado solamente podía ser resistido y vencido a través de la poderosa agencia de la tercera persona de la divinidad (el Espíritu) el cual vendría no en una energía modificada sino que en la plenitud del poder divino. review and herald 19/05/1904

“El determino dar a su representante(el Espíritu) la Tercera Persona de la divinidad” signs of the times 01/12/1889

“cuando usted abiertamente renuncia al pecado y a Satanás, los tres Grandes Poderes del cielo se comprometen a ayudarlo para que usted sea un vencedor” signs of the times 12/o2/1902

“los tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo signs of the times 11/03/1903

“manténganse donde los Tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo puedan ser vuestra eficiencia” signs of the times 10/05/1905

“en la gran obra de conclusión nos encontraremos con peligros con los cuales no sabremos cómo lidiar, pero no nos olvidemos que los Tres Grandes poderes del cielo” están trabajando” revew and herald 05/05/1903

“El hecho de que haya sido bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo es una seguridad de que asi usted pide su ayuda, estos poderes le ayudaran en cada emergencia. 6T 99

“el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están comprometidos a cooperar con los santificados instrumentos humanos” review and herald 17/05/1906

“la divinidad estaba conmovida de piedad por la raza y el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo se dieron a Si mismos para llevar a cabo el plan de la redención” review and herald 02/05/1912

Conclusión:

Algunos  pioneros  del  adventismo  al  venir  de otras  iglesias  traían sus  pre-conceptos  sobre  la  trinidad   y otros  criticaron  el  trinitarismo  que  habla  de un ser manifestado  de tres maneras  distintas,  pero  después  de  la  publicación del libro  Deseado de Todas  las Gentes  y  de las  revelaciones divinas  a  Ellen White la  iglesia estableció como  una de  sus  doctrinas  la  doctrina  de la  Trinidad  desde  1913   y  la confirmó  en 1931  y  hoy  hace  parte  de nuestras  doctrinas  principales,  fundadas  en la  Biblia

Iglesia Emergente

El papado al descubierto

LAS REVELACIONES DE ALBERTO RIVERA.

Vaticano al descubierto

 

 

 

(Comics) Alberto Rivera, ex-jesuita y quien fue sacado del sistema romano por el Señor Jesús, desenmascara a manera de comics al vaticano y a los jesuitas.

Descargar comics Albero Rivera:

Comics1 Comics2 Comics3 Comics4 Comics5 Comics6 Comics7

Chick Publicaciones, una editorial que a manera de comics muy didácticos predica el evangelio del Señor Jesús (Web Chick Publicaciones), publicó hace ya varios años algunas revistas que narran la historia real de Alberto Rivera, un ex-sacerdote jesuita, quien al escuchar el llamado de la Verdad del Señor, salió del sistema católico romano y se dedicó a desenmascar toda las conspiraciones del vaticano, y especialmente, la maldad de los jesuitas. Usted podrá descargar en PDF todas las 7 partes en español, a excepción de la séptima que está en potugues, pero estamos trabajando y pronto vamos a tenerla lista en español también.

 

PROLOGO: Este mensaje es para incentivar a los hermanos a conseguir una literatura muy fácil de entender, barata y que  revele secretos de la Historia que conciernen el enemigo Nº 1 del cristianismo.
Hoy en día el protestantismo ha perdido su auge y aun una buena parte de su esencia. Los que se dicen cristianos se autodefinen como evangélicos y son renuentes y avergonzados para aceptar el termino “protestante”. Pocos  conocen el evangelio de salvación por fe sin obras: “Concluimos pues que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la ley” Ro III 28. Y ninguno casi quiere protestar contra los falsos evangelios que promueven una salvación por fe con obras. Claro que la fe misma es una obra pero 100% divina mientras que las obras de la fe son una “mezcla” divino – humana; y estas obras nunca justifican  al creyente. La organización más religiosa que promueve esa clase de evangelio falso es el Vaticano. En efecto su evangelio sigue la doctrina de Pelagio  con algunas moderaciones. (Se llama semi – pelagianismo). A  ello agregan un montón de doctrinas diabólicas que promueven  la idolatría de una forma descarada. Y contra esa maquinaria infernal pocos protestan: no hay casi protestantes verdaderos. Etimológicamente un protestante era un seguidor de M. Lutero, el padre de La Reforma. Y nos llamaban protestantes  desde la segunda  dieta de Espira en  1529.
La Escritura misma nos manda protestar: “Amados por la gran solicitud que tenia de escribiros acerca de nuestra común  salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos  que  contendáis ardientemente por la fe que ha sido dada una vez a los santos”  Judas 3. También dice: “Por que no tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra principados, contra potestades, contra gobernadores de las tinieblas de este siglo”…EF VI 12. La lucha no es contra Karol Wotjyla sino contra el papa y el papado que son los peores gobernadores   de las tinieblas de este siglo.

Esta protesta costó la vida a millones de cristianos. Las persecuciones encabezadas por el papa de Roma mediante la Inquisición segaron más vidas que las que fueron encabezadas por los cesares de la Roma Imperial. Gracias a la sangre derramada por las multitudes de hermanos del siglo de la Reforma Protestante (XVI) hoy tenemos la libertad para anunciar el evangelio verdadero y denunciar el Anticristo por medio de la Escritura. “Y el llegado allá fue de gran provecho a los que por gracia habían creído porque con gran vehemencia públicamente refutaba a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo”. Hecho XVIII 28. Seamos como este hermano y con gran vehemencia refutemos públicamente el catolicismo romano  por medio de la Escritura y no por medio de violencias ,torturas, hogueras y masacres, demostrando que el evangelio de salvación por fe sin obras es el verdadero evangelio y que su peor enemigo es el papado  diabólico. “El temor de Jehová es aborrecer el mal” y la obra mas perfecta de Satanás es el catolicismo romano. En los siglos pasados era fácil entender que el papado era la peor plaga para la humanidad pues las Inquisición y el papa a través de sus horrendas torturas, ejecuciones masivas, hogueras, cruzadas, etc., demostraban a aun a los incrédulos que no tenían nada que ver con el amor de Dios y su Evangelio. Hoy la política del Anticristo ha cambiado completamente; el ecumenismo ha reemplazado la Inquisición y el discurso sutil les permite aun mostrarse con una Biblia bajo el brazo: ellos no adoran a Maria; la adulan, su papa no es Dios en la tierra a pesar de ser infalible y suplir a Cristo (Vicario de Cristo), etc.

No obstante mi propósito aquí no es escribir una  diatriba sobre el papado satánico, pues para esto os aconsejo leer libros de Lutero, Calvino, Fox, etc.…Todos los grandes teólogos protestantes llaman al papa Anticristo y a su trono, trono de Satanás. Mi propósito es aportar nuevos elementos históricos de una forma brevísima  pues los conseguí mayormente en la historia de Alberto Rivera publicada  por Jack Chick. (www.chick.com/es/). En efecto la editorial chick publica en la serie “los cruzados” en 6 volúmenes tipo “tebeo”  (tiras cómicas) la historia de un ex – sacerdote jesuita español  A. Rivera nacido el 19/09/35 y fallecido el 20/6/97. También en la misma editorial aconsejo la lectura  de  “ la gran traición” que es el testimonio de otro ex – sacerdote franco canadiense Charles Chiniguy inspirado de la autobiografía que el escribió en el siglo  XIX: “ 50 años en Roma”. Citare pues los descubrimientos en orden cronológica para incentivaros mucho a conseguir esta literatura muy barata pero muy edificante y reveladora. Hay unos pequeñísimos errores  en esta colección por causa de la línea de pensamiento que es arminiana lo que explica  el juicio erróneo que hacen a Agustín, pues es cierto que su enfoque de la iglesia apoya Roma pero no sus doctrinas sobre la salvación, el pecado, la gracia, la predestinación que han servido  la causa protestante ¡Recordad que el  papado  diabólico ha rechazado las doctrinas de Agustín y la ha adoptado las doctrinas de su opositor personal: Pelagio!

Así pues aprendí por medio de esas publicaciones que:
1- El Islam fue una invención papal (leer :”el profeta”). La esposa de Mahoma: Khadijal, era una rica viuda seguidora del papa y Waraquah el primo católico de Muhammad interpretaba las profecías de Alá. El papado proporcionaba el dinero y el entrenamiento de Mohamed. En cuanto a Alá, era el ídolo de la tribu de Mahoma. El plan político era usar  las tribus árabes que eran renuentes a aceptar  el catolicismo romano para tomar Jerusalén y trasladar allá el trono papal. Al tener mucho éxito los conquistadores árabes se negaban a entregar Jerusalén al papa y el plan del anticristo fracasó. Intentó luego conseguir Jerusalén por medio de las cruzadas. Además si alguien se la pena de leer el Corán  se dará cuenta que efectivamente huele a catolicismo pues hay una pagina sobre Jesús y dos paginas sobre Maria. Jesús es rebajado a simple profeta y Maria es mas exaltada que él.

2 – La guerra de Secesion en EE.UU.  Fue fomentada por el Vaticano. Pues Roma veía con gran inquietud surgir una muy poderosa nación protestante. Ningún país reconoció los estados confederados como nueva nación sino el anticristo papal. El asesinato de Abraham Lincon fue un complot organizado por Roma.

3- El nazismo fue un invento papista. Los jesuitas fueron los que inventaron esta nueva inquisición.

4 – El fascismo también fue facilitado por el Vaticano para recobrar su poder temporal que Napoleón habría quitado al papado. Desde Mussolini, el Vaticano  ha vuelto a ser un estado que acuña sus propios euros.

5- El comunismo es también un invento del catolicismo romano. Pues desde siglos Roma ha intentado raer de la faz de la tierra el catolicismo ortodoxo ;él cual se puede jactar tanto como el papado de la sucesión  sin interrupción de sus obispos. Cosa  que alega Roma para proclamar su autoridad y veracidad como única iglesia verdadera. Pero el Anticristo no ha podido destruir este catolicismo oriental a causa del Zar  de Rusia que era el sostén militar y político del catolicismo ortodoxo. Para derribar el Zar, maquinaron la primera guerra mundial , pues Francia había pactado con Rusia y después trabajando estrechamente con Marx, Engels, Trotstoy, Lenin y Stalin pusieron en pie el regimen comunista. De paso  aprendí también que Fidel Castro es un jesuita bajo juramento. Además de esto los jesuitas controlan: los alumbrados, el C.F.R., la Banca Internacional, la mafia, el Club de Roma, el Opus Dei, los Masones, el movimiento de la Nueva Era.

6- El pentecostalismo y una gran parte del protestantismo  tradicional están bajo control de Roma  mediante líderes famosos y vendidos como Katherin Kuhlman y Billy Gram., sin hablar de Jim Jones otro bien entrenado jesuita.
He aquí pues unas de las más importantes revelaciones  que nos dió Alberto Rivera en estas revistas baratas pero que propositamente llegan difícilmente a las librerías cristianas. La gente prefiere leer los cuentos milagrosos de Katherin Kuhlman o Benny Hinn que saber que el Vaticano esta infiltrado en sus iglesias, en sus gobiernos, en sus sistemas educativos, en su prensa, en la política de su país, en las oficinas de la aduana que impiden que llegue tal literatura desde Estados Unidos. No se si llorar o reír cuando oigo los humanos decir: “oremos por nuestro país para que cese la guerra, o el hambre, o las catástrofes naturales, o la injusticia social, etc.”  Cosas por las cuales hay que orar pero orar con el entendimiento sabiendo que la raíz de todos estos males se nutre de la influencia  de las enseñanzas de Roma: “Dios esta airado contra el impío todos los días”, y no hay pecado peor que la idolatría enseñada en el nombre de Jesús. Es totalmente ingénuo, estúpido, creer que latino América saldrá un día de su pobreza endémica. Latino América es católica romana y esta bajo la maldición de Jehová, hasta el fin del mundo. Oremos más bien que venga el reino de Cristo y que destruya el reino del papa tal como oraba Martín Lutero. El cuenta: “No puedo mas orar sin maldecir. Si digo: Santificado sea tu nombre, he de decir: ¡maldito el nombre de los papistas y de todos los blasfemadores!  Si digo: ¡Venga tu Reino! Debo decir: ¡Maldito sea el papado! Si digo: ¡Sea hecha tu Voluntad!  Digo también: malditos sean los proyectos de los papistas. Y así es que oro ardientemente cada día”
¡Protestante de rodillas y a orar y a crecer en el conocimiento no solo de la Palabra de Dios sino de la Historia que enfrento la verdadera iglesia cristiana!
He aquí unos datos históricos conocidos que os ayudaran a estar despiertos. Si los tenéis presentes en la memoria. Los saque del compendio Halley:

HISTORIA DE LA IGLESIA
LISTA DE LOS PAPAS Y DEL PAPADO (3)

Carlomagno Incrementa Grandemente el Poder Papal

LEON III, 795-816 D.C., a cambio del reconocimiento de Carlomagno, en el año 774, del poder temporal del Papa sobre los Estados papales, dio a Carlomagno en el año 800 el título de “Emperador Romano”, combinándose así los dominios romanos y francos en el ‘Sacro Imperio Romano,” cuya capital se traspasaba así de Constantinopla a Aquisgrán en Alemania occidental. Carlomagno (742-814) rey de los francos y nieto de Carlos Martel, el que había salvado a Europa de los mahometanos, era uno de los más grandes soberanos de todos los tiempos. Reinó 46 años, e hizo muchas guerras y conquistas. Sus dominios abarcaban la moderna Alemania, Francia, Suiza, Austria, Hungría, Bélgica y partes de España e Italia. El ayudaba al Papa, y éste le ayudaba a él. Fue una de las influencias determinantes en elevar al Papado a la categoría de potencia mundial. Poco después de su muerte, mediante el tratado de. Verdún (843), su imperio se dividió en lo que llegó a ser los comienzos de la moderna Alemania, Francia e Italia, Desde entonces y durante siglos, hubo lucha incesante en que disputaban la supremacía los Papas y los reyes alemanes y franceses.

El “Sacro Imperio Romano”

Establecida de esta manera por Carlomagno y León III, constituía la declaración romana de su independencia de Constantinopla y del restablecimiento del Imperio Occidental; sobre el trono, reyes alemanes con el título de “César” conferido por los Papas; una supuesta continuación del antiguo Imperio Romano. Este imperio había de estar bajo el control conjunto de los papas y de los emperadores alemanes, rigiendo los emperadores en lo temporal y los Papas en lo espiritual. Pero ya que la Iglesia era institución de Estado, no siempre era fácil determinar asuntos de jurisdicción, y la disposición dio por resultado muchas luchas acerbas entre emperadores y Papas. El Sacro Imperio Romano, “nombre más bien que hecho cumplido,” vivió mil años, y le puso fin Napoleón en 1806. Sirvió su propósito en refundir las civilizaciones romana y alemana. “En este Imperio se refundió toda la vida del mundo antiguo: de él nació la vida del mundo moderno.”—Bryce.
Esteban IV, 816-7. Pascual 1, 817-24. Eugenio II, 824-7. Valentín, 827.
Gregorio IV, 827-44, Sergio II, 844-7. León IV, 847-55.
Benedicto III, 855-8.

Las Decrétales Seudo-Isidorianas Ayudan al Papado

NICOLÁS 1, 858-67, el Papa más grande desde Gregorio I hasta Gregorio VII  Fue el primer Papa en usar corona. Para apoyar sus pretensiones de autoridad universal usó con gran efecto las “Decrétales Seudo-Isidorianas”, libro que apareció cerca del año 857 y contenía documentos que pretendían ser cartas y decretos de obispos y concilios de los siglos segundo y tercero, todos ellos tendientes a enaltecer el poder del Papa. Eran documentos espúreos y falsificaciones premeditadas de antiguos documentos históricos. Pero su carácter espúreo no se descubrió sino varios siglos después. Sea que Nicolás sabía que eran falsas o no, cuando menos mintió al afirmar que se habían conservado en los archivos de la Iglesia Romana desde tiempos antiguos. Pero sirvieron su fin de “sellar con la autoridad de la antigüedad las pretensiones del sacerdocio de la Edad Media.” “El Papado, producto del transcurso de varios siglos, se presentaba como algo que había sido completo e inalterable desde el comienzo mismo.” Entre estos documentos estaba la “Donación de Constantino,” según la cual éste entregaba al obispo de Roma las provincias occidentales con todas las insignias imperiales. “El objeto fue datar desde cinco siglos antes el poder temporal del Papa, que en realidad descansaba en las donaciones de Pepín y de Carlomagno.” “El más colosal fraude literario de todos los tiempos.” “Fortaleció más al Papado que ningún Otro medio, y en gran parte constituye la base de la ley canónica de la Iglesia Romana.”

El Gran Cisma del Cristianismo

Nicolás intentó interferir en los asuntos de la Iglesia Oriental. Excomulgó a Focio, patriarca de Constantinopla quien a la vez le excomulgó a él. Siguió la división del cristianismo, en el año 869 (completada en el 1054). Aun cuando el Imperio se había dividido desde el 395, y aunque había habido una larga y acerba lucha entre el Papa de Roma y el patriarca de Constantinopla por la supremacía, sin embargo la Iglesia había-seguido siendo una sola. A los concilios habían asistido representantes tanto del Oriente como del Occidente. Durante los seis primeros siglos había correspondido al Oriente la corriente principal de la vida, y era la parte más importante de la Iglesia. Todos los concilios ecuménicos se habían celebrado en Constantinopla o cerca de ella, y en el idioma griego; y en ellos se habían resuelto las controversias doctrinales. Pero ahora por fin la insistente pretensión del Papa de enseñorearse del cristianismo entero, se había hecho insoportable, y el Oriente se separó de manera definitiva. El concilio de Constantinopla, del año 869, fue el último concilio ecuménico. Desde ahora en adelante la Iglesia griega tenía sus concilios, y la romana los suyos La brecha se ha profundizado con los siglos. El trato brutal de Constantinopla por los ejércitos del Papa Inocente III, durante las Cruzadas, amargó aún más al Oriente, y la creación del dogma de la infalibilidad papal en 1870 ahondó aún más el abismo. Partido así en dos, el cristianismo experimentó otro gran cisma en el siglo 16, bajo la orientación de Martín Lutero, por la misma causa:
la insistencia del Papa en enseñorearse sobre el pueblo de Dios.

El Periodo Más Negro del Papado

Adriano II, 867-72. Juan VIII, 872-82. Mariano 1 882-4. Con estos Papas comenzó la época más negra del Papado, 870-1050. Los historiadores han llamado los 200 años de Nicolás Y hasta Gregorio VII, la “media noche de las Edades Oscuras.” El soborno, la corruptela, la inmoralidad y el derramamiento de sangre lo hacen casi el capítulo más negro de toda la historia de la Iglesia,
Adriano III, 884-5. Esteban V, 885-91. Formoso, 891-6. Bonifacio VI, 896. Esteban VI, 896-7. Romano, 897. Teodoro II, 898. Juan IV, 898-900. Benedicto IV 900-3. León V, 903. Cristóbal, 903-4.

HISTORIA DE LA IGLESIA
LISTA DE LOS PAPAS Y DEL PAPADO (4)
El “Reinado de las Rameras”
Sergio III (904-11 D.C.) tenía una concubina, Marozía. Esta, su madre Teodora (esposa o viuda de un senador romano) y su hermana llenaron la silla papal de sus amantes e hijos bastardos, e hicieron del palacio papal una cueva de ladrones.” En la historia este período se denomina la “Pornocracia”, o “Reinado de las Rameras” (904-963).
Anastasio III, 911-3. Landón, 913-4. Juan X, 914-28, “fue traído de Ravena a Roma y hecho Papa por Teodora (quien también tenía otros amantes), para la más fácil gratificación de sus pasiones.” Murió sofocado por Marozía, quien luego a su vez elevó al Papado a los engendros suyos, León VI, 928-9, Esteban VII, 929-31, y Juan XI, 931-6, su propio e ilegítimo hijo. Otro hijo suyo nombró a los cuatro siguientes: León VII, 936-9, Esteban VIII, 939-42, Marino II, 942-6, y Agapito II, 946-55.
Juan XII, 955-63, nieto de Marozia, “fue culpable de casi todo crimen. Violaba a vírgenes y a viudas de alta y de baja calidad; cohabito con la concubina de su padre; hizo del palacio papal un lupanar; y fue muerto en el acto de adulterio por el airado esposo.”
Las Profundidades de la Degradación Papal
León VIII, 963-5. Juan XIII, 965-72. Benedicto VI, 972-4.
Benedicto VII, 975-83. Juan XIV, 983-4.
Bonifacio VII, 984-5, asesinó al papa Juan XIV, y “se mantuvo sobre el ensangrentado trono papal mediante el- reparto pródigo de dineros robados.” El obispo de Orleans, refiriéndose a Juan XII, Leo VIII y Bonifacio VII, les llamó “monstruos de culpabilidad, llenos de sangre e inmundicia; anticristos sentados en el templo de Dios.”
Juan XV, 985-96. Gregorio V, 996-9. Silvestre II, 999-1003.
Juan XVII, 1003. Juan XVIII, 1003-9. Sergio IV, 1009-12.
Benedicto VIII, 1012-24, compró el puesto de papa mediante soborno abierto. Esto se llamaba “simonía”, es decir, la compra o la venta de puestos eclesiásticos por dinero.
Juan XIX (1024-33), compró el Papado. Era lego, y escaló en un solo día a todos los grados clericales.
Benedicto IX, 1033-45, fue hecho papa siendo niño de 12 años, mediante convenio monetario con las poderosas familias reinantes en Roma.Sobrepasó en maldad a Juan XII; cometía asesinatos y adulterios en pleno día; robaba a los peregrinos sobre las tumbas de los mártires; criminal horrendo, a quien ell pueblo arrojó de Roma.”
Gregorio VI (1045-6) compró el Papado. Había tres Papas rivales Benedicto IX, Gregorio VI y Silvestre III. “Roma pululaba de asesinos asalariados; se violaba la virtud de los peregrinos; aun las iglesias se profanaban con sangre.”
Clemente II, 1046-7, fue nombrado Papa por el Emperador Enrique III de Alemania, “por cuanto no se hallaba a ningún clérigo romano que fuera exento de la contaminación de simonía y fornicación.” La asquerosa situación demandaba una reforma.
Dámaso II, 1048. Había grandes protestas contra la inmundicia y las infamias papales.  El clamor por una reforma halló su contestación en Hildebrando.
La Edad de Oro del Poderío Papal
Hildebrando, pequeño de estatura, torpe en apariencia, débil de voz, pero grande en intelecto, fogoso de espíritu, y resuelto, hombre de “sangre y hierro” y partidario celoso del absolutismo papal, se asoció con el elemento reformista y llevó al Papado a su siglo (le oro (1049- 1294). Dominó los cinco reinos papales anteriores al suyo propio:
León IX, 1049-54; Víctor II, 1055-7, último Papa alemán; Esteban IX, 1057-8; Nicolás II, 1059-61, bajo cuya administración la elección de los Papas se le quitó al Emperador y se puso en manos (le lOS cardenales (desde entonces todos los, Papas, con pocas excepciones tales como los de Avignon, han sido nombrados de entre el clero italiano) Alejandro II, 1061-73.
GREGORIO VII (Hildebrando). 1073-85. Su objetivo magno fue reformar al clero. Los dos pecados prevalentes del clero eran la inmoralidad y la simonía. Para combatir su inmoralidad, Gregorio insistió denodadamente en el celibato. Para combatir la simonía (la compra de puestos eclesiásticos con dinero), combatió el derecho del Emperador de nombrar a dignatarios eclesiásticos. Prácticamente, todo obispo y sacerdote había comprado su puesto, pues la iglesia era dueña de la mitad de las propiedades y tenía grandes rentas, y el sacerdocio era un buen medio de vivir lujosamente. Los reyes solían vender los puestos eclesiásticos al más alto postor, haciendo caso omiso de su idoneidad y carácter. Esto llevó a Gregorio a una lucha acerba contra Enrique IV, emperador (le Alemania. Este depuso a Gregorio, quien a su vez excomulgó y depuso a Enrique. Sobrevino la guerra, y por fin Gregorio fue arrojado de Roma y murió en el exilio. Pero había hecho el Papado en gran parte independiente del poder imperial. Repetidamente se había llamado a si mismo, “Señor de reyes y príncipes”, y había hecho valer sus pretensiones.
Víctor III, 1086-7. Urbano II, 1088-99, continuó la guerra contra el Emperador. Se hizo caudillo del movimiento de las Cruzadas, que aumentó más y más el dominio papal del cristianismo.
Pascual II, 1099-l.l8. Continuó la guerra con el Emperador alemán sobre l derecho de hacer nombramientos eclesiásticos.
Gelasio II, 1118-9. Calixto II, 1119-24, llegó a un acuerdo con el Emperador alemán en el concordato de Worms (1122), que trajo la paz después de 50 años de guerra.
Honorio II, 1124-30. Inocencio II, 1130-43, se mantuvo en el papado mediante la fuerza armada, contra el antipapa Anacleto ir, a quien habían nombrado algunas familias poderosas de Roma.
Celestino II, 1143-4. Lucio II, 1144-5. Eugenio III, 1145-53. Anastasio IV, 1153-4. Adriano IV, 1154-9, el único papa inglés, dio Irlanda al rey de Inglaterra y le autorizó para que entrara en posesión (le ella. Esta autorización fue renovada por el Papa siguiente, Alejandro III, y se llevó a cabo la ocupación en 1171.
Alejandro III, 1159-81, fue el Papa más grande entre Gregorio VII e Inocencio III, en conflicto con cuatro anti-papas. Renovó la guerra contra el Emperador alemán, Federico Barbarroja, quien después de cinco campañas y muchas batallas campales entre sus ejércitos y los del Papa y sus aliados, con grandes matanzas, celebró la Paz de Venecia en 1177. Alejandro fue arrojado de Roma por el pueblo, y murió en el exilio tal como habían muerto muchos Papas anteriores.

La Cima del Poderío Papal
INOCENCIO III, 1198-1216, el más poderoso de todos los Papas. Reclamo ser “vicario de Cristo”, “vicario de Dios”, “Supremo Soberano de la Iglesia y del Mundo”; tener el derecho de deponer a reyes y príncipes; que “todas las cosas en la tierra, en el cielo y en el infierno están sujetas al Vicario de Cristo.” Llevó a la Iglesia al dominio supremo del Estado. Los reyes de Alemania, Francia, Inglaterra y prácticamente todos los monarcas de Europa obedecían a su voluntad. Aun trajo bajo su control al Imperio Bizantino, aunque su trato brutal de Constantinopla alejó aún más al Oriente del Occidente. Jamás en la historia ha ejercido mayor poder un solo hombre. Ordenó dos Cruzadas. Decreto la transubstanciación. Confirió la confesión auricular. Declaró que el sucesor de Pedro “jamás podrá en manera alguna apartarse de la fe católica” (o sea la infalibilidad papal). Condenó la Carta Magna británica. Prohibió la lectura de la Biblia en el idioma del pueblo. Ordenó el exterminio de todo hereje. Instituyó la Inquisición. Ordenó la matanza de los albigenses. Más sangre se derramó bajo dirección suya y de sus sucesores inmediatos, que en época alguna de la historia de la iglesia, salvo en el intento del Papado de aplastar la Reforma en los siglos 16 y 17. Creería uno que Nerón, la Bestia, hubiese vuelto a la vida bajo el nombre del Cordero.
El Poder Papal mantenido por la Inquisición
La Inquisición, llamada el “SANTO OFICIO,” fue instituida por Inocencio III y perfeccionada bajo el segundo Papa después de él, Gregorio IX. Era la corte eclesiástica para descubrir y castigar a los herejes. Bajo ella, a todos se les exigía informar contra los herejes. Cualquier sospechoso podía ser torturado, sin saber el nombre de su acusador. El proceso era secreto. El inquisidor pronunciaba sentencia y la víctima era entregada a la autoridad civil para ser encarcelada de por vida, o para ser quemada. Los bienes de la víctima se confiscaban y se repartían entre la iglesia y el Estado. En el período inmediatamente después de Inocencio III, la Inquisición hizo su obra más mortífera en el sur de Francia (véase Albigenses), aun cuando hizo grandes multitudes de víctimas en España, Italia, Alemania y los Países Bajos. Más tarde, la Inquisición fue el arma principal del intento papal de sofocar la Reforma. Se dice que en los 30 años del 1540 al 1570, no menos de 900,000 protestantes fueron muertos en la guerra de exterminio del Papa contra los valdenses. Monjes y sacerdotes dirigiendo, con crueldad implacable y saña brutal, la obra de torturar y quemar vivos a hombres y mujeres inocentes, y haciéndolo en el nombre de Cristo, por mandato directo del “Vicario de Cristo”! La Inquisición es la cosa más infame de toda la historia. Fue inventada por los Papas, y usada por ellos durante 500 años para mantener su poder. Ninguno de los posteriores “santos” e “infalibles” Papas ha dado excusa o satisfacción alguna por ella.

Sigue la guerra contra los Emperadores de Alemania
Honorio III, 1216-27. Gregorio IX, 1227-41. Inocencio IV, 1241-54, dio la sanción papal al uso de la tortura para arrancar confesiones de los sospechosos de herejía. Bajo estos tres Papas, Federico II, nieto de Federico Barbarroja, uno de los enemigos más resueltos que el Papado jamás haya tenido, encabezó el Imperio en su postrer gran lucha contra el Papado. Después de repetidas guerras el Imperio fue humillado, y el Papado quedó supremo.
Alejandro IV, 1254-61. Urbano IV, 1261-4. Clemente IV, 1265-8. Gregorio X, 1271-6. Inocencio V, 1276. Juan XXI, 1276-7. Nicolás III, 1277-80. Martín IV, 1281-5. Honorio IV, 1285-7. Nicolás IV, 1288-92. Celestino y, 1294.
Comienzos de la Decadencia Papal
Bonifacio VIII, 1294-1303, en su célebre bula ‘Unan Sanctam”, dijo, ‘Declaramos, afirmamos, definimos y pronunciamos que es del todo  necesario para la salvación que toda criatura humana esté sujeta al Pontífice Romano.” Sin embargo era tan corrompido que Dante, quien visito a Roma durante su pontificado, llamó al Vaticano una “sentina de corrupción,” y le asignó,. juntamente con Nicolás III y Clemente V, a las partes más bajas del infierno. Bonifacio recibió el Papado en su cima; pero halló la horma de su zapato en Felipe el Hermoso, rey de Francia, a cuyos pies el Papado fue humillado hasta el polvo y comenzó su época de decadencia.
El Control Francés del Papado
El Papado había sido victorioso en sus 200 años de lucha contra el Imperio Alemán. Pero ahora el rey de Francia había llegado a ser el primer monarca de Europa. Entre el pueblo francés crecía un sentido nacionalista y un espíritu de independencia (producto en parte, sin duda, de la brutal matanza papal de los albígenses franceses en el siglo anterior), y Felipe el Hermoso, con quien comienza la historia de la Francia moderna, continuó la lucha contra el Papado, Su conflicto comenzó contra Bonifacio VIII, con motivo de un impuesto sobre el clero francés, El Papado fue sometido al Estado de manera completa; y después de la muerte de Benedicto XI, 1303-4, el palacio papal fue trasladado de Roma a Aviñón, sobre la frontera sur de Francia, y durante 70 años el Papado fue un mero instrumento de la corte francesa.
El “Cautiverio Babilónico” del Papado
70 años (1305-1377) durante los cuales el palacio papal estuvo en Aviñón.
Clemente V, 1305-14. Juan XXII, 1316-34, el hombre más rico de Europa.
Benedicto XII, 1334-42. Clemente VI, 1342-52. Inocencio VI, 1352-62. Urbano V, 1362-70. Gregorio XI, 1370-8. La avaricia de los Papas (le Aviñón no conocía límites. Impusieron onerosos impuestos; todo oficio eclesiástico se vendía por dinero, y se creaban muchos puestos nuevos, para ser vendidos para llenar las arcas de los Papas y mantener a su lujosa e inmoral corte. Petrarca acusó a la residencia papal (la violación, adulterio y toda manera de fornicación. En muchas parroquias la gente insistía en que los sacerdotes tuvieseis concubinas, como medio de proteger el honor de sus propias familias. El ‘cautiverio” fue un duro golpe para el prestigio del Papado
El Cisma Papal
40 años (1377-1417) durante los cuales había dos grupos de Papas, uno en Roma y otro en Aviñón. Cada uno reclamaba ser “vicario de Cristo”, y anatematizaba y maldecía al otro.
Urbano VI, 1378-89, restableció el palacio papal en Roma.
Bonifacio IX, 1389-1404. Inocencio VII, 1404-6. Gregorio XII, 1406-9. Alejandro V, 1409-10.
Juan XXIII, 1410-15, llamado por algunos el criminal más depravado que jamás se haya sentado en el trono papal, culpable de casi todo crimen. Siendo cardenal en Bologna, 200 doncellas, monjas y mujeres casadas fueron víctimas de sus amores; siendo Papa, violaba monjas y vírgenes; vivió en adulterio con su cuñada; culpable de sodomía y otros vicios sin nombre; compró el Papado, vendió cardenalatos a hijos de familias ricas; negaba abiertamente la vida futura: El fue papá al mismo tiempo que Gregorio XII y ambos abdicaron a favor de Martin V. Fue luego catalogado como un antipapa por lo cual en el siglo XX aparece otra vez un Juan XXIII.
Martín y, 1417-31, con el cual terminó el cisma papal; pero este cisma había sido considerado escándalo por toda Europa, con él el Papado había sufrido una irreparable pérdida de prestigio.
Eugenio IV, 1431-47.

Los Papas del Renacimiento, 1447-1549
Nicolás V, 1447-55, autorizó al rey de Portugal para que hiciera guerra contra pueblos africanos, los esclavizara y tomara sus bienes.
Calixto 111, 1455-8. Po II, 1458-64, tuvo muchos hijos ilegítimos, hablaba abiertamente de los métodos que usaba para seducir a las mujeres, estimulaba a los jóvenes al desenfreno y aun ofrecía instruirles en ello.
Paulo II, 1464-71, “llenó de concubinas su casa.”
Sixto IV, 1471-84, sancionó la Inquisición Española; decretó que el dinero podía sacar almas del purgatorio; fue cómplice en un complot para asesinar a Lorenzo de Médicis y a otros que se oponían a sus planes; usó del Papado para enriquecerse a sí mismo y a sus familiares; hizo cardenales a ocho sobrinos suyos, algunos de ellos apenas niños; en sus festejos lujosos y pródigos rivalizó con los Césares ; en riquezas y en pompa él y sus parientes pronto sobrepasaron a las antiguas familias romanas.
Inocencio VIII, 1484-92; con diferentes mujeres casadas tuvo 16 hijos; multiplicó los puestos eclesiásticos y los vendió por enormes sumas de dinero; decretó el exterminio de los valdenses, y envió un ejército contra ellos, nombró Inquisidor General de España al brutal Tomás de Torquemada, y mandó que todos los gobernantes le entregaran los herejes. Permitió corridas de toros en la plaza de San Pedro. Fue el causante de los truenos de Savonarola contra la corrupción papal.
Alejandro VI, 1492-1503, el más corrompido de los Papas del Renacimiento; licencioso, avaro y depravado. Compró el Papado; por dinero hizo muchos nuevos cardenales: tuvo numerosos hijos ilegítimos a quienes reconocía abiertamente y colocaba en altos puestos eclesiásticos mientras aún eran niños; éstos, juntamente con su padre, asesinaban a cardenales y a otros que les estorbaban. Tuvo por concubina a la hermana del cardenal que llegó a ser el próximo Papa.
Pío III, 1503, al esposo de la cual aplacaba con regalos.
Los Papas del día de Lutero
Julio II, 1503-13, el más rico de los cardenales, compró el Papado con grandes rentas de numerosos obispos y estados eclesiásticos. Siendo cardenal, se había burlado del celibato. Fue envueltos en luchas interminables sobre la posesión de ciudades y principados; mantuvo y encabezó personalmente grandes ejércitos, y fue llamado el Papa Guerrero. Emitió indulgencias. Fue Papa cuando visitó Roma Lutero, quien quedó horrorizado de lo que veía.
León X, 1513-21, fue Papa cuando Martín Lutero inició la Reforma Protestante. Hijo de Lorenzo de Médicis; hecho arzobispo a los 8 años y cardenal a los 13, a cuya edad ya había recibido 27 diferentes cargos eclesiásticos, lo que significaba una vasta renta. Se le había enseñado a considerar los puestos eclesiásticos únicamente como fuente de ingresos. Obtuvo el Papado mediante negociaciones; vendía los honores eclesiásticos; todo puesto eclesiástico se vendía, y muchos nuevos se creaban; nombró cardenales cuando tenía solamente siete años. Anduvo en negociaciones interminables con reyes y príncipes procurándose el poder secular, siéndole completamente indiferente el bienestar espiritual de la Iglesia. Mantuvo la corte más lujosa y más licenciosa de toda Europa; sus cardenales rivalizaban con reyes y príncipes en sus magníficos palacios, sus grandes festejos y sus séquitos de sirvientes; y sin embargo, este sibarita reafirmó la bula “Unam Sanctarn” que declara que para ser salvo, todo ser humano ha de someterse al Pontífice Romano. Emitía indulgencias a tarifa tuvo muchos hijos ilegítimos. Fue enemigo resuelto de los protestantes, y ofreció a Carlos V un ejército para que les hiciera la guerra.
Llegan los Jesuitas
La contestación de Roma a la secesión luterana fue la Inquisición, bajo la dirección de los jesuitas, orden fundada por el español Ignacio de Loyola (1491-1556), sobre el principio de obediencia absoluta e incondicional al 4apa, con el objeto de recobrar el territorio perdido ante protestantes y mahometanos, y la conquista del mundo entero para la Iglesia Católica Romana. Su blanco supremo era la destrucción de la herejía (el pensar cualquier cosa diferente de 10 que el Papa mandara pensar), para cuyo logro todo era justificable; el engaño, la inmoralidad, el vicio y aun el asesinato. Su lema era “para la mayor gloria de Dios”; sus medios, las escuelas, buscándose especialmente a los hijos de las clases dominantes y tratándose en todas ellas de alcanzar el dominio absoluto del alumno; el confesionario, especialmente para con los reyes, príncipes y gobernantes civiles, a quienes toleraban toda clase de vicio y de crimen con tal de- alcanzar su favor; y la fuerza, persuadiendo a los gobernantes a que ejecutaran las sentencias de la Inquisición. En Francia fueron los responsables de la matanza de San Bartolomé, las guerras religiosas, la persecución de los hugonotes, la revocación del Edicto de Tolerancia de Nantes, y la Revolución Francesa. En España, los Países Bajos, el sur de Alemania, Bohemia, Austria, Polonia y otros países dirigieron la matanza de multitudes sin número. Mediante estos métodos detuvieron la Reforma en el sur de Europa, y virtualmente salvaron de la ruina al Papado.

Fuente: http://solafides.galeon.com

[:es]¿Organización bíblica o mundana?[:ro]¿Organizatie biblica sau lumeasca?[:]

[:es]Más abajo veremos un fragmento de las discuciones que han tenido lugar previo a la Organización civil de la IASD, en 1863…

Cada uno podrá leer que la Organización civil no es la Iglesia, y uno puede ser miembro de la Iglesia y no de la Organización civil. Porque la Organización civil fue “necesaria” para proteger los bienes materiales de la Iglesia, aunque, veremos, que la conclusión justa es que cada grupo de reunión tiene que poseer su templo, los que construyen son los propietarios.

 

[:ro]Mai jos putem citi un fragment din discutiile ce au avut los intre pionieri in vederea unei Organitatii civile, in 1863…

Fiecare va putea citi ca Organizatia legala nu este Biserica, si ca unul poate apartine Bisericii si nu si Organizatiei legale. Organitazia legala a fost necesara pentru a “proteja” bunurile materiale ale Bisericii. Insa vom vedea ca dreapta concluzie a pionierilor a fost ca proprietarii de drept ai unui templu trebuie sa fie comunitatea ce l-a construit si ca o Asociatie nu poate sa fie proprietara tuturor templelor…

[:]

Donar Paypal

Seleccione la cantidad de donación

Buscar en la Biblia RV1960

Comentarios recientes